La “Operación Ajax” contra Mossadegh: 1953 siembra la semilla de 1979

Mossadegh1

Ilustración de la revista TIME con motivo del nombramiento de Mohammed Mossadegh como “hombre del año” en 1951 por parte de esta publicación.

“Los países subdesarrollados con ricos recursos tienen hoy una lección tangible en el alto coste que ha de pagar uno de ellos que pierde los estribos por un fanático nacionalismo. Es tal vez esperar demasiado que la experiencia de Irán evite el ascenso de Mossadeghs al poder en otros países, pero dicha experiencia puede, por lo menos, reforzar las manos de líderes más razonables y previsores”.

The New York Times, editorial, 6 de agosto de 1954.

(citado por Noam Chomsky, “El miedo a la democracia”, Crítica, Barcelona, 2017).

 

Tras la posguerra de la Segunda Guerra Mundial, no fueron pocas las naciones de los continentes asiático, africano y americano que buscaron un modo propio de desarrollo y escapar de la tutela ecónomica (tras la tutela política, una vez acontecida la descolonización) de las grandes potencias, que en muchos casos eran o continuaban siendo tras la independencia poseedoras de los ingentes recursos naturales de estos países a través de las compañías extranjeras radicadas en ellos. En estos dos pilares se basó el ideario nacionalista y el movimiento del Tercer Mundo o de los Países No-Alineados surgido en los años cincuenta del pasado siglo, y al que estaban adscritos, más tendentes hacia la izquierda o hacia el conservadurismo, líderes políticos que iban desde sus impulsores -Nasser, Nehru y Tito- hasta otros a los que la fortuna les fue completamente desfavorable: Sukarno, Jacobo Árbenz, Mehdi Ben Barka, Patrice Lumumba o Mohammed Mossadegh.

Para estos países, sin embargo, no fue nada fácil -de hecho, en algunos casos fue imposible- poder llevar a cabo sus programas de reforma social progresista basados en el aprovechamiento de la riqueza propia en beneficio de la propia nación, y no de intereses particulares autóctonos y extranjeros. Sufrieron lo que se ha llamado la “paradoja de los recursos”: países con recursos agrícolas y minerales extraordinarios -del que posiblemente el mayor ejemplo sea la República Democrática del Congo, bajo cuya superficie se concentra una enorme variedad de minerales y piedras preciosas en ingentes cantidades- pero cuya población vive en las situaciones más atroces de pobreza debido a que la riqueza no pertenece en realidad a estos pueblos y no es administrada por sus estados en su provecho (aunque de acuerdo con la legalidad emanada de Naciones Unidas esto es justamente lo que no debe suceder, las más de las veces es imposible hacer valer este derecho de los pueblos), sino que los dueños reales son consorcios y compañías transnacionales, cuando no estados extranjeros, como está sucediendo en el caso de la compra de tierras en África. Estas operaciones de compraventa o de concesiones están relacionadas con la corrupción y la reproducción en el poder de las pequeñas élites multimillonarias locales, a menudo en forma de títeres de los intereses neocoloniales de la antigua metrópoli o de una nueva potencia neocolonial -tal es el caso de las antiguas colonias francesas de África, pero también de Estados Unidos, con grandes aliados como Museveni en Uganda o Kagame en Ruanda- y cuya presencia en el mismo (como la dinastía de los Bongo en Gabón) data incluso desde la propia independencia.

Pero además, en el caso que nos ocupa, la “operación Ajax” o el golpe de Estado en Irán en 1953, que acabó con la política nacionalista y democratizadora del primer ministro Mossadegh y repuso al Sha Mohammed Reza con poderes dictatoriales, las implicaciones fueron más allá del derrocamiento organizado en el extranjero -como los que se sucederían casi inmediatamente en Guatemala, Indonesia y, algo más adelante, en la recién independizada República Democrática del Congo- de un gobierno elegido democráticamente. La inauguración con ello de una dictadura brutal y corrupta como la de la monarquía de Reza Pahleví, prolongada a lo largo de más de dos décadas, sostenida a base de convertir a Irán en un vasallo de Estados Unidos y de los asesinatos y el terror político de la SAVAK, la policía política del nuevo régimen, alimentó a lo largo del tiempo el descontento de la población. Ese descontento y el antiimperialismo americano -convertido en rechazo de lo occidental por los ayatolás que comenzaron a liderar las protestas contra el monarca a partir de 1977-1978- fueron el detonante de la revolución de 1979, donde los grupos de izquierda (tanto los comunistas del Tudeh como otros más a la izquierda) perdieron pronto la iniciativa frente a los líderes religiosos, que transformaron el país en el régimen islámico que hoy conocemos. De hecho, para el periodista del New York Times Stephen Kinzer -autor del libro “Todos los hombres del Sha”– el golpe de 1953 alimentó el antiamericanismo y antioccidentalismo de la República Islámica, así como fue una de las causas de la “crisis de los rehenes” de la embajada estadounidense acontecida al poco del triunfo de la revolución de los ayatolás.

De este modo, lo ocurrido en 1953 abriría las puertas a lo que iba a suceder en 1979. Echar abajo la vía democrática y populista de Mossadegh y sus planes nacionalizadores, en especial los de una industria tan sensible a los intereses occidentales en el Golfo Pérsico como la del petróleo, llevaron a salvar por unos años los beneficios de las compañías occidentales, pero a la larga llevaron a crear un quebradero de cabeza todavía más grave a los norteamericanos -a tenor de la guerra desatada contra la República Islámica vía el Irak de Saddam Hussein, la colocación de Irán en el “Eje del Mal” de Bush hijo o las polémicas periódicas por el programa nuclear iraní- que el que podían suponer las políticas y las esperanzas llevadas a los iraníes por un laico conservador como Mossadegh. Para completar el cuadro, tenemos en una de sus últimas presencias en las oscuras bambalinas de la escena internacional a Winston Churchill, de nuevo “premier” de Gran Bretaña (Anglo Iranian Oil, la futura BP, era la compañía más afectada por la nacionalización del petróleo iraní). Este “gran visionario” fue incapaz de prever cuáles iban a ser las consecuencias de dejar en la miseria a un pueblo bajo cuyos pies se escondían unas de las mayores reservas de crudo del planeta.

Mossadegh2

Ilustración del comic “Operación Ajax”, en la que aparece a la izquierda el primer ministro iraní Mohammed Mossadegh y a la derecha el líder conservador y reelegido premier británico Winston Churchill.

 

EL CONTEXTO

En la novela “Samarcanda” del libanés Amin Maalouf se hace un retrato de la situación política del Irán de finales del siglo XIX y de su carácter de “perla codiciada”, ya en aquel entonces, por las potencias del momento. Mientras que, por un lado, podemos ver cómo sucede el choque entre las fuerzas sociales más avanzadas y secularizadoras, deseosas de poder instaurar en el país un sistema parlamentario al estilo occidental (lo que se conseguirá en 1906, en el transcurso de la Revolución Constitucional persa, con la instauración del Majlis, la Asamblea Consultiva nacional), y entre las fuerzas más conservadoras y religiosas, entre las que se cuenta el influyente clero chií -la rama del Islam mayoritaria en Irán- y representado por los jefes religiosos locales, los ayatolás. Serán estos últimos sectores quienes forzarán una contrarrevolución contra la Constitución y el sistema parlamentario que limitaban, aún tímidamente, el poder del sha, lo que se interpretaba iba contra la tradición nacional y religiosa del país. Entre 1907 y 1911 se sucedieron movimientos que suspendieron la Constitución e instauraron el poder absoluto del monarca, aunque la resistencia ejercida por los liberales constitucionalistas permitió que estas restauraciones no duraran mucho tiempo. Lo que sí que hicieron finalmente fue causar un fuerte desgaste a los últimos reyes de la dinastía Qadjar, subiendo finalmente al trono tras un golpe de estado en 1925 un oficial del ejército, Reza Khan, primer monarca de la dinastía Pahlavi.Hay que mencionar que en estos procesos de reforma y contrarreforma política la dependencia exterior en que Irán había empezado a sumirse influyó notablemente. Muchos licenciados de clase alta (como será el caso del propio Mossadegh) influidos por las ideas occidentales del parlamentarismo y el constitucionalismo habían estudiado en instituciones extranjeras radicadas en el país, y allí habían aprendido tales nociones. Pero por otra parte, las dos naciones que se disputaban el control del país en aquellos momentos, tanto la Rusia de los zares (que había inaugurado su asamblea consultiva, la Duma, a raíz de los sucesos de 1905) como la parlamentaria y liberal Gran Bretaña, consideraban peligroso para sus intereses el parlamentarismo iraní y el control que el Majlis podía ejercer sobre sus intereses económicos en Persia. No en vano, por la época en que tiene lugar la Revolución Constitucional, podría considerarse sin temor a equivocarse que todos los servicios públicos se encuentran concedidos a empresas extranjeras, ya fueran inglesas o rusas: el petróleo, el suministro eléctrico, el servicio postal y los telégrafos, los ferrocarriles, el teléfono… Todo para satisfacer las deudas de un Estado (en especial de una Corte) marcado por la ineficiencia y la corrupción. De hecho, cuando en 1910 hubo un primer intento por parte del Majlis de recobrar la soberanía financiera del país, contando para ello con un experto estadounidense, Morgan Schuster, nombrado oficial del Tesoro, quien trató de cobrar impuestos en la zona de influencia rusa (de acuerdo con el reparto acordado por ingleses y rusos en 1907), los rusos amenazaron con el uso de la fuerza si Schuster no era cesado. El rechazo del ultimátum ruso por el Parlamento conllevó la entrada de tropas cosacas en la capital, Teherán, quienes junto a oficiales locales forzaron la suspensión de la Constitución y el cierre de la Asamblea.

Mossadegh3.jpg

Escena de la “Revolución Constitucional” persa (1905-1906).

Años más tarde, en 1941, la postura pro-alemana de Reza Khan llevó a la URSS y a Gran Bretaña a invadir y a repartirse de nuevo Irán con una zona norte de influencia rusa y una zona sur de influencia británica, además de la sustitución del monarca por su hijo Mohamed Reza, que reinará hasta el triunfo de la Revolución Islámica en 1979. Esta acción anglo-soviética se llevó a cabo para evitar el acceso de Hitler (por aquel entonces cerca del mar Caspio y la frontera entre las repúblicas soviéticas del Cáucaso e Irán) al petróleo persa, explotado teóricamente (como veremos) por una empresa mixta anglo-persa, la AIOC o Anglo Iranian Oil Company, germen de la futura British

Mossadegh4

Mohammed Reza Khan, primer monarca de la dinastía Pahlavi y antecesor de Mohammed Reza Pahlavi, se vio obligado a abdicar tras la invasión anglo-soviética en 1941.

oPetroleum (BP). Las tropas soviéticas y británicas debían retirarse a los seis meses del término de las hostilidades, pero los soviéticos permanecieron más tiempo, siendo este hecho denunciado por británicos (temerosos de que Rusia pudiera poner en peligro su monopolio sobre el petróleo iraní) y por Estados Unidos (temerosos asimismo de que una prolongación de la presencia rusa aumentara la influencia en el país del Tudeh, el Partido del Pueblo Iraní, de ideología comunista). De este modo, la cuestión de Irán fue uno de los hechos que anticiparía – junto a la guerra civil griega, la polémica sobre el acceso de la URSS al Mediterráneo a través de los Dardanelos, la cuestión de Alemania o la expulsión de los comunistas de los gobiernos de Occidente y de los no comunistas de los estados de Europa Oriental- el clima de la guerra fría. La retirada rusa del norte, bajo la amenaza latente del lanzamiento de la bomba atómica sobre la URSS (por entonces sólo Estados Unidos la poseía), pero sobre todo la más perentoria de paralizar las indemnizaciones de guerra a la Unión Soviética procedentes de Alemania Occidental, tuvieron como efecto colateral el hundimiento de la autónoma República de Majabad, el primer gobierno propio de que disfrutaron los kurdos en Oriente Medio en mucho tiempo e hito histórico de la lucha por la liberación del Kurdistán. Sin el apoyo y protección que significaba la presencia soviética, la república pudo ser aplastada a sangre y fuego por Teherán. Mientras, Gran Bretaña se había dedicado a utilizar a las tribus árabes del sur para contrarrestar las posibilidades de influencia de Moscú y del Tudeh sobre el joven sha y el gobierno, fomentando en ellas revueltas independentistas o apoyándolas.El interés particular de las potencias extranjeras en Irán es, como puede verse, un factor clave de su historia reciente. Pero tampoco ha de menospreciarse el factor que la jerarquía chií desempeñará en 1953 en la desestabilización inducida desde el exterior contra el primer ministro Mossadegh. De hecho, un personaje harto famoso posteriormente, el entonces clérigo Ruholla Jomeini, aparecerá aquí como aliado clave en la trama. De nuevo, como en los casos de Saddam Hussein en Irak, Idi Amin en Uganda o Bin Laden en la lucha contra la intervención soviética en Afganistán, experimentamos el caso del viejo amigo convertido en el mayor enemigo.

MOHAMMED MOSSADEGH: UNA SEMBLANZA

Según Dean Acheson, ex secretario de Estado de Estados Unidos con el anterior presidente Truman -cesó en el cargo justo antes de que se diseñara la “Operación Ajax”, encargándose de ella el visceralmente anticomunista John Foster Dulles-, y una persona poco sospechosa de simpatías por los regímenes socialistas, Mossadegh era “un persa rico, reaccionario y de mentalidad feudal, inspirado por un odio fanático hacia los británicos”. Aunque estas afirmaciones no pueden tomarse al pie de la letra, lo que sí era cierto, como reflejaba el encargado de la diplomacia estadounidense, es que Mossadegh no era especialmente cercano al Tudeh ni a la URSS, tanto que sus medidas nacionalizadoras no se limitaron al ámbito de los intereses británicos, sino que también afectaron a las concesiones soviéticas en territorio persa.

Mohammed Hedayat, más conocido como Mohammed Mossadegh, nació en Teherán hacia 1882 (no existían por entonces registros fiables) en el seno de una familia de terratenientes, y cursó estudios de Derecho, doctorándose en la Universidad de Neuchatel (Suiza). Estuvo exiliado en París y Suiza durante los movimientos contrarrevolucionarios que sacudieron la Revolución Constitucional de primeros de siglo. Desde muy temprano, ya desde la apertura de la propia asamblea, Mossadegh fue elegido diputado al Majlis, aunque no pudo ocupar su escaño al principio debido a su juventud. Dedicado a la labor política durante casi toda su vida, fue secretario del ministro de finanzas, ministro designado de Exteriores y presidente de la Comisión del Petróleo del Parlamento, cargos los cuales su postura contra la corrupción, su enfrentamiento contra las potencias extranjeras que dominaban la vida política o su oposición a los amplios poderes de que gozaba el sha -en 1943 fue el autor del proyecto de ley por el que fue el autor del proyecto por el cual se le quitaba al Sha la potestad para firmar nuevas concesiones sin previa autorización legislativa- le llevaron a dimitir, no ocupar o ser cesado. Incluso debió exiliarse nuevamente del país durante el reinado de Reza Khan, regresando tras la ocupación anglo-soviética y la renuncia al trono de aquel a favor de su hijo.

Dotado de un gran carisma y una enorme popularidad, gracias a su oposición a la injerencia tanto de británicos como de soviéticos (las dos potencias que tradicionalmente habían intervenido en la política y la economía) y sus proyectos sociales, en 1949 fundó el partido Frente Nacional, cuyo éxito electoral en las legislativas elevaría en 1951 a Mossadegh a la primera magistratura del gobierno.

Mossadegh era sin duda alguna un tipo peculiar y complejo. Sus biógrafos le han definido como honesto, un hombre de principios y de un elevado patriotismo, pero al mismo tiempo quisquilloso, altamente histriónico e hipocondríaco, que se emocionaba con facilidad en la tribuna de oradores, pero que muchas veces exageraba esa emoción hasta el punto de fingir ahogos y desmayos -aunque es cierto que con setenta años su salud no era la de un muchacho, su vena teatral con el objeto de conmover y persuadir a la audiencia le ir más allá-, si pensaba que políticamente era conveniente” (Anaclet Pons). Aunque movido por una fuerte convicción democrática y consciente del valor de las libertades públicas -características que, apunta el historiador irano-armenio Ervand Abrahamian, le diferenciaban respecto a otros líderes antiimperialistas como el egipcio Nasser-, las circunstancias turbulentas a que estaba siendo sometido el país en 1953 por los Estados Unidos y Gran Bretaña le llevaron a tomar medidas autoritarias, como encarcelar a miembros del Tudeh -los servicios de inteligencia británicos señalaban como agitadores a los comunistas iraníes- o expulsar a los diplomáticos británicos en 1952 ante los rumores de golpe patrocinados desde Londres, cosa que refleja su biógrafo Christopher de Bellaigue en su obra “El patriota persa”.

Mossadegh5.jpg

Mohammed Mossadegh supo ganarse la confianza del pueblo iraní gracias a su denuncia de la corrupción y del dominio extranjero y sus planes democratizadores y de reforma social.

En ocasiones se le apodaba también el “viejo del pijama”, porque muchas veces recibía a altos cargos y diplomáticos extranjeros en su residencia privada, metido en la cama y ataviado con esta prenda, debido a los accesos de tos y vértigo que muchas veces le hacían estar prostrado. No es raro por ello que esta excéntrica falta de boato fuera motivo de desprecio por parte de los políticos de Washington o Londres, como el mote de “Mussy Duck” (Pato Mussy) que le puso Winston Churchill. Una actitud que De Bellaigue no duda en bautizar de racista: estadistas como Thomas Babington Macaulay veían que “un simple estante de una buena biblioteca europea” era superior a “toda la literatura nativa de la India y de Arabia” […]De vez en cuando, un diplomático orientalista revelaría cierto entusiasmo romántico hacia las cosas persas, pero De Bellaigue cree que en el corazón de la política británica hay “un profundo desprecio por Persia y su gente” (Pons).

Sometido a fuertes tensiones, contradictorio e imperfecto, este anti-héroe (como tantos) que tan poco tiene que ver con los de ficción (aunque ha figurado repetidas veces como nexo de unión en muchos cómics y novelas sobre la oportunidad perdida y el origen de 1979, como “Persépolis”) es un motivo de orgullo para muchos iraníes. “Para los iraníes, el legado de Mossadegh es un orgullo de la condición iraní que el islamismo que el régimen actual está pregonando sobre la identidad nacional no puede apagar. Del mismo modo, su tratamiento por los británicos ha llegado a simbolizar el descaro de las potencias extranjeras entrometidas” (ídem). Y analizando esa virtud de visionario que tuvo, ya fuera del poder, afirmando ese gran pecado que supuso intentar nacionalizar unos recursos sobre los que pesaban tantos intereses estratégicos, la periodista Holly Dagres afirma que “Lo que Mossadegh hizo para Irán y lo que sufrió como resultado de ello fue una tragedia. Sin embargo, su último mensaje sobre el nacionalismo no se refería a la pérdida de su poder, sino al derrumbe de lo que él aspiraba para su patria. Aunque Mossadegh ha pasado, ese mensaje vive con fuerza”.

LA NACIONALIZACIÓN DE ANGLO-IRANIAN

La nacionalización del “oro negro” persa no era contemplada en un principio por las autoridades del país en 1951 (Mossadegh era entonces diputado pero no primer ministro, cargo que el sha había tratado de evitar cayera en manos de alguien que, en palabras de Roberto García, de Webislam, pese a sus aristocráticos orígenes supo acuñar el republicanismo y movilizar a las masas en base a una prédica nacionalista hecha a la medida de lo que el público quería escuchar”). Así, el primer ministro Sa’ed trató de encontrar un arreglo para una situación que era injusta y agraviosa desde cualquier punto de vista.

Esa situación no era otra que la empresa AICO repartía sus beneficios al ochenta y cuatro por ciento para los británicos y al dieciséis para los iraníes, a pesar de que la materia prima, vital para los primeros (fue la base que en la PGM permitió a la marina de guerra británica pasar del carbón al petróleo, permitiéndole ganar la batalla en el mar y obtener sustanciosos beneficios a las arcas del Imperio) era extraída del susbsuelo iraní. Por hacer una comparación, en la vecina Arabia Saudí la compañía conjunta arábigo-estadounidense ARAMCO (Arab American Company) repartía sus beneficios al cincuenta por ciento. Además, los salarios y condiciones de trabajo de los operarios iraníes eran absolutamente miserables. En definitiva, AIOC era una auténtica ganga para los británicos y una tortura para los iraníes, que veían como la mayor parte del pastel se quedaba en manos anglosajonas, sin que apenas pudieran saborear las migajas.

El XV Parlamento iraní rechazó sin embargo el anexo al acuerdo de 1933 -fruto de una previa renegociación del acuerdo original de principios de siglo- que negociaba con los británicos, y las cláusulas del acuerdo de los años treinta salieron a la luz pública, sin duda alentadas por Mossadegh, lo que generó una gran indignación en una opinión pública que veía como en toda la región del golfo y el mundo musulmán comenzaban a surgir con fuerza movimientos nacionalistas (Egipto, Irak) que se oponían al dominio y aprovechamiento en beneficio propio que llevaban a cabo los occidentales en el área, y entre cuyas pretensiones figuraba el que los recursos naturales estuvieran en sus propias manos. La difusión de unas cláusulas absolutamente desfavorables para la nación y el pueblo iraníes llevaron a Mossadegh a declarar nulos el tratado y el anexo que se trataba de negociar sobre esta base. Era la espoleta que detonaba el espíritu nacionalizador.

Las nuevas elecciones hicieron que el sha nombrara como primer ministro al general Hadj Ali Mansur Razmara, con Mossadegh al frente de la comisión del Petróleo del XVI Parlamento. Razmara intentó negociar un mejor acuerdo, con la renuncia a la nacionalización y un reparto equitativo de los beneficios. Pero eso era percibido como una continuación en una senda ya impopular, concediendo una credibilidad como negociadores a los británicos que se percibía no tenían en absoluto, ya que antes habían jugado el papel de tahúres con quienes se suponía eran sus socios en pie de igualdad, e iba en contra de las aspiraciones de las masas de aquel momento.

Mossadegh6

Mossadegh, rodeado de sus partidarios.

La popularidad de Mossadegh, abogando por la nacionalización, llevó rápidamente a un contraataque por parte del gobierno de Londres, llevando a cabo acciones de boicot a la economía persa y apoyando acciones de rebeldía por parte de las tribus árabes del Juzestán, presionando de este modo para que se continuara con un acuerdo que siguiera siendo ventajoso para Gran Bretaña. En este ambiente, Razmara murió víctima de un atentado llevado a cabo por la organización de los Fedayines del Islam, un grupo dirigido por clérigos chíies y que estaban indirectamente aliados a Mossadegh (lo que no necesariamente quiere decir que éste tuviera implicación en el hecho). Los servicios de seguridad del sha no supieron prevenir o proteger al primer ministro -pese a o cual el profesor Josep Fontana afirma que cuanto menos el rey estaba informado de la posibilidad de un ataque de estas características contra el jefe de su gobierno-.

A la tercera fue la vencida. Mohammed Reza, el sha iraní, no tuvo más remedio que nombrar como jefe del gobierno al popular Mossadegh, que decretó la nacionalización del petróleo, con el apoyo del Majlis, el día 20 de marzo de 1951. Una fecha histórica para Irán y que todavía hoy es celebrada como día de independencia política y económica.

EL CONTRATAQUE ANGLO-ESTADOUNIDENSE: DE LA VÍA LEGAL A LA OPERACIÓN ENCUBIERTA

Una bofetada así en los morros de Gran Bretaña era algo a lo que en Londres no estaba acostumbrados. En octubre de 1951, el Partido Conservador ganó las elecciones al Parlamento de Westminster y Churchill volvía a ser el inquilino del número 10 de Downing Street. La llegada del “Viejo León” de nuevo al poder, que tildaba a su despreciado “Mussy Duck” de “viejo lunático con ganas de arruinar su país y entregarlo al comunismo” llevó a una escalada en la acción de los británicos, con vistas a preparar el terreno para que Mossadegh fuera desalojado del poder y el petróleo del país volviera a las ajenas manos anglosajonas. Para ello no había reparos en una intervención armada si era preciso. De hecho, ya se estaban desarrollando preparativos terrestres y marítimos en Chipre (aún entonces de dominio británico) y el golfo Pérsico.

Pero para ello había un problema, y así se lo hizo saber Harry Truman, en las que eran las postrimerías de su presidencia, al premier británico: soviéticos e iraníes habían firmado un pacto de amistad en 1921 que obligaba a Moscú a intervenir en caso de que Irán sufriese una agresión por parte de una potencia extranjera. El por entonces secretario de Estado norteamericano, Dean Acheson, que consideraba, al contrario que Churchill, a Mossadegh como un conservador sin vinculación ni filias marxistas (opinión compartida por los propios soviéticos), era partidario de una negociación antes que por una crisis militar que sólo podía favorecer a los comunistas del Tudeh. Según asegura el autor William Blum en “Asesinando la esperanza”, Mossadegh mantuvo la ilegalización decretada en 1949 contra el Tudeh, aunque permitió que operara abiertamente y llegó a formar un gobierno con simpatizantes del partido. Por otra parte, los rusos, una vez más, estaban más preocupados por su propia relación con los gobiernos occidentales que con la suerte de un partido comunista en un país fuera del bloque soviético”. El interés por Irán no se basaba en una lucha del “mundo libre” frente al “comunismo”, sino en prosaicos intereses económicos.

Mossadegh7

Manifestantes del Tudeh por las calles de Teherán en 1953.

Se prosiguió con la guerra económica y las amenazas por parte de Gran Bretaña, quien embargó el petróleo de exportación iraní y los productos de importación que necesitaba el país, al mismo tiempo que el asunto era llevado a Naciones Unidas y al Tribunal de Arbitraje Internacional de La Haya. Allí Mossadegh pudo desplegar toda su capacidad oratoria, en un discurso que ha sido definido como uno de los más significativos acerca de la lucha de los países del Tercer Mundo por disponer de sus propios recursos para su desarrollo e independencia económica. La capacidad de convicción de Mossadegh fue tan grande que incluso el Consejo de Seguridad (en el que se hallaban presentes Gran Bretaña y Estados Unidos) se abstuvo de pronunciarse hasta que hubiera un fallo de La Haya, que nuevamente tras escuchar a Mossadegh, tuvo que declararse incompetente. Irán había ganado la batalla legal, y el primer ministro fue nombrado personaje del año por la prestigiosa revista norteamericana Time.

Se ha afirmado que Mossadegh era un personaje inflexible y testarudo, nada dispuesto a la negociación. Roberto García, en su reportaje para Webislam, ofrece una visión atemperada de este hecho. En los momentos en que el primer ministro acude a Nueva York para hablar ante la asamblea general de la ONU, la administración Truman, que en aquellos momentos se ofrece como mediadora en el conflicto anglo-iraní (y que también desea obtener parte en el negocio de lo que son las primeras reservas mundiales de crudo), conferencia con aquel para hallar un arreglo amistoso. Los estadounidenses se percataron de que, contrariamente a lo que expresara el británico Anthony Eden, con Mossadegh se podía negociar. Persuadidos de que el nacionalismo y la aparente férrea posición de Mossy (así le llamaban) respondían más que a un convencimiento ideológico a condicionantes internas muy fuertes, intentaron acercar cifras. Entonces Mossadegh hizo llegar su respuesta: 50 millones de dólares de préstamo directo a cambio de flexibilizar la nacionalización. Los norteamericanos, sabiendo de que lo que Mossy no podía tolerar era participación británica directa (pues de ser así corría serio peligro su vida), persuadieron a éstos a aceptar el convenio que preveía la participación norteamericana y, detrás de una fachada, también la británica. Era fines de 1952 y todo parecía indicar que el acuerdo estaba cerrado cuando Mossy cambió de postura esperando obtener una mejor recompensa de la administración republicana ganadora de las elecciones con D. Eisenhower a su frente”. Un extremo, el de la tentativa de arreglo encarada por Mossadegh, que es confirmado por Ervand Abrahamian a The Guardian: “Mi estudio de la documentación me demuestra que nunca se le ofreció un compromiso justo a Mossadegh. Lo que [los gobiernos británico y estadounidense] querían es que Mossadegh renunciara a la nacionalización del petróleo, y si lo hubiera hecho, todo el movimiento nacional habría quedado carente de significado”.

Y es que, para pesar del primer ministro, cuyo anterior juicio sobre la posibilidad de negociación con el nuevo gobierno de Washington se reveló errado, el nuevo equipo republicano con “Ike” Eisenhower al frente y los hermanos Dulles (John Foster en la secretaría de Estado y Allen metido de lleno en los poderosos intereses de la industria petrolera) estaba demasiado dominado por los intereses de la industria (tanto la petrolífera como lo que luego el propio presidente denominaría el complejo industrial-militar) como para sentarse a negociar con un líder del Tercer Mundo. Los republicanos habían llegado al poder fuertemente apoyados (y evidentemente financiados) por las grandes compañías del “oro negro” estadounidense, hasta el punto que el saliente presidente Truman llegó a referirse a la nueva administración como “camarilla petrolera”. La creciente importancia que para estos grupos industriales, así como para el mundo de las finanzas, comenzó a tener el petróleo de importación de Oriente Medio, y el furioso anticomunismo desplegado por Foster Dulles como responsable de la política exterior, que dio instrucciones para que se paralizaran las negociaciones con el gobierno iraní y la justificación en base a prejuicios ideológicos (infundados, como hemos visto) cerró cualquier posibilidad de acuerdo. El nuevo gobierno de Washington se alineó con las tesis guerreras de Londres. El camino hacia el golpe estaba servido.

Mientras tanto, Mossadegh se había enfrentado al sha y había ganado el pulso al monarca, demostrando que era el personaje político más popular del país por encima incluso del propio Mohammed Reza. En julio de 1952 presentó su renuncia al cargo debido a este enfrentamiento, pero el sha tuvo que restituirlo en el cargo tras las grandes manifestaciones de apoyo que el primer ministro concitó en su favor. Tras este episodio, preparó un ambicioso plan de reformas plasmado en ochenta leyes sobre libertades públicas, sanidad, educación, vivienda, presupuesto, justicia, ejército o corrupción. A finales de año, procedió a nacionalizar asimismo la actividad pesquera y el servicio de teléfonos, que eran hasta el momento explotados en régimen de concesión por la URSS.

“OPERACIÓN AJAX”

La “Operación Ajax” (también conocida como “Plan Ajax” o “TPAJAX” en la CIA, aunque el nombre en clave para el Secret Intelligence Service o SIS británico era el de “Boot”) fue la primera operación encubierta de la CIA destinada al derrocamiento de un gobierno extranjero. Aunque la Agencia ya antes se había distinguido en la realización de actividades subversivas y de sabotaje, como la infiltración de guerrillas ultranacionalistas en la Ucrania soviética o la manipulación de las elecciones italianas de 1948 en beneficio de la Democracia Cristiana para evitar una victoria electoral de los comunistas, en Irán se inauguraba una “fructífera” etapa de intervenciones contra gobiernos y líderes del Tercer Mundo -el nuevo tablero de ajedrez de la “guerra fría”- cuyas políticas no se ajustaban a los deseos de Washington, y que incluye Guatemala al año siguiente, Indonesia, Congo-Léopoldville (Zaire luego y hoy Congo-Kinshasa), la frustrada invasión de Bahía de Cochinos y las operaciones de sabotaje contra la economía de Cuba tras la revolución, el derrocamiento de João Goulart en Brasil o el de Salvador Allende en Chile.

Aunque en principio se acudía en ayuda de un país aliado como Gran Bretaña, el rol secundario desempeñado por Londres y el protagonismo adquirido por los norteamericanos en Irán tras la intervención, incluyendo el control de la sustanciosa industria petrolífera persa, hicieron que “Ajax” pueda considerarse una victoria de Washington en toda regla. Otro factor que condicionó, además, que el operativo fuera más norteamericano que británico fue la decisión de Mossadegh de expulsar a la misión diplomática inglesa de Irán tras conocerse los planes iniciáticos de derrocamiento que los británicos planeaban. Además, quien se encargó de dirigir la operación fue un norteamericano, Kermit “Kim” Roosevelt, nieto del presidente Theodor Roosevelt, quien entró en Irán bajó una identidad falsa, junto al también norteamericano general Norman Schwarzkopf.

Ambos, junto al agente local del SIS Assadollah Rashidian contactaron con el sha para llevar a cabo una operación que los propios conspiradores definían como “legal o semi-legal”: destituir a Mossadegh y colocar en el ministerio de Defensa -una potestad que, de acuerdo a un uso establecido, correspondía al sha- a un hombre fiel al monarca y a los intereses anglo-estadounidenses como Fazlollah Zahedi, que durante la SGM había sido encarcelado acusado de colaboracionismo con los nazis. Mientras tanto, los servicios secretos de ambas potencias recurrían a fuertes sumas de dinero para pagar a políticos, militares y clérigos (entre ellos el futuro líder supremo de la Revolución Islámica, Ruhollah Homeini) y que denunciaran a Mossadegh como un ateo al servicio de Moscú, así como a matones profesionales para que se hicieran pasar sucesivamente por militantes de la oposición que atacaban a figuras del Tudeh o por militantes del Tudeh que atacaban mezquitas y lugares sagrados. Incluso habían llegado a captar a miembros del gobierno. En este ambiente, a primeros de agosto de 1953 el primer ministro decidió la convocatoria de un referéndum para la convocatoria de unas nuevas elecciones al parlamento, esperando reforzar su posición.

El día 13 los decretos de destitución de Mossadegh y nombramiento de Zahedi se encontraban firmados, pero su publicación no se iba a hacer efectiva hasta el 15. En el intermedio, Mossadegh conoció lo que se estaba cocinando a sus espaldas y pudo detener el golpe. Anunció por radio que el sha, en connivencia con elementos extranjeros, había tratado de llevar a cabo un golpe de Estado y que en tales circunstancias, se veía obligado a asumir todo el poder. Ordenó el arresto de Zahedi y la destitución de varios oficiales de alto rango, mientras el sha abandonaba Irán con su esposa huyendo hacia Roma vía Bagdad.

Mossadegh8

Manifestación pro Mossadegh en 1953.

En aquellos momentos, el fracaso del golpe parecía abrir la puerta más hacia la república que hacia la salida del poder de Mossadegh. El zoco de Teherán (el funcionamiento o no del zoco ha sido tradicionalmente el termómetro de la normalidad política iraní) abrió con normalidad y se sucedieron demostraciones a favor del primer ministro y contra el sha, derribo de sus estatuas y peticiones por parte del Tudeh de la instauración inmediata de la República Democrática, al mismo tiempo que pedían a Mossadegh armas para enfrentarse al golpe. Como quiera que había muchos agitadores contratados por la CIA que, haciéndose pasar por militantes comunistas, atacaban edificios religiosos y por la petición del embajador norteamericano al primer ministro de que cesase la agitación comunista bajo la amenaza de evacuación de los estadounidenses presentes en Irán, Mossadegh se negó a la distribución de armas y mandó a la policía que pusiera fin a las demostraciones callejeras del Tudeh, temeroso de que una evacuación masiva de ciudadanos y diplomáticos estadounidenses diera la impresión de que Mossadegh no controlaba el país. Unos hechos que fueron decisivos para inclinar la calle a favor de los golpistas, pero que mostraban más claro si cabe que Mossy no era un títere de los comunistas.

El 19 de agosto, efectivamente, “Kim” Roosevelt y la Agencia pudieron dar la vuelta a la tortilla. A las demostraciones a base de manifestantes leales al sha (o al dinero distribuido por Washington) se le sumaron tanques y camiones con soldados que cercaron la residencia de Mossadegh, mientras se daba a conocer por radio los decretos de destitución y nombramiento de Zahedi, esta vez como primer ministro. La difusión de los decretos fue dándose a conocer a todos los rincones del país a través de las diferentes emisoras regionales, mientras Mossadegh, cercado en su residencia por los soldados, lograba huir, pese a lo cual presentaba su renuncia. El sha regresaba de nuevo a Teherán y se inauguraba la etapa de gobierno personal de Mohammed Reza. La cuantía del golpe que puso fin a la democracia en Irán había ascendido a diecinueve millones de dólares, incluyendo los generosos sobornos y pagos a agitadores profesionales, y eso sin contar los cinco millones que recibió el monarca en concepto de anticipo por la ayuda financiera norteamericana. Una cantidad muy barata si se cuentan los cuantiosos beneficios que el petróleo iba a suponer a las empresas norteamericanas, nuevas en el negocio del crudo iraní.

Mossadegh9

Momentos del 19 de agosto. Los militares cercaron el domicilio del primer ministro, de tal suerte que, pese a la resistencia mostrada en el interior del mismo, el dominio de los golpistas en la capital y sobre el conjunto del país y su mayor número de efectivos en el exterior de la residencia de Mossadegh forzaron finalmente la deposición de éste.

EPÍLOGO: SANGRE POR PETRÓLEO

Un nuevo acuerdo que rompía el monopolio británico sobre el petróleo iraní fue firmado apenas Mohammed Reza pisaba de nuevo suelo persa. Los británicos pasaron a controlar tan sólo un cuarenta por ciento del nuevo consorcio, mientras que otro cuarenta por ciento se lo repartían las cinco grandes compañías norteamericanas del sector (Esso, Mobil, Chevron, Gulf y Texaco), además de Shell y una compañía francesa. A pesar de ello, los británicos recibieron una generosa compensación por sus antiguas propiedades, algo a lo que Mossadegh se había negado alegando las enormes utilidades obtenidas en los años en que habías disfrutado de unas condiciones ventajosas en la anterior Anglo-Iranian, y que habían hecho recuperar en pocos años la inversión inicial.

Mossadegh10

El sha (derecha) y su esposa Farah Diba a su regreso a Teherán tras el triunfo del golpe contra Mossadegh.

Irán pasó de una política nacionalista y tendente al no alineamiento a ser un estado-satélite de los Estados Unidos en la región, formando parte de una de las organizaciones regionales de defensa pro estadounidense, el Consejo de Bagdad que, al igual que la OTAN o la SEATO (Organización del Tratado del Sudeste Asiático), servía a la retórica de la defensa del “mundo libre” frente a la infiltración comunista. El gobierno del sha recibió cuarenta y cinco millones de dólares entre 1953 y 1979 en concepto de ayuda técnica y financiera, buena parte de ella destinada al mantenimiento de las fuerzas armadas y la policía política del régimen, la temible SAVAK, bajo la égida de la CIA y del Mossad israelí (Irán era, por entonces, uno de los más poderosos aliados israelíes en la zona).

Para el pueblo persa las perspectivas de mejora que se levantaron con Mossadegh y su política fueron pronto enterradas con la “Operación Ajax”. Los beneficios del nuevo acuerdo y la modernización de las décadas siguientes o no llegaron o lo hicieron a cuentagotas. “Para la mayoría de la población, la vida bajo el sha fue un sombrío escenario de extrema pobreza, terror policial y tortura”, explica William Blum. Abundaba la corrupción, que “asustaría incluso a los más endurecidos observadores de la corrupción en Medio Oriente”, y la occidentalización del país, patrocinada por el propio monarca a veces con mano de hierro, fue percibida como un gesto más de sumisión a los Estados Unidos, lo que hirió profundamente el sentimiento nacional, al considerarse estaban traicionándose las raíces culturales y tradiciones propias del país, y fue un acicate para que la influyente jerarquía chií pudiera aglutinar bajo la bandera del Islam el descontento contra el monarca y posteriormente aplastar al movimiento político de izquierda, tanto el Tudeh como otros grupos, muy influyentes entre la juventud urbana y universitaria y que ya había sufrido la represión previa de la SAVAK.

Mossadegh fue detenido y juzgado por traición al poco de su huida y renuncia a la jefatura del gobierno. En su juicio dejó un poderoso alegato refiriéndose a ese “tesoro oculto sobre el que se agazapa un gran dragón”, como afirmó en referencia al petróleo local y la apetencia de las poderosas potencias extranjeras por éste: “Sí, mi pecado, mi gran pecado… incluso el mayor de todos mis pecados es haber nacionalizado la industria petrolera de Irán y descartado el sistema de control político y
explotación por el mayor imperio del mundo… Esto a mi costa, de mi familia; y a
riesgo de perder mi vida, mi honor y mi propiedad… Con la bendición de Dios y la voluntad del pueblo, luché contra este salvaje y espantoso sistema de espionaje y colonialismo internacional…
Soy consciente de que mi destino debe servir de ejemplo en el futuro en todo el Medio Oriente en la ruptura de las cadenas de la esclavitud y la servidumbre a los intereses coloniales”.
Difícil, al menos en Irán, por cuanto revisionistas monárquicos niegan el golpe y afirman que Mossadegh fue un populista peligroso, mientras la actual república islámica minimiza el papel de Mossy y exageran el del clero, aunque las pruebas que se manejan actualmente demuestran que, muy al contrario, el clero intervino para derrocar a Mossadegh.

Así, si no de ejemplo, sí hemos comprobado que su historia se ha repetido en innumerables ocasiones, en la que las malas excusas y las premisas poco ajustadas a la realidad han servido para la defensa de intereses espurios, creando laberintos de muy difícil salida en la zona. El eterno intercambio de sangre por petróleo.

 

FUENTES:

Oliver Stone y Peter Kuznick, “La historia silenciada de Estados Unidos”. Madrid, La Esfera de los Libros, 2015.

Josep Fontana Lázaro, “Por el bien del imperio”, Madrid, Pasado&Presente, 2011.

“Mohammad Mossadeq”, Wikipedia en español. https://es.wikipedia.org/wiki/Mohammad_Mosaddeq

Holly Dagres, “Mossadegh’s legacy: a sleeping lion called nationalism”, Your Middle East. http://www.yourmiddleeast.com/features/mossadeghs-legacy-a-sleeping-lion-called-nationalism_9281

Saeed Kamali Dehghan y Richard Norton-Taylor, “CIA admits role in 1953 Iranian coup”, The Guardian, 19/08/2013. https://www.theguardian.com/world/2013/aug/19/cia-admits-role-1953-iranian-coup

Marta Jurado, “La historia de Mossadegh, el bueno de ‘Persépolis’”, El Mundo, 18/05/2010. http://www.elmundo.es/elmundo/2010/05/18/cultura/1274176162.html

Roberto García, “La CIA en Irán: el golpe contra Mossadegh”, 09/08/2006, Webislam.http://www.webislam.com/articulos/29658-la_cia_en_iran_el_golpe_contra_mossadegh.html

“IRÁN 1953. Dándole seguridad al rey de reyes”, El Blog del Viejo Topo, 23/08/2016. http://blogdelviejotopo.blogspot.com.es/2016/08/iran-1953-dandole-seguridad-al-rey-de.html

Anaclet Pons, “Muhammad Mossadegh, el patriota persa”, Clionauta-Blog de Historia, 12/07/2012. https://clionauta.wordpress.com/2012/07/12/muhammad-mossadegh-el-patriota-persa/

“Mohammad Mosaddeq y la nacionalización del petróleo en Irán”, La Guía de Historia, 02/10/2007. http://www.laguia2000.com/medio-oriente/mohammad-mosaddeq

 

 

 

 

 

El asesinato de Ben Barka y la frustración de otro Marruecos posible

Ben Barka1

Mehdi Ben Barka en el exilio.

Desde su independencia en 1956 de España y Francia, las potencias que ejercían de protectoras, Marruecos se ha caracterizado, como otras sociedades del mundo árabe, por su carácter dual. Cuenta con un alto porcentaje de población joven, muchos de ellos altamente cualificados, formados en universidades y centros de estudios del país, pero las oportunidades para su promoción se encuentran cerradas dentro de las fronteras nacionales, lo que les ha obligado a hacer las maletas buscando la “prosperidad” del mundo europeo o afrontando las estrecheces del día a día a través de empleos de baja cualificación y bajos salarios y la hoy denominada “economía informal”. Esa generación joven, formada (e informada gracias a los canales por satélite, como Al Jazeera, e internet) y urbana con ansias de independencia y libertad, como mostró no hace mucho tiempo el movimiento 20 de febrero, contrasta con las costumbres aún arraigadas en un país donde el peso de la ley religiosa y la costumbre, especialmente en el mundo rural, siguen presentes en la vida cotidiana, con represalias familiares y policiales hacia homosexuales y muchachas que se salen del redil patriarcal. Asimismo, cuenta con una constitución que establece al modo occidental el parlamentarismo, las elecciones, los partidos políticos, los sindicatos y las organizaciones de la sociedad civil como mecanismos de participación democrática y pluralista de los ciudadanos en la vida política de la nación, con una monarquía constitucional que no pocas veces se nos presenta equiparable a la de los Países Bajos, Noruega, Gran Bretaña o Dinamarca. En la realidad, sin embargo, el poder del rey es casi absoluto, el parlamento no pasa de ser un mero cuerpo consultivo al modo de la Duma zarista de 1905, la red clientelar del Majzén es tupida y omnipresente (convirtiéndose en el verdadero motor de la cosa pública) y los abusos policiales y judiciales están a la orden del día en un estado caracterizado por el cambio exasperantemente lento y siempre controlado por Palacio.

Todas estas características (con sus diferencias y matices) pueden también aplicarse a muchos estados del mal llamado Primer Mundo, que parecen seguir la estrategia de avanzar hacia atrás o al menos de guardar en sus alcantarillas realidades superpuestas a una superficie donde sólo puede brillar la perfección, mientras se acusa al resto o se mira por encima del hombro a los demás -ayer el “salvaje e incivilizado”, hoy “nación subdesarrollada” o “del Tercer Mundo”-, es cierto (como muy bien ejemplifica Donald Trump, la xenofobia rampante en la Europa rica o la corrupción y descrédito que se van descubriendo de los sucesivos gobiernos españoles de la restauración democrática). Sin embargo, como en otros casos aquí descritos, la supuesta incapacidad de estas últimas naciones para alcanzar el nivel de modernidad, “cultura” y “civilización” del mundo desarrollado no se deben a factores innatos, a la supuesta incapacidad para gobernarse adecuadamente por parte de los estados africanos, latinoamericanos o asiáticos.

Al contrario que en Europa o Estados Unidos, donde desde Washington o Bruselas se elogia la madurez del electorado y de la democracia del país X incluso cuando la democracia y el electorado han sido capaces. por razones diversas entre las que cabe contar la desesperanza, la propaganda o la manipulación mediática, de colocar a soberanos idiotas y peligros públicos al frente del mismo (e incluso se elogia al país Y incluso sin que exista sistema democrático y las violaciones de los derechos humanos sean constantes y a la orden del día siempre que Y tenga un gobierno amigo -o incluso “hermano”, como se refería Juan Carlos I al antiguo rey de Marruecos Hassan II-), la democracia no resulta un valor para el Tercer Mundo si quien se elige no responde a los intereses de Europa, Norteamérica, el FMI o la OMC, por mucho que signifique una esperanza o una realidad palpable de cambio para su propio pueblo. No fue la incapacidad para gobernarse, el manido “odio africano” o las querellas intestinas -que muchas veces aparecen espoleadas desde fuera- lo que acabó con los proyectos, cuando no la vida, de Lumumba, Arbenz, Allende, Sankara, Cabral o João Goulart, al igual que tampoco fue un mero asunto interno la asfixia lenta de proyectos incómodos desarrollados en la periferia europea, hasta ayer mismo, como quien dice, también parte del “Tercer Mundo”: la República en España, la Revolución de los Claveles en Portugal o el apoyo al restaurado e impopular gobierno monárquico de Grecia, plagado de antiguos nazis y colaboracionistas, en la guerra civil frente al ELAS, una de las guerrillas antifascistas más eficaces contra el III Reich.

En Marruecos también se dio el caso. La independencia dio lugar a dos proyectos paralelos: uno, dontancredista, basado en la permanencia de las instituciones locales -el rey absoluto, las redes clientelares, la tradición mal entendida- más reaccionarias con un mero cambio de fachada, sustituyendo la presencia colonial por la de los gobiernos cien por cien marroquíes -aunque la sombra del neocolonialismo fuera y es alargada- y otro de independencia radical, autónomo y con claros aires socializantes, no-alineados y solidarios con el mundo emergente, sumido en plena lucha por la independencia. Este último fue obra de Mehdi Ben Barka y la facción izquierdista del partido Istiqlal (Independencia), luego reconstituido en Unión Nacional de Fuerzas Populares. Su tragedia, sin resolver del todo y la enésima vivida por el Tercer Mundo (entonces desprovisto de significados peyorativos referidos a su desarrollo económico), se inscribe no sólo en turbias maniobras de servicios secretos y de inteligencia. Está metida de lleno dentro de los años negros de la represión y la sangre en el país magrebí: los largos “años de plomo”.

LA SOMBRA DE LOS AÑOS DE PLOMO: UN CAPÍTULO SIN CIERRE

Antes de comenzar a hablar de Ben Barka, refirámonos a ese episodio especialmente sangriento de la historia del reino alauí. Los “años de plomo” marroquíes han tendido a verse como una coincidencia temporal con otros denominados de la misma forma aunque en zonas geográficamente distintas, como Italia o Argentina. Pero al contrario que en estos dos países, en Marruecos los años 1970 no vieron nacer la violencia armada, sino que ésta ya venía de lejos. Desde la independencia política del sultanato, bajo el reinado de Mohammed V, ya se habían registrado acontecimientos de violencia física, asesinatos y torturas contra oponentes políticos al régimen, sindicalistas y activistas, siendo especialmente célebre la prisión de Tazmamart como centro de detención ilegal, tortura y asesinato cuya existencia el estado marroquí ha venido negando sistemáticamente. Además, otra diferencia fundamental es que, si en la Italia de mayor actividad del Gladio o en la Argentina de María Estela Martínez de Perón la violencia no era patrimonio exclusivo del aparato estatal (aunque existieran implicaciones directas -policías, militares… que pertenecían a grupos terroristas de ultraderecha- o conexiones entre los servicios secretos y cuerpos paramilitares y organizaciones de extrema derecha), en Marruecos la actuación violenta implicó a sectores de las fuerzas de seguridad, del ejército y de los servicios secretos, de tal suerte que una implicación (por descubrir) de grupos armados ajenos siquiera nominalmente al control del Estado en estos hechos debe ser considerada muy por excepción.

Ben Barka2.jpg

Protestas en 1984 en el Rif contra la carestía de la vida y la marginación de la región.

Aunque en el ámbito de los “años de plomo” marroquíes la mayor escalada de violencia coincide temporalmente con la década de los setenta – agitada en todo el mundo, pero especialmente en el ámbito no europeo y anglosajón, con revoluciones, guerras de liberación y golpes de estado en Argentina, Nicaragua, Irán, Chile, Angola, Mozambique, Vietnam o Afganistán-, a raíz de los intentos de golpe de derrocamiento y asesinato de Hassan II en 1971 y 1972 y las repercusiones de la ocupación marroquí del Sáhara Occidental en noviembre de 1975 y la lucha entre el ejército del reino y la fuerza de liberación anticolonial -entonces enfrentada a España y desde ese momento a Marruecos-, el Frente Popular de Liberación de Saguia-el-Hamra y Río de Oro o Frente Polisario. Sin embargo, otros especialistas consideran que ya desde el reinado del anterior monarca, Mohammed V, con la violenta represión de la revuelta del Rif en 1958-1959 -en la que se llevaron a cabo bombardeos indiscriminados con bombas de fragmentación napalm y fósforo blanco contra las poblaciones rifeñas, calculándose en tres mil las muertes, (desconociéndose el número exacto correspondiente a la represión), entre la población bereber de esta región norteña- y hasta el fallecimiento de Hassan II en 1999 y la asunción del trono por su hijo Mohammed VI pueden considerarse un continuo temporal, que si bien no ha tenido la misma intensidad en todo el período, sí se ha visto presidido por unas características comunes: el mantenimiento del status quo político, el silencio de la disidencia mediante el uso del terror y la omnipresencia y omnipotencia en la vida pública de las fuerzas de seguridad, como la gendarmería, el ejército o los servicios de inteligencia. El asesinato de Ben Barka, acontecido en mitad de la década de los sesenta, es un caso inscrito en medio de lo que habría que considerar más que los años las “décadas de plomo” del país magrebí.

Así, el abogado Abderrahim Barrada escribe con meridiana claridad que “desde la recuperación de su independencia en 1956 y hasta mediados de los años noventa, Marruecos ha conocido violaciones más o menos graves de los derechos humanos de las cuales buena parte pueden ser calificadas de crímenes contra la humanidad según las definiciones establecidas para este tipo de actos por el derecho humanitario internacional […] Estas violaciones, que han jalonado la historia de Marruecos durante casi cuarenta años, han sido, excepto raras excepciones, crímenes de Estado”. Tales crímenes de Estado perpetrados por el aparato gubernamental marroquí incluirían tanto la desaparición forzada, la tortura, el genocidio y los crímenes de guerra -tal y como pueden recogerse de testimonios realizados no sólo por los bereberes del Rif, sino también por los saharauis, dando comienzo con la propia “Marcha Verde” en 1975, pues a la marcha pacífica de civiles por el oeste del territorio del Sáhara se le unieron soldados a pie y aviación en el este que bombardearon con las mismas técnicas empleadas quince años atrás en ciudades como Tifariti o Smara- o las ejecuciones extrajudiciales. Además de esto, hay que sumar la represión extremadamente violenta realizada por las fuerzas policiales, pero también militares, de las protestas populares, como las que se han ido sucediendo a lo largo del tiempo, como la revuelta de marzo de 1965, los disturbios de Casablanca (1981), las protestas de Tetuán o Nador (1984), así como las que han tenido lugar en lo que Marruecos denomina las “provincias del Sur” contra la ocupación del territorio saharaui.

Ben Barka3

Hassan II con el secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger. Estados Unidos ha considerado siempre a Marruecos como un socio estratégico de primer orden en la zona del Magreb, primero en la lucha contra la penetración comunista y, tras el fin de la “guerra fría”, contra el fundamentalismo islámico y el terrorismo yihadista.

Hasta el momento no es posible saber el número exacto de víctimas causada por esta política criminal, porque las asociaciones civiles de derechos humanos en Marruecos no disponen de información completa y desde la Instancia Equidad y Reconciliación, el organismo oficial creado tras la subida al trono de Mohammed VI, no se facilitan cifras -al mismo tiempo que los criterios defendidos por este organismo para la consideración de víctima pueden distar mucho de lo universalmente aceptado-. Ni siquiera Amnistía Internacional en su informe de 1993 “Marruecos: Rompiendo el silencio” (http://web.archive.org/web/20071107114004/http://web.amnesty.org/library/Index/ESLMDE290011993?open&of=ESL-376) podía dar una cifra exacta, dado que muchos desaparecidos permanecían en cárceles secretas, mientras que otros no han vuelto a dar señales de vida tras la liberación decretada por el nuevo monarca, por lo que la horquilla -descontando las muertes ocasionadas por la ocupación del Sáhara o la represión violenta del Rif- podría oscilar entre varios centenares y más de un millar de personas.

Además de mucha gente anónima, no han sido pocos los que han tenido puestos de responsabilidad política, policial o militar que han pasado por las cárceles del régimen alauí o han acabado siendo asesinados. Desde dirigentes de la izquierda como Ben Barka o Mohammed Larizi (asesinado en 1963 junto a su esposa, de nacionalidad suiza, y la hija de ambos, de sólo tres años de edad) a militares implicados en intentonas golpistas fracasadas, como Mohammed Ufqir (uno de los antiguos responsables de la represión de los bereberes, quien fue secuestrado y encarcelado durante décadas junto con varios miembros masculinos de su familia, incluyendo niños de corta edad, hasta 1991) o los responsables de la intentona militar de 1972, quienes fueron encerrados en Tamazmart al año siguiente, pereciendo la mitad de ellos. Además, Marruecos tiene en su haber el penoso récord de haber mantenido en prisión al preso político más antiguo de África después de Nelson Mandela, Abraham Serfaty, antiguo militante del Partido Comunista y judío marroquí que abogaba por la solución de “dos Estados” en Palestina.

Durante décadas, Marruecos ha logrado mantener la escala represiva sin escándalo de la comunidad internacional gracias a la lógica de la “guerra fría”, en la que se convirtió en un aliado esencial de Estados Unidos en la lucha contra la penetración de la izquierda comunista y del alineamiento prosoviético de otros regímenes árabes del Magreb como la Argelia del FLN, el Egipto de Nasser o, con posterioridad, la Libia del coronel Gadaffi. Además del apoyo estadounidense, Francia, como antigua metrópoli, consideraba a Marruecos una pieza esencial dentro de su política de la “Françafrique”, especialmente tras el fracaso de la guerra de Argelia y la política independiente del nuevo gobierno de socialismo árabe instalado en Argel, así como para contar con una posición avanzada de cara a controlar Mauritania, la zona del Sahel y los estados de la antigua África Occidental Francesa. Esta consideración de régimen amigo es considerada clave para la implicación, a juicio de varios testimonios, de los servicios de inteligencia franceses y norteamericanos en la muerte de un líder tan peligroso para el gobierno de Rabat como Mehdi Ben Barka, quien ostentaba en ese momento la presidencia de la Conferencia Tricontinental, de gran influencia en el mundo no alineado.

Ben Barka4.jpg

A la penetración pacífica de civiles de la “Marcha Verde” por el oeste del territorio del entonces Sáhara Español en 1975, personas a las que se les había prometido que en las que Marruecos denomina “provincias del Sur” alcanzarían la prosperidad que no tenían en el país, se le sumó simultáneamente una campaña de invasión militar en el este con bombardeos sobre la población civil saharaui usando armas prohibidas como el fósforo blanco que constituyen verdaderos crímenes contra la Humanidad.

En la actualidad, el papel de Marruecos, finalizada la política de bloques, se ha mantenido como “gendarme” en la vigilancia de la frontera sur del Mediterráneo tanto en lo que se refiere al control de las migraciones procedentes del África subsahariana con destino a Europa como en el terrorismo de corte islamista radical. Esto ha hecho que, en los últimos años del reinado de Hassan II y estos primeros años de Mohammed VI, la política de las potencias occidentales no haya variado esencialmente respecto al vecino alauí, como puede observarse en temas como el respeto a los derechos humanos -que básicamente pasan por la consideración de Marruecos como un país garantista en este aspecto- o el referéndum por la autodeterminación del Sáhara Occidental, pospuesto prácticamente “sine die”. Y aún cuando se producen protestas en este o en otro sentido que pueden irritar a Palacio, al gobierno o a los intereses que rodean a la monarquía, la respuesta de Rabat, retórica pero poderosa, suele derivar en amenazas chantajistas sobre las pretensiones anexionistas sobre Ceuta y Melilla o el cese de las “obligaciones contraídas” con la Unión Europea en la vigilancia de la frontera, ocasionando las consabidas molestias y enojos para España y para las instituciones de Bruselas, pero zanjándose rápidamente la cuestión y olvidando la que dio lugar a la controversia.

Por este motivo, ante la ausencia de una presión exterior que acabe obligando a Marruecos a llevar a la práctica su retórica o a acelerar sus reformas en lugar de usar la clásica vara de la represión (que denuncian no ha desaparecido del mapa) y la estrategia de la “apertura cerrada”, muchos son los que emiten críticas hacia la labor del Consejo Consultivo de Derechos Humanos y la Instancia Equidad y Reconciliación y la posibilidad de que realmente sea eficaz para saldar las cuentas de la sociedad marroquí con su pasado. En primer lugar, se establece una indemnización a las víctimas, pero no existe un verdadero derecho a saber y por supuesto no hay posibilidad alguna de un derecho a la justicia, los tres pilares fundamentales sobre los que se asienta la doctrina de Naciones Unidas a este respecto. Las instituciones estatales no establecen castigo alguno a los culpables, porque ello supondría cuestionar la estructura misma del estado y de la monarquía marroquí (¿cómo condenar al anterior monarca, expresar públicamente que Hassan II fue un genocida?), dado que muchos siguen al frente de los asuntos públicos o han sido sucedidos en sus puestos con normalidad institucional, siendo legitimados en cierto modo -un problema que nos suena por estas latitudes-. Además, existen sospechas de que el impulso de estas organizaciones por parte del Estado se ha hecho para frenar el empuje, mucho mayor y menos controlable, de las asociaciones cívicas.

Por otro lado, en muchas ocasiones la víctima de violaciones de derechos humanos -caso de los golpistas- acaban siendo culpadas de su situación (de ahí lo que se mencionaba anteriormente: la posibilidad de que el Estado considere discrecionalmente quién es y quién no es víctima) porque despertaron una reacción (léase, tortura, asesinato, desaparición forzada…) de las fuerzas de seguridad. De ahí que el abogado Abdelrrahim Barrada se escandalice de ello del siguiente modo: “¡Las víctimas son, a sus ojos, los primeros culpables! ¡El Estado no ha hecho sino defenderse! Por ello el CCDH pide la gracia real [tal y como aparece en el memorándum del Consejo Consultivo] para estos “malhechores”…” De hecho, denuncia, aquellos que no sean “culpables” de provocar los hechos serán indemnizados.

Para terminar, el hecho de que se lleven a cabo estas medidas, con un alcance limitado en el tiempo, no garantiza realmente que situaciones de esta índole no vuelvan a repetirse. De hecho, desde Nuremberg se ha venido afirmando la necesidad del castigo a los crímenes contra la Humanidad para evitar que cunda el ejemplo y que salga “gratis” para el genocida o el criminal de guerra llevar sus planes a cabo. Lejos de ello, no son pocas las voces que advierten que Marruecos podrían haber tomado apenas un respiro con la apertura de los primeros tiempos del reinado de Mohammed VI y la puesta en marcha de la IER, para después volver por las andadas, como muestra el desmantelamiento del campamento saharaui de Gdeim Izik, el maltrato a los migrantes subsaharianos en el monte Gurugú o la represión al colectivo LGTBI.

MEHDI BEN BARKA: DE LA INDEPENDENCIA A LA DISIDENCIA  

Ben Barka5

Cartel conmemorativo del 50º aniversario de la fundación de la Organización de Solidaridad de los Pueblos de Asia, África y América Latina, a cuya formación Ben Barka contribuyó de modo decisivo.

Ben Barka es una de esas figuras indispensables para entender lo que ha significado el camino de las independencias frustradas en el Tercer Mundo y la exploración de vías de desarrollo políticas, económicas y sociales autónomas surgidas de la Conferencia de Bandung y del movimiento de los No Alineados. De un lado, un sentimiento nacionalista plasmado en la necesidad de buscar un destino propio, libre de injerencias políticas de corte neocolonialista (de las anteriores metrópolis o de las grandes potencias); de otro, un sentimiento de solidaridad internacionalista con las naciones recién independizadas y/o por su especial vulnerabilidad de cara a las presiones exteriores, que llevó a la creación de instituciones como el Movimiento de Países No-Alineados o la Conferencia Tricontinental. En los inicios de este movimiento (de la Conferencia de Bandung, 1955 a la I Conferencia de No-Alineados, Belgrado,1961) destacaron Nasser, Tito, Nehru, los líderes Sukarno de Indonesia, Kwame Nkrumah de Ghana o inclusive Fidel Castro y Ernesto “Che” Guevara de Cuba, aunque la revolución en la isla tuvo que decantarse cada vez más hacia el sistema socialista, dejando en segundo plano su carácter inicial de revolución nacionalista y antiimperialista, debido a la hostilidad y bloqueo estadounidenses a la misma y la falta de aliados estratégicos más allá del bloque soviético. En el MPNAL el caso cubano no fue el único: si en América Latina (Argentina, Chile, Colombia, Granada), Asia (Laos, Indonesia, Camboya) o el África francófona (Gabón, República Democrática del Congo, Mali, Camerún, Togo, Costa de Marfil o Alto Volta), la intervención a través de golpes de estado o del dominio poscolonial de Estados Unidos, Francia o Bélgica les colocó como estados “clientes” del bloque occidental, para quien el neutralismo -como muestran documentos elaborados por la administración en los primeros años de la guerra fría- no era una opción, la lucha anticolonial se fue revistiendo (en buena parte, producto de lo anterior) de un trasfondo antiimperialista y anticapitalista que dio origen a movimientos revolucionarios marxistas que tomaron el poder en países miembros del movimientos o que adquirieron luego esa condición, decantándose como aliados soviéticos: Yemen del Sur, Etiopía, Somalia (cuyo líder, Siad Barré, primero fue aliado soviético y a raíz del conflicto de Ogadén con Etiopía pasó a aliarse con Estados Unidos), las antiguas colonias portuguesas en África, Vietnam, la República Popular del Congo o Afganistán. Resultaba difícil la supervivencia en un mundo bipolar (y cuánto más en uno unipolar…)

Mehdi Ben barka nació en Rabat, la hoy capital del país y entonces parte del protectorado francés, en 1920, donde formó parte de una familia humilde. Su padre era recitador del Corán en la mezquita y vendedor de té y azúcar. Ben Barka acudió a la escuela coránica hasta los nueve años, pero la familia no tenía recursos para mandar a más de uno de los dos hijos a la escuela más allá de esa edad, de modo que acompañaba a su hermano mayor al colegio francés, pero se quedaba fuera. La maestra le invitó a entrar como oyente, y eso cambió la historia del muchacho, dado que se reveló como un excepcional estudiante. Mehdi Ben Barka acabó convirtiéndose en el primer licenciado en Matemáticas de Marruecos (realizó sus estudios superiores en la universidad de Argel, pues en el momento de hacerlos no existía la posibilidad de realizarlos en su país natal y Francia, la otra opción, se encontraba ocupada por la Alemania de Hitler).

En su juventud y durante sus etapa universitaria, frecuentó amistades y círculos nacionalistas -también de otros países del Mageb, como Argelia y Túnez- y fue uno de los fundadores del partido del Istiqlal en 1943, convirtiéndose en uno de los principales dirigentes del mismo dos años más tarde -de hecho, eso le llevó a ser desterrado en 1944 a las montañas del Atlas por las autoridades francesas, donde permanecerá siete años-. Sin embargo, su pensamiento estaba dirigido no sólo hacia la consecución de la independencia plena del país y la salida de las potencias dominadoras, España y Francia. Interesado por la economía, la modernización de la sociedad marroquí desde sus estructuras feudales, la reforma agraria y la no discriminación de la mujer, “deviene en combatiente por la independencia de las personas corrientes y del campesinado…” (Omar Benjelloun, abogado, colaborador de Le Monde Diplomatique y descendiente de militantes históricos de la izquierda marroquí). Por ese motivo, y aunque su actividad es esencial para el regreso del rey Mohammed V en 1955, exiliado por las autoridades francesas en Madagascar -para lo que pusieron en su lugar a un familiar más manejable-, conseguida la independencia en 1956, “se negó a sentarse en el gobierno y se opone a un régimen aristocrático desde su puesto en la presidencia de la Asamblea Consultiva”, escribe Benjelloun. La crítica se dirige hacia el clientelismo, el absolutismo del monarca y el conformismo del que hacen gala partidos políticos como el suyo propio, donde el impulso cobrado para lograr la independencia parece haberse quedado ahí, juzgándolo de este modo Ben Barka como muy conservador y un instrumento del régimen.

LA UNFP Y EL EXILIO

Ben Barka6.jpg

Cartel propagandístico de Hassan II.

Bachir Ben Barka, hijo del líder marroquí, afirmó en una entrevista en octubre de 2016 cómo las puertas a cualquier apertura política en el país se cerraron casi de inmediato a la independencia, y el desarrollo de un proyecto alternativo al defendido desde los ambientes palaciegos no llegó siquiera a poderse plantear. “tras la independencia, con la euforia que esta generó, había una dinámica alimentada por esta joven generación de militantes que eran Mehdi Ben Barka, Bouabid, Basri […] Esta generación emprendió esa lucha para que la independencia tuviera un contenido social y progresista […] Pero poco a poco la relación de fuerza se invirtió y a finales de la década de 1950 se debilitó esta nueva fuerza emergente y Palacio retomó totalmente las riendas gracias a las alianzas políticas y estratégicas entre el feudalismo marroquí y los intereses neocoloniales e imperialistas, más particularmente franceses.” La subida al trono en 1961 de Hassan II de un lado, con una política mucho menos favorable hacia el aperturismo político de lo que hubiera podido demostrar su padre y antecesor en el trono -y, como demostró Mohammed V en la represión del Rif, igualmente dispuesto al uso de los mecanismos represivos que éste había utilizado-, y del otro la división mostrada en el campo político que, con partidos como el Istiqlal cooptados por la élite dominante (y que, en el caso de la antigua organización de Ben Barka, a partir de entonces pasará a formar parte del aparato del régimen) y una izquierda atomizada y fuertemente reprimida, marcará los años venideros y dará comienzo a una fructífera relación del reino con las potencias occidentales para la represión del nacionalismo árabe socialista y los movimientos de izquierda en el área (alianza frente a la Argelia revolucionaria, apoyo tácito a la ocupación del Sáhara Occidental, etc.)

Cuando Hassan II llega al trono, Ben Barka es una figura de elevado prestigio, a pesar de no tener ningún cargo ejecutivo. Sus reuniones con líderes de movimientos independentistas y antiimperialistas del Tercer Mundo de reconocido carisma en aquellos momentos (Mao, Ho Chi Minh, otros más aún en el mundo árabe como Gamal Abdel Nasser); sus críticas a la situación política y su negativa a las componendas; sus proyectos de rescatar al país del feudalismo, acabar con el analfabetismo, las desigualdades sociales y otras lacras que arrastraba y el éxito de proyectos como la formación de jóvenes a través de proyectos de infraestructuras como la de la carretera de la Unidad (la carretera que unía las zonas de los antiguos protectorados español y francés) le convirtieron en una figura de masas, aun cuando entonces todavía formaba parte de un Istiqlal ya abiertamente empeñado en el mantenimiento del status quo.

La situación entre el sector conservador y el izquierdista del Istiqlal, encabezado por Ben Barka, Basri y Bouabid y al que se encontraban adheridos los jóvenes del partido y los sindicatos, estalló finalmente en 1959, cuando esta última corriente propuso que se convocara una Asamblea Constituyente que elaborara una carta magna que, entre otras cosas, delimitara claramente las funciones del monarca y sustituyera las estructuras clientelares de poder (el Majzén) que entonces regían la vida política en el país por unas instituciones genuinamente democráticas. Los dirigentes del partido -pertenecientes al ala derechista- interpretaron que Ben Barka y los suyos asumían una postura republicana y de ruptura, por lo que acabaron expulsándolos del partido. Este fue el pistoletazo de salida para la creación de la Union Nationale des Forces Populaires (Unión Nacional de Fuerzas Populares, UNFP).

Ben Barka7.jpg

Acto fundacional de la Unión Nacional de Fuerzas Populares. Segundo por la derecha, Mehdi Ben Barka.

La UNFP sigue los principios reflejados por el ala izquierda en la ruptura del Istiqlal: revolución democrática, reforma agraria, alfabetización, fin de la discriminación a las mujeres, reforma social en favor de las clases trabajadoras urbanas y campesinas, transformación de las estructuras del poder vigentes para poner fin al dominio social y político de unos pocos privilegiados y del dominio neocolonial y solidaridad con y entre los pueblos del Tercer Mundo. Ben Barka -que se convertirá en pocos años en uno de los dirigentes internacionales más importantes del movimiento no-alineado- entiende que la lucha de las naciones colonizadas y sometidas al yugo de la injerencia externa debe ser una lucha conjunta en la que en intercambio de experiencias y la unidad entre ellas debe ser central para el éxito final.

Por supuesto, la presencia de un partido regido por principios que ponen en cuestión el régimen vigente con una claridad harto meridiana no es en absoluto del gusto de ningún sector poderoso de la sociedad marroquí, de tal modo que en poco tiempo la UNFP es ilegalizada y su órgano de prensa clausurado. Ben Barka partió al exilio en París, aunque regresó en 1962 tras una primera tímida apertura de Hassan II, coincidente con la redacción de una constitución “a medida”, rechazada por las fuerzas de izquierda, entre ellas la UNFP. Tras sufrir un primer intento de asesinato -un accidente de tráfico provocado que se saldó con una fractura leve-, se presentó como candidato a las elecciones generales del año siguiente, que se saldaron con la victoria de un partido “cortesano” creado ad hoc, pese a la enorme movilización conseguida por la UNFP (que quedó en tercer lugar). Las denuncias y protestas populares por fraude se saldaron con una violenta represión y la condena a prisión de los dirigentes de la UNFP -algunos de ellos encarcelados y torturados- por planear un complot contra la vida del monarca. Ben Barka consiguió huir y regresó a su exilio parisino, del que ya no regresaría.

Sin embargo, no sería la última vez que el régimen marroquí desencadenaría una campaña de infamias -previa a su asesinato- contra el dirigente opositor. En 1963, como consecuencia de la “guerra de las Arenas” que Marruecos desencadenó contra Argelia a consecuencia de una disputa fronteriza que ambos países mantenían, Palacio mantuvo que Ben Barka apoyaba a Argelia en contra de su país natal, asimilando su postura con una traición. “Ahora bien”, relata su hijo Bachir, “lo que hizo fue condenar la guerra. Estaba en contra de esta guerra, que él calificó de agresión contra la joven Revolución argelina, la cual se había convertido en una referencia para los movimientos de liberación africanos y latinoamericanos. Es cierto que era un apoyo a Argelia y una condena, no de su país, sino del régimen que llevaba a cabo esta agresión para debilitar Argelia”. Hemos de observar que, como militante de la causa del Tercer Mundo, Ben Barka no podía estar más en contra con el hecho de que dos países recientemente independizados, que debían dedicar sus esfuerzos en el desarrollo de sus países y el bienestar de sus pueblos tras largos años de colonización y sujeción a los intereses de una potencia extranjera, malgastaran sus recursos en enfrentarse entre ellos en una guerra a la que se sospechaba, además, Marruecos había sido empujado por los intereses de la ex metrópoli Francia.

LA TRICONTINENTAL

Las experiencias del exilio, tanto la primera como la segunda y definitiva, contribuyeron a forjar una extraordinaria imagen exterior del líder marroquí, en particular como líder del Tercer Mundo. Su comprensión de los problemas que acuciaban a los países de África, Asia y Latinoamérica, muchos de ellos estados recién independizados del dominio colonial, y el eco que se hizo como voz autorizada a la hora de hablar de los mismos y de sus soluciones le auparon a ser una de las principales figuras de lo que hoy llamaríamos el “Sur global”.

A lo largo de ese exilio sin residencia fija (vivió a caballo entre Argel, El Cairo y París), de 1962 a 1965, y partiendo de sus experiencias y charlas con líderes como Nasser, Ho Chi Minh, Nkrumah, Jomo Kenyatta, o Julius Nyerere, su pensamiento se enriquece, hacia una perspectiva más global acerca de la exploración de las características y las múltiples facetas que adquiere el dominio colonial e imperialista (neocolonial) y una convergencia sobre cómo emprender la lucha contra él -la necesidad de unidad de lucha y de compartir experiencias, antes mencionada-. Su inspiración proviene de Frantz Fanon, así como de “Discurso sobre el colonialismo” de Aimé Césaire, de “Retrato del colonizador” (1957) y “Retrato del colonizado” de Albert Memmi” (Rebellyon.info).

La capital argelina será un lugar donde encontrará enormes estímulos intelectuales para desarrollar su pensamiento antiimperialista. Al calor de los primeros años de la revolución en el país, comandada por Ahmed Ben Bella, y del estímulo que ésta supone para muchos movimientos de liberación nacional en otras partes del continente e incluso más allá de las propias fronteras africanas, Argel se convierte en una suerte de “melting pot”  en la que se dan cita exiliados y líderes guerrilleros y tienen lugar interesantes intercambios de ideas. “La capital de Argelia se había convertido en el centro intelectual de la contestación revolucionaria internacional. Se encontraron allí, en primer lugar, los líderes exiliados de los movimientos de liberación de las colonias portuguesas, después de los problemas en Angola (1961), en
Guinea Bissau (1963) y Mozambique (1964). Mestizos y minoritarios, los intelectuales de Cabo Verde, incluyendo a Amílcar Cabral, se hicieron eco de las corrientes libertadoras del continente americano.
Una de las figuras más poderosas del movimiento negro en Estados Unidos, Malcolm X, estaba alojado en Argel en 1964; Ernesto Che Guevara, antes de contactar con los guerrilleros
[lumumbistas] del Congo, también pasa por allí en la primavera de 1965” (ídem).

El líder disidente marroquí es un auténtico “trotamundos” de la causa “altermundista”. Su presencia en el exilio, lejos de alejarle de la actividad política, le confiere un nuevo papel a su manera de entenderla, alejándola del marco exclusivamente nacional e incluyéndola dentro de un proyecto mucho más amplio, atendiendo a lo que Omar Benjelloun llama el tríptico “movilización, unidad, liberación”: “Ben Barka quiere salir fuera del marco nacionalista y ampliar la batalla de Marruecos mediante su inclusión en una visión universal. Viajando por el mundo como un viajante incansable de la revolución, que pasa de un continente a otro, escapando de varios intentos de asesinato. Un día está en El Cairo para dar un discurso
defintorio y fustigante del neocolonialismo. Al día siguiente se va a Moscú y luego a Beijing para idear para aliviar la disputa chino-soviética, antes de regresar a Damasco a fin de conciliar al Egipto nasserista y la Siria baazista”.

Su hijo Bachir comenta algunos aspectos que contribuyeron a la popularidad de Ben Barka. En primer lugar, remontándose a los inicios de la independencia de Marruecos, recuerda el proyecto de integración magrebí que partidos como el Istiqlal -liderado entonces por Ben Barka, el FLN argelino o el Nèo-Destour tunecino expusieron en la Conferencia de Tánger de 1958. Allí se expuso claramente, en ese contexto norteafricano, la necesidad de una solidaridad entre los pueblos desde una postura de respeto a la especificidad, a las circunstancias particulares de cada uno de los países y a la necesidad de que cada uno de ellos explore sus particulares vías de desarrollo. “Cada país tiene que llevar a cabo su propia evolución, pero gracias a la solidaridad entre ellos los pueblos van a poder progresar juntos” Esa postura es la que con posterioridad desarrollará en un contexto global, y que es muy diferente, si comparamos, con las recetas globales de la democracia parlamentaria al modo capitalista-occidental (que no contempla o desprecia otros modos de democracia como la participativa o la comunitaria, desarrolladas en constituciones de América del Sur como las de Ecuador o Bolivia) o con las prescritas por las autoridades financieras mundiales como el FMI o el Banco Mundial, con independencia del contexto económico nacional. “Tenían -prosigue Bachir Ben Barka- una visión magrebí, actuaban en esa perspectiva, eran conscientes del problema del neocolonialismo y estaban en una perspectiva de construcción de un Magreb de los pueblos. Esta perspectiva ya no está a la orden del día. Desde finales de la década de 1960 lo que se impone es el Magreb de los Estados, el Magreb de las policías con una serie de operaciones en las que había mucha más solidaridad policial y de seguridad entre los tres, cuatro o cinco Estados del Magreb que voluntad política de liberación y de progreso”.

En segundo lugar, dado que el enemigo -el colonialismo, neocolonialismo o imperialismo; múltiples nombres para una forma de dominación de los países ricos y fuertes sobre los pobres y débiles- es común, la unidad de acción debe ejercerse también, y esto debe significar establecer una organización que, al igual que las que representan a los estados ricos (sea la ONU con un consejo de seguridad antidemocrático y con poder de veto, el G7, el GATT -hoy Organización Mundial del Comercio-), permita abrir numerosos frentes comunes que dispersen sus fuerzas y dificulten su estrategia de dominio. “Crear una organización de solidaridad de los tres continentes quiere decir organizar en todas partes luchas para debilitar al adversario principal. Lo que él hizo fue movilizar a la juventud pero, al mismo tiempo, poner en común las potencialidades de cada país para modificar a su favor la relación de fuerzas”. Ése era el objetivo de la OSPAAAL y de la Conferencia Tricontinental.

Ben Barka8

Cartel de la celebración de la Conferencia Tricontinental de La Habana, enero de 1966.

No es por tanto casual que la presidencia de la Conferencia Tricontinental, que iba a celebrarse en La Habana en enero de 1966, recayera sobre Ben Barka. Esta conferencia nació a raíz de las reuniones mantenidas en años previos por la Organización de Solidaridad de los Pueblos de Asia y África en Accra, la capital ghanesa, en 1957 (debemos recordar que el presidente Nkrumah fue uno de los principales impulsores del movimiento de los no alineados y del movimiento panafricano, por lo que trató de convertir Ghana en uno de los principales centros del Sur global, de ese otro fiel de la balanza del poder mundial), y El Cairo en 1961, a la que los pueblos y organizaciones de liberación del Caribe y Latinoamérica se sumaron, dando lugar a la ampliación de las siglas de la organización -de OSPAA a OSPAAAL- y a la celebración de la histórica conferencia en la capital cubana. Según escribe Omar Benjelloun, Ben Barka fue uno de los principales impulsores de la ampliación del marco de la OSPAA al continente americano, convenciendo a sus interlocutores africanos y asiáticos -había estado presente en las reuniones de Accra y El Cairo- de ampliar a Latinoamérica su labor de solidaridad, y a raíz de sus conversaciones con “Che” Guevara en Argel, la mediación del guerrillero argentino y ex vicepresidente de la Cuba revolucionaria le hará ocupar la presidencia del encuentro habanero.

La celebración de la conferencia fue un motivo de orgullo para Mehdi Ben Barka, quien se refirió a ella en los siguientes términos: “Es un acontecimiento histórico la reunión de organizaciones antiimperialistas de África, Asia y América Latina, por su composición y por estar representadas las dos grandes corrientes contemporáneas de la Revolución Mundial: la revolución socialista y la revolución de liberación nacional. Lo hace histórico también su celebración en Cuba, donde tienen lugar ambas revoluciones” (cita Reinaldo Morales Campos), lo que hizo que, por insistencia de Ben Barka, la intervención inaugural y final de la misma fueran realizadas por Fidel Castro. Sin embargo, en el momento de celebrarse, su presidente ya había sido secuestrado en París y asesinado. Este hecho produjo la más absoluta condena por parte de la organización de la Tricontinental -entre ellos el líder cubano Osmany Cienfuegos, hermano del revolucionario Camilo Cienfuegos, quien realizó un alegato contra la intervención de la CIA en los hechos- y los miembros de la OSPAAAL.

Aunque la Conferencia Tricontinental no volvió a celebrarse, la OSPAAAL y la revista Tricontinental, fundada a raíz de su celebración, sigue presente como movimiento de promoción de la solidaridad, el desarrollo autónomo de los países del Sur, la paz y los derechos humanos, teniendo en la actualidad su secretariado permanente en Cuba y perteneciendo a ella doce países y con participantes de diversas partes del globo. La OSPAAAL es desde 1998 una organización con estatus consultivo especial del Consejo Económico y Social de Naciones Unidas o ECOSOC (https://es.wikipedia.org/wiki/Organizaci%C3%B3n_de_Solidaridad_de_los_Pueblos_de_%C3%81frica,_Asia_y_Am%C3%A9rica_Latina#Foros_internacionales). La organización impone a personalidades relevantes -entre otros, por ejemplo, Nelson Mandela- que han destacado por la promoción de la solidaridad entre los pueblos la medalla de la Orden de Ben Barka, lo que demuestra que el legado en pro de la liberación de los pueblos del Tercer Mundo del líder marroquí sigue vigente.

UN CRIMEN SIN RESOLVER

El 29 de octubre de 1965 Ben Barka se había citado con el cineasta francés Georges Franju en la Brasserie Lipp de París. Allí llegó acompañado del estudiante marroquí Thami Azemmuri, a eso de las doce y cuarto del mediodía.

La cita entre ambos formaba parte de una colaboración que el líder opositor marroquí iba a hacer con el realizador para el film anticolonialista “Basta!”, con guión de Marguerite Duras, en el que Ben Barka sería asesor histórico. Sin embargo, al parecer tanto Ben Barka como Duras y Franju fueron engañados por George Figon, supuesto productor de la película, que en realidad no existía, siendo en realidad un cebo para poder dar caza al líder del Tercer Mundo.

La llegada de Ben Barka a París había sido vigilada por los servicios secretos del gobierno del general De Gaulle, de tal suerte que Antoine Lopez, jefe de escala de Air France en el aeropuerto de Orly y colaborador habitual del SDECE (Servicio de Documentación Exterior y Contraespionaje) informó a su superior Marcel Le Roy Finville para la preparación del operativo en cuanto Ben Barka pisó suelo francés.

A la puerta de la brasserie, dos policías franceses, Louis Souchon y Roger Voitot, de la brigada de estupefacientes, se encargaron de interceptar a Ben Barka e introducirlo en un Peugeot 403, mientras individuos marroquíes espantaron a Azemmuri, quien corrió a avisar al hermano del infortunado opositor, anunciándole el suceso. Ese fue el último momento en que se vio con vida a Mehdi Ben Barka. Poco después Azzemuri también moriría, supuestamente suicidándose.

Ben Barka subió al automóvil sin oponer resistencia debido a que Souchon y Voitot le habían comunicado que una autoridad francesa deseaba verle, por lo que pensó que éste debía ser De Gaulle, quien había mostrado interés en verle y seguía una política de cierta independencia respecto de Washington, lo que podía evidenciar un cierto acercamiento entre el presidente francés y los líderes nacionalistas del Tercer Mundo. Sin embargo, con lo que se encontró fue con la muerte tras una larga sesión de torturas en una casa de Fontenay-le-Vicomte, en la región de Ille-de-France (la misma donde se ubica París). La residencia pertenecía a Georges Boucheseiche, antiguo colaborador de la Gestapo convenientemente reconvertido en colaborador de las cloacas de la Francia democrática.

Ben Barka9

Placa en recuerdo de Ben Barka en el restaurante-brasería Lipp de París.

¿Quiénes fueron los torturadores y qué pretendían? Sobre este asunto hay mucha especulación y la investigación judicial en Francia, que con más de cincuenta años es el proceso que más tiempo lleva abierto en el Tribunal Supremo de París, no avanza como para poder determinar a ciencia cierta quiénes son sospechosos. Se alude a la existencia de un equipo formado por hombres de confianza de Boucheseiche a los que se unió posteriormente George Figon, lo que determinaría la complicidad de los servicios secretos franceses, así como a la de los agentes marroquíes que ya antes se habían encargado de “espantar” a Thami Azzemuri y todo ello además con el conocimiento -y en algunos casos la presencia- de los máximos directores de la seguridad del reino alauí: Ahmed Dlimi, responsable de la seguridad nacional; el agente Chtouki y el ministro del Interior magrebí Mohammed Oufkir, quien llegó con posterioridad a la casa y finalmente asesinó a Ben Barka de una puñalada en el pecho. George Figon, que posteriormente se convertiría en un prófugo de la justicia, hizo unas declaraciones al periódico Le Monde en enero de 1966 tituladas de forma sensacionalista “Yo he visto matar a Ben Barka”, aunque no es cierto que estuviera presente en el momento del asesinato- en las que incriminaba a Dlimi y Oufkir en la tortura y muerte del líder, aunque es posible que se trate de una treta con la que tratar de librar de la prisión a los franceses implicados, entre ellos los hombres de Boucheseiche.

Se especula con que la intención de quienes acabaron con la vida de Ben Barka no fue la de acabar con su vida, sino la de forzarle a firmar un poder en su favor para poder sacar los archivos que tenía depositados en un banco de Ginebra. También con que tan sólo se le quería amenazar para que cesara en su actividad de denuncia contra el régimen de Hassan II. Sin embargo, el asesinato también tenía para Marruecos y para las potencias coloniales y neocoloniales las ventajas de privar de un extraordinario portavoz a la causa de la democracia y el progreso en el país magrebí y a la causa de los pueblos sometidos a dominio extranjero, apenas unos meses antes de la celebración de la Conferencia Tricontinental.

¿Qué ocurrió con el cadáver? Dado que el cuerpo del líder africano no ha aparecido, el destino del mismo sigue siendo un misterio a día de hoy, surgiendo varias hipótesis al respecto. La más repetida es la apuntada por el antiguo agente de los servicios de seguridad marroquíes Ahmed Bujari, participante en el operativo de tortura y posterior asesinato, que expone que el cadáver fue trasladado a Marruecos, al centro de detención de la policía en Rabat, y sumergido en una cuba de ácido para que se disolviera sin dejar rastro. Bujari apunta que la operación fue filmada para que el propio monarca marroquí Hassan II tuviera constancia de la desaparición de Ben Barka.

Otra hipótesis apunta a que su cuerpo fue enterrado en Francia, en un sarcófago de cemento, en un lugar próximo al sitio donde tuvo lugar el asesinato, excepto la cabeza, que fue llevada al rey de Marruecos como prueba del cumplimiento de la misión.

Durante un tiempo se especuló con la posibilidad de que el cadáver de Ben Barka hubiera sido enterrado -arrojado más bien- en el interior de un mausoleo del cementerio de Ituren, una pequeña localidad del Pirineo navarro, y descubierto junto al cadáver de su secretaria cuando iba a ser enterrada una anciana del lugar, en septiembre de 1966. Sin embargo, estos hechos -que dieron pie a portadas de la prensa de sucesos española como “El Caso” y a espacios en programas televisivos actualmente como “Cuarto Milenio”- no parecen obedecer a la realidad, dado que en ningún caso se habló de que Ben Barka estuviera acompañado por una mujer cuando fue conducido al chalé de Fontenay-le-Vicomte ni existe referencia a secretaria alguna.

¿Hubo responsabilidad de los gobiernos de Francia y de otros estados? Las relaciones de alianza estratégica de Francia y Estados Unidos con la monarquía marroquí hacen muy plausibles la hipótesis de que existe una corresponsabilidad de ambos estados con Marruecos en el asesinato. Sobre los Estados Unidos, Ahmed Bujari afirma que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) dio su apoyo al asesinato y que en el transcurso de la operación de desaparición del cadáver hubo un norteamericano, un oficial llamado coronel Martin, realizando labores de supervisión, añadiendo que Martin había aprendido ese método de hacer desaparecer cuerpos durante el golpe de estado de 1953 en Irán que depuso al primer ministro nacionalista Muhammad Mossadegh. Los norteamericanos podrían tener interés en hacer desaparecer al “alma” de la Tricontinental y asestar un golpe cuasi mortal a una conferencia y una organización como la OSPAAAL que tan duramente se oponía a los intereses de las grandes potencias. En la actualidad, la CIA posee 1800 documentos relativos a Ben Barka, pero aún no han sido desclasificados.

Por parte francesa, De Gaulle negó en su día la implicación de los servicios secretos en su conjunto, bien llevándola a cabo o bien como encubridores. No obstante, aunque las altas instancias de la República no dieran su visto bueno a la operación y los servicios secretos actuaran de forma autónoma, los sucesivos gobiernos franceses, tanto socialistas como conservadores, han contribuido a tapar las responsabilidades de los agentes galos en la operación, de tal suerte que una de las quejas de la familia consiste en la escasa colaboración que las autoridades francesas tienen con la justicia para el esclarecimiento de los hechos, no sólo en lo que respecta a este extremo, sino incluso para dar curso a Interpol de las órdenes de detención de marroquíes implicados en la operación. “La razón de Estado se mofa de nuestro derecho a la verdad”, declara su hijo Bachir.

EPÍLOGO

Tras la muerte de Ben Barka, la historia fue repitiéndose sucesivamente en diversas partes del globo. La revolución argelina terminó por descarrilar; tenía lugar el golpe de estado contra Sukarno en Indonesia y el comienzo de una terrible matanza, apoyadas ambas por Estados Unidos, de Ahmed Suharto; el Che moría abatido por el ejército boliviano; ascendía al poder el hombre de la CIA en Congo-Léopoldville y artífice del golpe contra Lumumba, Joseph Mobutu; la lista iría poco a poco ampliándose con más nombres, como los de Amílcar Cabral, Eduardo Mondlane, Salvador Allende… El universo tricontinental apareció cada vez más dominado por los intereses de las antiguas potencias coloniales y las nuevas potencias neocoloniales y la lógica de la “guerra fría”, por lo que la necesidad de unión y fuerza que Ben Barka propugnaba fue vencida por la fuerza de una realidad más contundente. La herida dejada por el crimen cometido en la persona del líder marroquí fue demasiado grande para sanar.

En el caso de Marruecos, no sólo fue grave el hecho de la consolidación de las estructuras de poder tradicionales que tantas veces habían sido denunciadas por Ben Barka como medievales y causantes del retardo, las desigualdades y la falta de democracia en las que estaba sumido el país. También resulta de igual gravedad el hecho de que las fuerzas de izquierda, causa por la que él tanto había luchado dentro y fuera de las fronteras del Magreb, acabaran formando parte del mismo entramado de poder. Primero el Istiqlal, como el mismo denunció en vida, y más adelante la Unión Socialista de Fuerzas Populares, reclamada como heredera de la UNFP que fundó, son hoy parte del sistema político de la “apertura cerrada” cuyo epicentro, hoy como ayer, sigue siendo el palacio real.

Ben Barka sigue, de todos modos, presente en el recuerdo de la OSPAAAL que impulsó y en el espíritu de quienes aún hoy desean una transformación mucho más profunda de Marruecos que aquella que incluso Mohammed VI, a pesar de las esperanzas depositadas en él al principio de su reinado, y su corte están dispuestos a aceptar. La reclamación de justicia -y su sucesiva obstaculización- en este y en otros casos demuestra lo escaso que es el impulso que la monarquía quiere dar al cambio en el país. La movilización e inquietud de los jóvenes, demostrada recientemente al calor de la “primavera árabe” puede suponer un cambio en la correlación de fuerzas, aunque todo dependerá de si el rey y su gobierno pueden seguir contando con la represión y el apoyo exterior para seguir sosteniéndose.

FUENTES:

“Mehdi Ben Barka”, https://es.wikipedia.org/wiki/Mehdi_Ben_Barka

“Asunto Ben Barka”, https://es.wikipedia.org/wiki/Asunto_Ben_Barka

“Años de plomo (Marruecos)”, https://es.wikipedia.org/wiki/A%C3%B1os_de_plomo_(Marruecos)

“El caso Ben Barka: 51 años después de los hechos todavía se teme a la verdad”, 29/10/2016, Entrevista de Alex Anfruns a Bachir Ben Barka. http://www.investigaction.net/es/el-caso-ben-barka-51-anos-despues-de-los-hechos-todavia-se-teme-a-la-verdad/

“A los 45 años del asesinato de Ben Barka. Su imagen y pensamiento tricontinental.” Reinaldo Morales Campos. 09/02/2011. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=122044

“Ben Barka, un mort à la vie longue”. Omar Benjelloun. Le Monde Diplomatique. Octubre 2015.

http://www.monde-diplomatique.fr/2015/10/BENJELLOUN/53960

“Mehdi Ben Barka et la Tricontinentale”. René Gallissot. Le Monde Diplomatique. Octubre 2005.

https://www.monde-diplomatique.fr/2005/10/GALLISSOT/12827

“Caso Ben Barka”. Blog “Entretanto, Entretente”. 23/01/2010

http://entrevidiya.blogspot.com.es/2010/01/caso-ben-barka.html

“La defensa de la impunidad. Crímenes de Estado y derechos humanos en Marruecos” Abderrahim Berrada y Manuel Lorenzo Villar, Nación Árabe, Nº 45, Año XV, Verano 2001.

https://www.nodo50.org/csca/na/na46/documento46.pdf (descarga)

“Mehdi Ben Barka assassiné le 29 octobre 1965 avec l’aide du gouvernement français”, Rebellyon.info, 29/10/2016, https://rebellyon.info/Mehdi-Ben-Barka-assassine-le-29-octobre

¡El fútbol es política, estúpidos!

“Dado que la vida de los individuos, clases o grupos sociales tiene lugar en campos sociales considerados no políticos, en la medida en que en ellos impera el fascismo social, la democracia representativa tiende a ser sociológicamente una isla de democracia que flota en medio de un archipiélago de despotismos […] La democracia representativa no sólo vive cómodamente con esta situación, sino que la legitima al volverla invisible.”

Boaventura de Sousa Santos.

A raíz del recientemente llamado “caso Zozulya” -la frustrada cesión del futbolista ucraniano Roman Zozulya por parte del Betis al Rayo Vallecano por la oposición y movilización en contra de buena parte de los aficionados de este último equipo, debido a los vínculos del jugador con la extrema derecha en su país- se ha desatado un revuelo periodístico, institucional -en el seno de la Liga de Fútbol Profesional y la Asociación de Futbolistas españoles e incluso la intervención de la embajada ucraniana en Madrid- y por supuesto en las redes sociales sobre el tema.

Los puntos calientes del asunto han sido varios -y los iré repasando a continuación- pero vuelven a versar sobre una polémica ya antigua, la de la relación entre el deporte -y en este caso, el fútbol, como “deporte rey” a nivel mundial- y la política. No deja de resultar curioso que desde las instituciones, sean nacionales, internacionales o globales (léase la UEFA, la FIFA, el COI… aparte de los diferentes gobiernos) se ha tratado de eludir y de minimizar el contenido del debate tratando de repetir incesantemente el mantra, que ha calado entre sectores de la población, especialmente en democracias liberales o representativas, de que no se deben mezclar ambos temas. Y digo que no deja de ser curioso porque de este modo, paradojas de la vida, lo que se trata es de evitar que en el debate sobre la relación entre la política y el deporte llegue a hablarse sobre cómo desde la política institucional el deporte ha sido utilizado para la consecución de sus objetivos o la legitimación de sí mismos o de sus fines, y de cómo la negociación de puestos, de candidaturas para albergar eventos deportivos, la presencia de grupos de presión, etc. tiene mucho que ver con la política (y por tanto, está expuesta a los mismos males que la política que se desarrolla en los parlamentos de los estados).

Toda decisión que se toma en un ámbito institucional es política. El problema es que, en muchos casos, esas instituciones no son representativas, ni sus procedimientos son transparentes, aún a pesar de afectar de que sus decisiones afectan o pueden llegar a afectar a la vida de miles de personas (tal y como ocurre con la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la OTAN, la reunión bancaria de Basilea…). De ahí que la intención y la repetición de la consigna de separar la política del deporte se basa en la intención de separar aquellas intenciones, manifestaciones o protestas de índole político-social que puedan afectar al “status quo” de la organización deportiva, sea a nivel regional, nacional o mundial, así como a la posibilidad de articular una alternativa diferente a la forma en que se organiza el deporte en cada una de esas escalas. De ahí la pertinencia de las palabras del inicio de Sousa Santos: en la medida en que en las instituciones deportivas mundiales existe ausencia de fiscalización y control -y lo hemos comprobado recientemente, con los escándalos de corrupción que han salpicado a la FIFA y la UEFA y a sus respectivos presidentes, Joseph Blatter y Michel Platini; la compra de votos para la organización de los próximos campeonatos mundiales de fútbol en Qatar y Rusia; el despilfarro financiero y la represión de las protestas sociales en Brasil como consecuencia de la celebración del pasado mundial de fútbol, al que siguió de forma consecutiva la de las olimpiadas de Río de Janeiro- pero son considerados autónomos, cuando no ajenos, a la política institucional, esto es, la de los parlamentos, se convierten en espacios para la aparición del fascismo social y la legitimación de espacios para acallar voces discordantes e incluso para servir de instrumento de propaganda a regímenes y gobiernos que no dudan en aplastar cualquier intento de disidencia o de protesta.

LA POLÍTICA HACE EXTRAÑOS COMPAÑEROS DE CANCHA

Ya se vivió, en el ámbito del fútbol, en 1978, con el entonces presidente de la FIFA, el brasileño João Havelange -que ganó las elecciones al inglés sir Stanley Rous cuatro años antes, chapado a la antigua y con quien murieron los últimos rastros de amateurismo- y radical transformador del “deporte rey” en un negocio global, con la entrada de los grandes patrocinios (Adidas, Coca-Cola), la celebración de nuevos torneos y nuevos países para la disputa del gran evento, el Mundial, para la obtención de mayores audiencias y mayores ingresos (y al mismo tiempo que el negocio, el lucro personal, el clientelismo y la corrupción -http://www.panenka.org/miradas/el-futbol-de-havelange/-). Havelange no tuvo empacho alguno en pasar por encima de las críticas que sobrevenían por la celebración del campeonato mundial de fútbol de ese año en la Argentina de la dictadura militar -recordemos: 30.000 desaparecidos, miles de bebés robados, torturas, participación en la “operación Condor” conjunta con otras dictaduras del Cono Sur para la desaparición de opositores políticos, “doctrina de choque” económico o fracaso y descrédito final con la guerra de las Malvinas-, bajo la premisa de que “sólo” vendía “un producto llamado fútbol”. Al parecer, por el producto de esa venta -por la que protegió a figuras prominentes de la dictadura argentina, como el jefe del comité organizador del Mundial, el almirante Carlos Lacoste, protegido del teniente y condenado por genocidio Carlos Massera- recibió sobornos en metálico y en especie, como una finca que supuestamente habría sido regalo del jefe de la junta militar Jorge Rafael Videla. Las amistades peligrosas -también fue amigo del ex secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger-y los sobornos no acabarían ahí ya que, según informa el periodista escocés Andrew Jennings, llegó a cobrar cuarenta y cinco millones de dólares en sobornos de la empresa ISL (http://www.clarin.com/deportes/futbol/adios-havelange-inventor-negocio-personal_0_H1Nq5mZc.html). La línea inaugural marcada por Havelange con Argentina , esa diferenciación entre fútbol/deporte y política -para regodeo de autócratas y de gobiernos con graves déficits de respeto a los derechos y libertades públicas- continuó con la celebración de mundiales de fútbol en, por ejemplo, Sudáfrica, que a pesar de ser un régimen democrático convive con numerosas desigualdades, corrupción y falta de respeto por derechos básicos de la población (dos años después de la celebración del Mundial, treinta y cuatro mineros eran ametrallados por la policía en el transcurso de unas protestas en Marikana) y las próximas convocatorias en Rusia y Qatar.

Imagen14.jpg

João Havelange, expresidente de la FIFA.

Mucho antes, en 1934 y 1936, las dictaduras fascistas de Italia y Alemania utilizaron el campeonato mundial de fútbol y los juegos olímpicos de Berlín, respectivamente, para la propaganda de sus respectivos éxitos políticos, como demostración de su cohesión nacional y de la supremacía de sus respectivas “razas” (http://www.rtve.es/television/20160727/noche-tematica-berlin-1936-juegos-nazis/1370660.shtml). Aquí ya se habló en su día del escándalo que supuso la intervención del propio Mussolini ante árbitros o incluso equipos rivales con ánimo de comprarlos o amedrentarlos a través de matones, e incluso a través de la nacionalización exprés de futbolistas argentinos con orígenes italianos para incorporarlos a la “squadra azzura”, con tal de que Italia ganara el Mundial. La prometedora selección española tuvo que sufrir en sus propias carnes -y nunca mejor dicho, pues tras dos partidos, uno de ellos de desempate, el número de bajas españolas “cosidas a patadas” por los futbolistas italianos fue tan númeroso que el seleccionador español, Amadeo García de Salazar, tuvo que alinear casi al completo al equipo de reserva para el segundo partido- el juego brusco y la injusticia arbitral en cuartos, cosa que también ocurrió con la excepcional Austria del Wunderteam en semifinales y con Checoslovaquia en la final (los este-europeos se sintieron tremendamente sorprendidos cuando el árbitro, sueco, hizo el saludo fascista al palco, según se supo con posterioridad a petición de las autoridades italianas). Los jugadores italianos también recibieron presiones y amenazas del Duce para ganar el campeonato, como expresa el argentino nacionalizado Luis Monti, que cuatro años antes había jugado con la selección sudamericana el primer campeonato celebrado en Uruguay (https://es.wikipedia.org/wiki/Copa_Mundial_de_F%C3%BAtbol_de_1934).

Imagen15.jpg

Cartel de la Olimpiada de Berlín 1936.

Lo de la olimpiada hitleriana, más conocido por recientes documentales y la icónica imagen del estadounidense Jesse Owens desafiando las teorías de la supremacía racial aria en la prueba reina de los juegos olímpicos (el atletismo), no deja de tener su tragedia porque los juegos se celebraron con la connivencia de los comités olímpicos internacionales, arrastrados por el comité estadounidense -el más potente por entonces-, para cuyo presidente, Avery Brundage, el boicot propuesto a los “juegos de Hitler” no era más que una “conspiración judeo-comunista”. A los dirigentes nazis no les costó mucho contar a Brundage la milonga de que la Alemania nazi era un país tolerante en el que no se perseguía a los judíos o los opositores políticos y que los juegos serían un ejemplo de eficacia y magnificiencia (como fueron, pero desgraciadamente para mayor gloria del régimen). Sólo España  a raíz del cambio político acontecido en las elecciones de febrero de 1936 -aunque sí había participado en las olimpiadas de invierno, antes de la asunción por el gobierno de izquierda del Frente Popular de sus funciones- y la Unión Soviética decidieron seguir adelante con el boicot, y de hecho, la frustrada Olimpiada Popular de Barelona, patrocinada por el gobierno autónomo de la Generalitat y el de la República española y alternativa antifascista a los juegos berlineses, iba a contar con más atletas participantes que las oficiales. (https://en.wikipedia.org/wiki/1936_Summer_Olympics#Political_aspects, http://www.nodo50.org/esperanto/artik33es.htm y https://quatrebarresblog.wordpress.com/2016/08/21/las-olimpiadas-populares-de-barcelona-en-1936-contra-el-fascismo/).

imagen16

Cartel de la Olimpiada Popular de Barcelona 1936 en el que se anuncian las competiciones de boxeo y lucha.

Pero este escaso respeto por el espíritu olímpico (un inciso: ¿tiene en cuenta el señor presidente de la Liga de Fútbol Profesional Javier Tebas los ideales olímpicos cuando defiende a un jugador de fútbol que ha hecho apología de grupos paramilitares de extrema derecha en cuyo ideario figura la limpieza étnica de su país, Ucrania, de rusos, polacos o rutenos? ¿tienen en cuenta los mandamases del fútbol español a quién han colocado al frente de la LFP y esos ideales del deporte como vehículo de integración y respeto, cuando Tebas ha declarado su fidelidad a los ideales de un movimiento ultraderechista como Fuerza Nueva -fundado por un antiguo jerarca del franquismo como Blas Piñar y de ominoso recuerdo durante la transición por la violencia política ejercida contra la oposición democrática, como pueden dar fe los supervivientes y amigos de los fallecidos en la matanza de Atocha- y ha afirmado que en España hace falta alguien como el exlíder del FN francés, Jean Marie Le Pen) que se vio con la connivencia con Hitler se fue repitiendo después en el mismo seno del COI con la elección de Juan Antonio Samaranch Torelló como presidente del mismo.

Samaranch, de filiación falangista, estrecho amigo del ministro de Exteriores del primer franquismo y conocido germanófilo Ramón Serrano Súñer (a quien los recientes libro y serie televisiva “Lo que escondían sus ojos” ha tratado de blanquear, obviando sus crímenes y presentándolo apenas como uno de los protagonistas de una desventurada historia de amor adúltero en una época de estrictos convencionalismos), hizo carrera en un régimen sobre el que siempre ha mantenido un discurso ambiguo, semejante al del anterior rey español Juan Carlos de Borbón. De su ascensión por los peldaños de la administración franquista de Barcelona y luego como embajador en la URSS se sirvió para negocios privados del estilo de los de Havelange y para alcanzar -paradójicamente, con apoyo soviético- la presidencia de la organización olímpica mundial. Tras su retirada de la organización y su acceso a la presidencia de honor del organismo y la entrega por el rey del título nobiliario de marqués de Samaranch (ambos promovidos por políticos catalanes, en agradecimiento por la celebración de los juegos de 1992 en la Ciudad Condal), se han ido conociendo los escándalos sucesivos -en la zona franca barcelonesa, en La Caixa, en Inmobiliaria Colonial, la connivencia con Javier de la Rosa- en los que Samaranch y su entorno familiar han estado implicados. (http://www.publico.es/actualidad/pasado-franquista-persigue-juan-antonio.html y http://www.nodo50.org/forumperlamemoria/?El-fascista-Juan-Antonio-Samaranch). Samaranch, sin embargo, pudo morir tranquilo: ni fue investigado por sus corruptelas ni la presidencia de honor del COI le fue quitada (tampoco promovida por las autoridades democráticas, ni españolas ni del olimpismo internacional) en aras de su pasada y fructífera colaboración con el fascio, de la que no se retractó.

imagen17

Samaranch en una jura oficial. En segundo plano podemos ver a Francisco Franco y al almirante Carrero Blanco, presidente del gobierno del régimen dictatorial.

Pero no pensemos que el deporte es usado sólo por regímenes dictatoriales y por personajes de siniestro pasado (aunque, como hemos visto, con la necesaria colaboración de los regímenes democráticos) para sus fines. También las democracias liberales han empleado los éxitos deportivos, individuales o colectivos, para hacer propaganda de unos determinados valores, elevar la moral patria o incluso desviar la atención. Durante la “guerra fría”, los enfrentamientos en los Juegos Olímpicos entre las selecciones de baloncesto de los Estados Unidos y la Unión Soviética significaban, en caso de victoria, un espaldarazo para sus respectivos sistemas políticos y  económicos y una oportunidad para la propaganda y la exaltación patriótica, así como lo fue el “milagro sobre hielo” de la selección estadounidense de hockey sobre hielo al vencer a la URSS en Nueva York y colgarse después la medalla de oro en los juegos de invierno de 1980, en un momento en que las relaciones entre ambas potencias atravesaban un mal momento por la intervención soviética en Afganistán (https://es.wikipedia.org/wiki/Milagro_sobre_hielo).

imagen18

La selección francesa de fútbol campeona del mundo en 1998.

Los triunfos futbolísticos de Francia en el Mundial de 1998 y de España en el de 2010 sirvieron, asimismo, para potenciar una conciencia colectiva que, en el caso francés, pasaba por la renovación de la identidad nacional, acogiendo en ella a nuevos ciudadanos con independencia de la procedencia o el origen familiar (muchos jugadores de aquella selección, como Desailly, Karembeu, Thuram, Djorkaeff o Zidane eran hijos de emigrantes procedentes de las antiguas colonias francesas o de otros países), en un momento de ascenso del ultraderechista Frente Nacional y de conflictos en los “arrondisements” parisinos, donde se concentra buena parte de la población inmigrante pobre. En el de España, el campeonato ganado en Sudáfrica valió para ser sacado a relucir por parte de las autoridades como ejemplo de superación y de esfuerzo colectivo, en un momento delicado por la crisis económica e institucional, y para aunar la identidad española frente a los nacionalismos periféricos, en especial el catalán, ante la polémica independentista. Incluso llegó a usarse al equipo como imagen de la llamada “marca España”, la internacionalización de las firmas comerciales y empresas españolas en el extranjero. Sin embargo, ese estudiado idilio no duró mucho: apenas un año después de aquel campeonato, en mayo de 2011 surgía el “movimiento 15-M”, y aquellos jóvenes que habían festejado el triunfo de la selección salían ahora a criticar a las instituciones y a los políticos que habían manejado el mismo en su propio beneficio. En otro campeonato muy anterior, el de Suiza 1954, la inesperada victoria en la final de la República Federal de Alemania frente a la favorita Hungría -que había derrotado a los germano-occidentales por 8-3 en la primera fase- sirvió para que la RFA, destrozada económicamente y con el trauma aún de ser señalada con el dedo por las atrocidades del nazismo, pudiera recomponer su orgullo nacional. “Este milagro, el futbolístico, supuso el pistoletazo de salida para el gran milagro alemán, el económico, que levantó a un país destruido y en ruinas hasta convertirlo en la primera potencia económica de Europa, además de incrementar el espíritu nacionalista y la autoestima en ese país” (Juanvi Savifont, “Fútbol es cultura: El milagro de Berna” 01/10/2013, en https://www.elfutbolesinjusto.com/hemeroteca/el-futbol-es-cultura-el-milagro-de-berna/).

Imagen19.jpg

Fritz Walter (izquierda) y Ferenc Puskas, capitanes de la RFA y Hungría en el saludo protocolario antes del inicio de la final del Mundial de Suiza 1954.

Un milagro económico impulsado un año antes con la condonación por parte de los aliados occidentales de las deudas de guerra de la RFA, en aras de que la parte occidental del país no se viera superada económicamente por la socialista República Democrática Alemana (“Entretanto, del otro lado de la “cortina de hierro”, la República Soviética (URSS), pese al terror de Stalin, o precisamente por su causa, revelaba una pujanza industrial portentosa que transformó en pocas décadas una de las regiones más atrasadas de Europa en una potencia industrial que rivalizaba con el capitalismo occidental y, muy especialmente, con Estados Unidos, el país que emergió de la Segunda Guerra Mundial como el más poderoso del mundo. Esta rivalidad se tradujo en la Guerra Fría, que dominó la política internacional en las siguientes décadas. Fue ella la que determinó el perdón, en 1953, de buena parte de la inmensa deuda de Alemania occidental contraída en las dos guerras que infligió a Europa y que perdió. Era necesario conceder al capitalismo alemán occidental condiciones para rivalizar con el desarrollo de Alemania Oriental, por entonces la república soviética (sic) más desarrollada”. Boaventura de Sousa Santos, “El problema del pasado es no pasar: a cien años de la Revolución rusa”, 03/02/2017, http://blogs.publico.es/espejos-extranos/2017/02/03/el-problema-del-pasado-es-no-pasar-a-cien-anos-de-la-revolucion-rusa/).

Como hemos visto, el deporte y la política han sido compañeros a lo largo de los años en muchas ocasiones. El problema surge cuando el deporte se convierte en la puerta de entrada de otros actores y otras reivindicaciones políticas distintas a las oficiales o institucionales, y de cómo las autoridades manejan entonces el asunto.

EL “CASO ZOZULYA”: UNA RESPUESTA HABITUAL… Y MATICES NUEVOS

El caso de Roman Zozulya ha avivado esa llama en pro de la separación (imposible) entre el fútbol y la política. En el mercado invernal de fichajes de este año, este futbolista ucraniano, internacional con su selección, iba a ser cedido hasta final de temporada del Betis al Rayo Vallecano, militando actualmente en Segunda División y con ciertas dificultades (zona baja de la tabla clasificatoria). Ante la noticia, peñas y grupos de aficionados descubren que Zozulya está relacionado con los medios ultraderechistas de su país y los grupos paramilitares que, en el conflicto que está teniendo lugar en el este del país (región del Donbass, las autoproclamadas repúblicas populares de Lugansk y Donetsk), luchan en apoyo del ejército ucraniano frente a las milicias prorrusas, quienes cuentan con apoyo del gobierno de Moscú. Y todo esto por la propia actividad del jugador en las redes sociales.

Imagen12.jpg

Mensaje de la afición del Rayo Vallecano en protesta por la incorporación de Roman Zozulya a la disciplina del club franjirrojo.

Entre estos grupos armados de ultraderecha se encuentran organizaciones como el batallón Azov (entre los que figuran los ultras de su antiguo club, los Dnepr White Boys del Dnipro, con cuyo emblema ha aparecido posando en fotografías en las redes sociales) o el Pravy Sektor. Los llamamientos de estos grupos no se han limitado a pedir ayuda y estimular el combate contra las fuerzas prorrusas y acabar con la insurrección (cosa que también desea el presidente ucraniano y magnate chocolatero Petro Poroshenko, aunque a través de un acuerdo entre las partes, formando parte del llamado “partido de la paz” frente a sus socios de gobierno como Arsenyi Yatsenihuk o el ultraderechista partido Svoboda, que forman parte del “partido de la guerra” -http://www.lamarea.com/2015/04/04/ucrania-tregua-por-agotamiento-economico/-). Podemos decir sin temor a equivocarnos que el ideario de estos grupos pasan por la eliminación física de todos aquellos que no sean “ucranianos étnicamente puros” -rusos, polacos, judíos, rutenos-, como demuestra su admiración por los ultranacionalistas -aliados de la Alemania nazi y culpables de delitos de lesa humanidad durante la SGM, como el asesinato de miles de polacos, judíos y comunistas- Stepan Bandera (nombrado héroe nacional por el gobierno de Victor Yushenko en 2010, lo que levantó ampollas entre países vecinos como Polonia y Eslovaquia, y que apareció rehabilitado en pancartas y carteles por Kiev durante las protestas del Maidán que hicieron caer al gobierno de Yanukovich en 2014) y su Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN). La masacre de la Casa de los Sindicatos de Odessa, en la que murieron asesinadas 42 personas, o el prender fuego vivo a un partidario de los prorrusos demuestra que su modo de actuación no pasa en absoluto por respetar las convenciones de Ginebra. La presencia de estos grupos de ultraderecha, aunque minoritaria, resulta importante para el gobierno y el ejército de Kiev, por cuanto les dejan hacer, forman una minoría poderosa por estar armados o han sido formados en el seno de grupos políticos que no se declaran de ultraderecha (entrevista al periodista francés Paul Moreira, http://www.lamarea.com/2016/02/13/la-revolucion-de-ucrania-ha-engendrado-un-monstruo-que-va-a-ponerse-en-su-contra/)

La actividad de Roman Zozulya respecto a su apoyo a grupos de extrema derecha en Ucrania ha sido notoria, y ha sido la base para que una amplia mayoría de seguidores franjirrojos (contrariamente a lo difundido por la mayoría de medios de comunicación, al menos en un principio, no ha sido una acción “de acoso” realizada por Bukaneros, los ultras del club del sureste de la capital, sino que la oposición al fichaje ha procedido de amplios sectores de la afición franjirroja y también de otros ámbitos sociales del barrio) se oponga a la incorporación del jugador a la disciplina del equipo. No sólo es que haya aparecido con la mencionada insignia de los ultras del Dnipro o que se haya creado confusión a su llegada a España entre una camiseta que llevaba puesta con el  escudo nacional de Ucrania y que un periodista creyó era el logo del Pravy Sektor. Zozulya ha aparecido en fotos en las que bromeaba con su parecido físico con Stepan Bandera, el ya mentado líder ultraderechista y filonazi ucraniano -¿se imaginan cómo actuarían aquellos que claman por la inocencia y el respeto al jugador si un futbolista, pongamos para más inri vasco, bromeara sobre su parecido físico con Josu Ternera o Santi Potros?-. La fundación Narodna Armiya (Ejército Popular), que crea para recaudar fondos en ayuda a los grupos que combaten a las milicias prorrusas, ha colaborado con los ultras del Dnipro en el reclutamiento de voluntarios para el batallón Azov, y él mismo se ha involucrado en esa tarea apareciendo en videos de apoyo para este grupo, uno de ellos, animando a participar en una manifestación convocada por este grupo contra la “capitulación”. (http://m.ara.cat/opinio/Roman-Zozulya-Vallecas-no-es-lloc-per-a-nazis_0_1734426761.html, http://www.playgroundmag.net/sports/Zozulya-nazi-ucraniano-Vallecas-Rayo_0_1912608725.html, http://www.playgroundmag.net/sports/Zozulya-nazi-hace-video-canal_0_1916808328.html y http://.publico.es/sociedad/1987544/no-habra-nazis-en-el-rayo-vallecano).

imagen10

Roman Zozulya en el video del Batallón Azov, apoyando la manifestación contra la “claudicación” convocada por este grupo paramilitar.

Desde que se conoció el boicot de la afición rayista a la llegada de Zozulya a Vallecas, un sinfín de reacciones contrarias a la postura de los aficionados (que han llegado a ser tachados de analfabetos y “subnormales” por algún comentarista deportivo, como José Joaquín Brotons) y de solidaridad con el jugador comenzaron a surgir, además de la consabida consigna de “no hay que mezclar fútbol y política”. El presidente de la LFP, el mismo ultraderechista que trata de ilustrar a los ciudadanos de España para justificar su apoyo y adhesión a los ideales de Fuerza Nueva diciendo que “la gente no sabe lo que es Fuerza Nueva” (pásmense: ahora no sabemos quiénes fueron los asesinos de Atocha o de Yolanda González) anuncia una querella contra varios miembros de Bukaneros que el día de la llegada de Zozulya para firmar su incorporación al equipo insultaron e increparon al jugador (en cambio, la misma LFP nunca ha presentado querella alguna contra grupos como el Frente Atlético por el asesinato de dos hinchas, uno de la Real Sociedad y otro del Deportivo de la Coruña, cosa más grave que un insulto).

Se ha hablado de manipulación de las pruebas para emitir un juicio sobre la filiación ultraderechista del jugador, cosa absurda por cuanto no es una sino varias las fotos, además de un video, y por si fuera poco todos hemos podido comprobar por las cámaras de TV como el muchacho tenía las pocas luces de recibir obsequios de y dejarse fotografiar con los ultras de extrema derecha del Betis, a su vuelta a Sevilla, “con la que está cayendo”, que dirían nuestras abuelas (http://sareantifaxista.blogspot.com.es/2017/02/ultras-neonazis-recibieron-con.html?m=1).

Imagen11.png

Roman Zozulya, a su llegada a Sevilla tras su frustrada cesión al Rayo Vallecano, fue recibido por los ultras de extrema derecha del club verdiblanco, Supporters Gol Sur, con quienes se fotografió y de quienes recibió una camiseta del grupo.

Se ha hablado (El País y una página web irónicamente llamada Stopfake) de que “la propaganda rusa” ha manipulado convenientemente las pruebas para frustrar el fichaje de un jugador ucraniano con una clara actitud patriótica -al parecer, el único delito del muchacho sería el de amar mucho a su país y donar dinero para sus fuerzas armadas y para los niños afectados por el conflicto, tratando de convertirlo en una suerte de filántropo maltratado por la desinformación del Kremlin- por un equipo dominado por la extrema izquierda y el rojerío más rancio y criptocomunista. ¡Cómo si los servicios de inteligencia o las agencias de prensa o quién quiera que sea de Rusia no tuvieran otra cosa que hacer que meterse en el mercado de fichajes del fútbol de España! Y justo ahora, no cuando el jugador se incorporó a la disciplina del Betis.

Se ha hablado de que no entendemos la situación de Ucrania y por lo tanto cualquier opinión emitida al respecto estará contaminada por juicios de valor que no pueden aplicarse al contexto político y al enfrentamiento bélico que está teniendo lugar en el este del país. Por supuesto, ni Ucrania ni el Donbass ni Rusia son en este sentido un dechado de virtudes, ni creo que puedan alzarse como antiguas luchas del pasado que levantaron pasiones y solidaridad internacionales (la República Española -aunque algunos militantes españoles hayan acudido al Donbass tratando de rescatar la bandera del internacionalismo antifascista de las Brigadas Internacionales-, el Congo de Lumumba, el Chile de Allende o la Nicaragua sandinista). Pero aun con esta compleja realidad y la adhesión que pueda despertar en Occidente la causa de Ucrania, sea por amistad hacia Kiev, enemistad hacia Moscú o el mantenimiento de las fronteras e integridad de los estados (y depende, pues ya hemos visto que sí se ha reconocido la independencia unilateral de Kosovo), no es de recibo que desde los aliados europeos se haga la vista gorda sobre esa ultraderecha en la que se apoyan los amigos de Kiev (¿acaso está aislada Ucrania, sin aliados externos como la Unión Europea?, ¿sus amigos de las democracias occidentales de la OTAN no pueden -es un suponer- intervenir en su favor y ha de depender de fascistas y neonazis? Aquí nos encontramos con dos contradicciones, como revela el periodista Paul Moreira: la primera es que tras la revolución del Maidan el gobierno salido de la misma, que se suponía democrático -al menos más que Yanukovich-, pro-europeo y pro-occidental, no da en la realidad esa impresión, sino que convive con la ultraderecha en su gabinete y en influyentes círculos sociales y militares; y dos, a la UE y la OTAN no les importa en absoluto, mantiene su alianza con Ucrania escurriendo el bulto, sin exigir cuentas a Kiev y achacando cualquier información sobre el asunto a intoxicaciones moscovitas). Ni que como ciudadanos tengamos que tolerar lo que hacen o dejan de hacer nuestros gobiernos, cuando se trata de injusticias, y relativizar el fascismo -que debemos recordar, en España y en Europa fue el causante de una guerra con centenares de miles y millones de muertos respectivamente, además de una política de genocidio y un intolerable ideario de razas superiores e inferiores y de expansión territorial- cuando quien se sirve de él es un país amigo. Además, puede que hoy sea Rusia o los prorrusos los que se vean derrotados, cosa que celebraremos, pero mañana pueden ser otros grupos étnicos y otros países (http://cronicashungaras.blogspot.com.es/2010/01/asi-se-hacen-los-heroes-sobre.html?m=1) y quizá nos arrepintamos de ese apoyo y de esa compunción por gente como Roman Zozulya.

Imagen13.jpg

Ante la polémica y la identificación de la protesta con el sector más radical de la afición franjirroja, el grupo Bukaneros, peñas del Rayo y colectivos sociales de los distritos de Puente y Villa de Vallecas se vieron obligados a difundir un segundo comunicado para aclarar que el rechazo a Zozulya era mucho más amplio de lo que se había difundido en los medios.

Otros argumentos -que si no han circulado por los medios, sí lo han hecho por las redes sociales- han sido más disparatados aún, y han consistido en la presentación de Zozulya y de la causa de los ultraderechistas ucranianos en una suerte de combate entre fascistas y comunistas ante el que la mejor muestra sería la de permanecer neutral. De ese modo, no hay motivo para darle la razón a Bukaneros (nuevamente, se entra en el juego de reducir y minusvalorar la protesta de la afición rayista circunscribiéndola de forma falsa a la de este grupo) si, como ya sabemos, “fascismo y comunismo son igual de repugnantes”, etc. Partiendo de la base de que Rusia y los prorrusos del Donbass no son comunistas (aunque busquen una conexión con algunos aspectos de la época de la URSS en aras de conectar con un pasado tenido por glorioso y con formas de vida y de sociedad que juzgan oportunas de recobrar), poner al mismo rasero fascismo y comunismo no es de recibo. Ya me ocupé de ello en un artículo en este mismo blog (ver artículo “De dictaduras”), en el que trataba de señalar cuán diferentes eran los aspectos teóricos en los que se apoyaban los regímenes fascistas y de “socialismo real”, aunque no fueran tan diferentes en sus aspectos prácticos, así como en la evolución que mostraron muchos comunistas del Este de Europa en favor del socialismo democrático (por no referir la evolución de los comunistas de Occidente hacia el eurocomunismo), mientras que encontrar no ya una persona que lo defendiera, sino el concepto mismo de “fascismo democrático” es poco menos que una contradicción. El pensador católico progresista francés Emmanuel Mounier -que se puede considerar antecesor del espíritu que alumbró la Teología de la Liberación en la segunda mitad del siglo XX- afirmaba a este respecto que “el universalismo marxista, sean cuales sean sus ardides y mentiras, tiene al menos en origen un valor distinto al particularismo y racismo fascistas” (http://m.deia.com/2016/05/31/opinion/tribuna-abierta/eskerrik-asko-emmanuel-mounier). Según señala José Manuel Bujanda en ese artículo, “Emmanuel Mounier era creyente, honesto y coherente […] comprometido con lo social y abierto a espacios de entendimiento con un socialismo con el que discrepaba pero que a la vez respetaba profundamente…” Esa capacidad para discernir entre fascismo y comunismo es la que al parecer está hoy ausente entre nuestros opinadores. Y recordemos que Mounier vivía en la época de las purgas de Stalin y del pacto Molotov-Ribentropp, así que no era ignorante respecto de los horrores de que eran capaces quienes decían actuar en nombre del comunismo y la revolución.

Sorprenden los déficit de nuestra democracia -la española y la occidental en general- al ver que sea capaz de mostrar una sorprendente contundencia y rapidez de actuación ante la amenaza del terrorismo yihadista, pero observe tanta permisividad en el caso del fascismo (salvo en el caso de Alemania, por el trauma que le supuso ser el país donde surgió la doctrina nazi, y aún así existen casos en el propio país germano de pasada impunidad con criminales nazis, en la época de la pequeña República Federal, cuando estos formaron parte de la administración, el ejército o los servicios de inteligencia del país).
Así, a raíz de lo ocurrido con Zozulya, debemos recordar que en España nadie se ha preguntado por la seguridad de la familia y la posibilidad de que sean insultados o vejados los familiares de un detenido por pertenecer a células terroristas, intentar captar adeptos para el ISIS, por enaltecimiento del terrorismo o humillación a las víctimas, ni tampoco hayan surgido voces que clamen por proteger el derecho al trabajo de los detenidos o encausados por este motivo (y todos recordamos casos de humillación a las víctimas que han sido de lo más estrambóticos, por decirlo suavemente, como el hecho de que una joven tuitera pueda pasar por la cárcel y padecer años de inhabilitación por contar unos chistes que se vienen haciendo “desde el año de Maricastaña” sobre la muerte en atentado del presidente del gobierno de la dictadura franquista, Luis Carrero Blanco, y pese a que la propia hija del fallecido ha quitado hierro al asunto). Sin embargo, en el caso de Roman Zozulya, todo han sido consideraciones por parte de la Liga de Fútbol Profesional, la Asociación de Futbolistas Españoles, los medios de comunicación de mayor difusión y hasta la política, con el ministro del Interior Juan Ignacio Zoido saliendo a la palestra para defender al jugador frente a lo que todos ellos han calificado como una “campaña de acoso” (cuando lo más cercano a un acoso ha sido un grupo de hinchas llamándole “fascista” e “hijo de puta” con firmeza pero sin actitud violenta y una pancarta en la Ciudad Deportiva del Rayo el día en que acudía para firmar su contrato; hay árbitros de categorías inferiores que podrían hablar de lo que es acoso, sentir miedo de verdad o una agresión en toda regla sin que el mundo del fútbol y del periodismo deportivo les haya prestado ni la décima parte de atención que la prestada al “caso Zozulya”- ejemplo: https://.eldiario.es/norte/euskadi/Quiero-arbitra-dejan_0_607890148.amp.html). Incluso la alcaldesa de Madrid, la otrora progresista Manuela Carmena, ha llegado a declarar que la protesta sólo es de un grupo y no del conjunto de los aficionados (… y dale la burra al trigo), mostrando como tantos otros su desconocimiento absoluto sobre el tema, y que son los tribunales y no “la masa” o una minoría la que ha de decidir sobre el comportamiento del futbolista. Sorprende que se refiera hoy de ese modo despectivo a “la masa”, pues fue ese impulso de “la masa” madrileña la que le dio el bastón de mando del ayuntamiento. Sus propios compañeros de Ganemos Madrid en el equipo de gobierno se han encargado de recordarle la incoherencia de sus palabras con respecto al “caso Zozulya”, pues pocos días antes el ayuntamiento se negó a personarse en la querella argentina contra el franquismo, al contrario de lo que han hecho Barcelona, Zaragoza o Pamplona: “Para nuestra querida alcaldesa los crímenes contra el franquismo no deben resolverse en los tribunales, el nazismo, sí” (http://www.eldiario.es/madrid/Carmena-alguien-condenar-Zozulya-tribunales_0_612789035.html).

Ni que decir tiene que también lo han hecho sus compañeros del Betis, con mensajes a través de los micrófonos y en camisetas que rezaban “todos somos Zozulya”. Ninguno de ellos tuvo la genial idea, como explica Carlos Hernández en eldiario.es (http://www.eldiario.es/zonacritica/futbol-apolitico-neonazis-machistas_6_610398971.html), de mostrar su solidaridad con la novia de su compañero Rubén Castro, agredida por este, ni condenar los gritos de sus ultras de extrema derecha del equipo, los Supporters Gol Sur, que aplaudieron la agresión machista y llamaron puta a la mujer. Tampoco hubo querella criminal de Tebas contra el grupo, se ve que por la poca consideración que el presidente de la Liga tiene hacia el cuerpo femenino (sus lamentables declaraciones recogidas por “Sport” haciendo gala de su fe ultraderechista en las que se pronuncia contra el aborto y la voluntad de la madre así lo demuestran). El periodista ponía además el dedo en la llaga sobre la hipocresía que supone afirmar cuándo el fútbol ha de ser política y cuándo no según la conveniencia de las propias autoridades e instituciones, cuya presencia en los palcos de los estadios y el conflicto de intereses entre éstas y los empresarios que son propietarios de los clubes (escándalo del ático de Marbella de Ignacio González, ex presidente de la Comunidad de Madrid, y la implicación en él de Enrique Cerezo, presidente del Atlético; contratos de obra pública y constructores como Florentino Pérez, dueño de ACS y presidente del Real Madrid CF…): “Cualquier futbolista, faltaría más, puede pensar lo que le venga en gana; otra cosa bien diferente es que utilice la fama que le ha brindado este deporte para difundir ideales contrarios a la libertad, la tolerancia y los derechos humanos. Si el fútbol sólo fuera fútbol, como dicen los que defienden a Zozulya, no tendría sentido la prohibición de exhibir en los estadios símbolos fascistas; si sólo es un deporte, ¿por qué se ha adoptado en todas las competiciones el lema “Respeto, no al racismo”?; si hay que alejar este espectáculo de la política, ¿por qué se recurre a subvenciones municipales para salvar equipos en ruina, a “papá Estado” para crear espacios de privilegio fiscal y a La Roja como referencia de la Marca España?”

Así, nos encontramos con una situación en la que recaudar fondos para material para batallones fascistas, fotografiarse junto a miembros de los mismos y grabar vídeos para captar adeptos para los mismos, hacerse unas risas junto a retratos de líderes colaboracionistas del III Reich sale no ya gratis, sino que despierta una ola de solidaridad si alguien osa decir que eres precisamente lo que pareces, un fascista que hace apología del propio fascismo. Cosa bien distinta, por un incomprensible arte de birlibirloque, que fotografiarse y grabarse en un video haciendo campaña para reclutar voluntarios para la yihad o recoger firmas para pedir el acercamiento de presos de ETA a las cárceles del País Vasco y Navarra -que si bien no es delito, si puede hacer que te caiga la del pulpo en los medios de comunicación de la derecha, como le pasó a un ex rayista precisamente, Mikel Labaka, aunque pidiera exactamente lo mismo que la viuda de un concejal asesinado por ETA-. Y al parecer también es distinto, sea social y/o penalmente, que tuitear un chiste de Carrero Blanco de los que contaban nuestros padres en la barra de un bar -parecidos a uno que se escucha sobre Honecker en una película galardonada con el Oscar sobre el espionaje de la RDA a los ciudadanos considerados desleales-, manifestarse contra los despidos masivos de la factoría de Airbus en Getafe o ir a combatir al Estado Islámico junto a las milicias kurdas en el noreste de Siria. Es necesario acabar con esa situación y recobrar el espíritu antifascista de la democracia, librandonos de ese lastre que es la equidistancia entre fascistas y antifascistas y el funambulismo verbal con el que nuestros políticos y medios juegan para criminalizar toda la protesta contra la extrema derecha y lo que se salga del juego político, que además (y en España lo comprobamos continuamente) acaba por beneficiar a las fuerzas ultraderechistas (sobre la naturaleza antifascista de la democracia, léase “Democracia y antifascismo” del profesor Andrea Greppi, en Rafael Escudero y José Antonio Martín Pallin(eds.), “Derecho y memoria histórica”, Madrid, Trotta, 2008).

FÚTBOL Y ANTIFASCISMO: UNA ALIANZA NECESARIA

imagen5

“Solidaridad con los aficionados antifascistas de Europa del Este”. “Tifo” realizado por los Schikeria del Bayern Múnich.

Esta actitud de connivencia con el fascismo (y que ha servido para que partidos de ultraderecha ganasen espacio en toda Europa mediante un discurso basado en la explotación del miedo al extranjero y al diferente, hacer recaer en ellos el mito falso de la culpabilidad de la crisis y en que son los mayores receptores sin merecerlo de las ayudas sociales y servicios del Estado de Bienestar -causando el consabido recorte de las prestaciones- y en la limitación o directamente supresión de la democracia para corregir el desorden actual) recuerda la actitud imprudente de contemporización que mantuvieron las democracias occidentales en la etapa de entreguerras. Con motivo de la Eurocopa de Francia del pasado año, fueron varios los grupos de hinchas -tanto de selecciones como de clubes- que denunciaron en un comunicado la actitud cómplice de los clubes con los grupos ultras neonazis, y todo ello en medio de la polémica sobre expulsiones de selecciones y de medidas contundentes contra los seguidores que entonces causaron diversos altercados en varias ciudades del país. Según denuncian, a los clubes de les da muy bien ocultar a la UEFA (o a la asociación europea del fútbol muy mal detectar) la actitud connivente con los aficionados de extrema derecha en la competición doméstica, frente a las sanciones que van en perjuicio de todos los aficionados del club y la posibilidad de denunciar las actitudes y la violencia racista que pueda producirse en el estadio por parte del resto de aficionados. Así, denuncian que ha pasado lo siguiente:

“En particular los clubes “sospechosos habituales”, razón por la que en principio se endurecieron las reglas, han reaccionado de tres maneras principalmente:

  1. Culpar al mensajero (el vigilante de antirracismo que denuncia el incidente o los grupos de aficionados dentro del estadio activos contra el racismo) o a UEFA, conduciendo cazas de brujas públicas contra ellos mientras siguen sin reconocer el problema real. Empoderando a los racistas que causan el incidente que se unen encantados a la cacería.
  2. Muchos han intentado llegar a acuerdos secretos con los aficionados (racistas) para que “se estén quietos” en partidos europeos a cambio de incrementar sus privilegios en la competición liguera. Empoderando a los racistas que se aproximan al club mientras el resto de aficionados son marginados cada vez más.
  3. El club reubica a los aficionados en otras partes del estadio y prepara algunas actividades contra el racismo de cara a la galería vendiéndolas en público como iniciativa de los aficionados. Los racistas siguen dentro del estadio realizando actos racistas, solo que en un lugar diferente, mientras que los aficionados no racistas o antirracistas no se sienten seguros ni empoderados para iniciar sus propias actividades.

Y afirman que “creemos que la responsabilidad social del fútbol en esta importante área y la más importante aun de las entidades que gobiernan nuestro deporte, deberían ir más allá de proveer imágenes artificialmente aceptables o superficiales para la televisión o el público en general sino que deberían hacer una aportación sostenible para erradicar el problema de la discriminación en nuestro deporte directamente a nivel de los clubes” (http://ctxt.es/es/20160217/Deportes/4311/). El comunicado está firmado por más de cien entidades europeas de hinchas antirracistas, anithomófobos -muchos de ellos son grupos de aficionados LGTB- y contra otras formas de discriminación por motivos de raza, género, orientación sexual… agrupadas en la iniciativa Football Supporters Europe (el listado puede verse en el enlace).

Por este motivo, el caso de Zozulya nos recuerda que las protestas no sólo antifascistas y antirracistas sino las reivindicaciones sociales están presentes en las gradas -también lo han estado en el terreno de juego- en muchos puntos de Europa y del mundo. Es un espacio que, a pesar de que -como nos recordaba el profesor Santos al comienzo- quiera hacerse pasar como “no político”, el choque entre la popularización y democratización alcanzada por el fútbol desde el primer tercio del siglo XX y su mediatización por sectores no sólo de la política institucional para sus intereses, sino también por sectores poderosos económica y socialmente (la entrada de millonarios globales, fondos de inversión, etc. en la propiedad de equipos convertidos en empresas) para fines de lucro o especulativos, ajenos a los valores de identidad y de comunidad que se suelen asociar a un club (y al barrio, pueblo o ciudad en que se inscribe el mismo) ha causado este tipo de protestas y el surgimiento del mensaje “No hay que mezclar el fútbol -y por extensión el deporte- con la política”. En un contexto como el actual, en el que las voces contra los refugiados, el Islam, los homosexuales, los migrantes se hacen oír cada vez con más fuerza al calor de la “guerra eterna contra el terror” y la crisis del capitalismo, haciendo responsable al pobre de fuera y no al rico global de la misma, el antifascismo tiene que ganar espacio, en las instituciones y en la sociedad. Y el fútbol tiene que participar de esa conquista de espacio.

imagen6

Homenaje realizado por los aficionados del FC Red Star a su antiguo jugador Rino Della Negra, miembro de la Resistencia durante la ocupación nazi.

Esa intención de encerrar el deporte en una burbuja aséptica es en cierto modo reciente. La historia está llena de casos de equipos, de jugadores y de aficiones que se han identificado con el antifascismo, la democracia o la lucha popular contra las injusticias y la tiranía. Si en otros ámbitos deportivos ha pasado a la historia el caso del boxeador Mohammed Alí negándose a combatir en Vietnam y siendo un referente de la lucha por los derechos civiles de los negros en Estados Unidos, la protesta llevada a cabo por los atletas estadounidenses Tommi Smith y John Carlos en los juegos de México 1968 con el puño cerrado con un guante negro (símbolo del poder negro) en el podio o el eco que supuso la huida de la gimnasta Nadia Comaneci de Rumanía en los últimos estertores de la dictadura de Ceaucescu, el fútbol no ha sido una excepción, tanto con personas anónimas como con personalidades relevantes. En España, el Júpiter -el llamado “equipo de los anarquistas” barceloneses- y el Martinenc, dos históricos del fútbol catalán, formaron parte junto con otras entidades sociales y deportivas, del Comité Catalán pro Deporte Popular (CCEP, por sus siglas en catalán), que se encargará de llevar adelante la Olimpiada Popular de 1936, y clubes como el propio Júpiter, el Levante FC, el Unión Sporting de Vigo, el Madrid FC o el FC Barcelona fueron identificados antes de la dictadura franquista con los ideales republicanos o nacionalistas de sus respectivas nacionalidades, motivo por el cual sufrieron diferentes grados de represión tras la victoria sublevada en 1939, desde la fusión con clubes más adictos a la causa (caso del Levante) hasta una depuración general de sus directivas o acuerdos de filiación (el Júpiter pasó a ser filial del Espanyol, enemigo ideológico y de clase) y hasta intentos de cambio de nombre de la entidad (caso del Barcelona, existiendo un intento de llamarlo España).

Imagen7.jpg

El FC Sankt Pauli de Hamburgo es uno de los clubes más identificados con las causas de izquierda en el mundo.

Fuera de nuestras fronteras, hay que destacar los casos del Corinthians brasileño, donde militó el famoso Sócrates (conocido por su doctorado en Filosofía y su militancia izquierdista), bastión futbolístico contra la dictadura militar brasileña y cuya hinchada mantiene el mismo nivel reivindicativo de antaño contra las injusticias sociales (http://www.panenka.org/miradas/corinthians-siempre-corinthians/); el Red Star parisino, club de la barriada de Saint Ouen identificado fuertemente con el antifascismo, el multiculturalismo y la izquierda (fundado por el viejo presidente de la FIFA Jules Rimet, como un intento de popularizar el fútbol, y que vivió su época dorada en los años veinte y treinta del pasado siglo, el “Etoile Rouge” es el equipo del presidente socialista François Hollande y su fiel y combativa hinchada rinde homenaje a dos héroes de la Resistencia muertos a manos de los nazis: el doctor Jean-Claude Bauer -que da nombre al estadio del club- y Rino Della Negra, futbolista del equipo en los años treinta, hijo de italianos exiliados del régimen de Mussolini – https://www.elfutbolesinjusto.com/reportajes/red-star-el-viejo-comunismo-vuelve-al-futbol-moderno/) o el FC Sankt Pauli alemán, qué, ubicado en un barrio alternativo y contracultural de la ciudad de Hamburgo, tiene una larga trayectoria de militancia, a nivel de club y de afición, en causas progresistas: contra el racismo, el nazismo , la homofobia, el sexismo, en pro de los refugiados o contra la mercantilización del fútbol. Esa imagen de club combativo e incluso marginal (no es raro ver entre sus fans o incluso en tiempos entre sus jugadores gente de estética punk o ska) le ha hecho ser, pese a que ha militado la mayor parte del tiempo en categorías inferiores del fútbol alemán, uno de los equipos más populares internacionalmente, con fans incluso en Sudamérica (http://highbury.es/2016/st-pauli-la-vida-pirata-la-vida-mejor).

Imagen4.jpg

Protesta con banderas palestinas de la hinchada del Celtic FC en un partido de Champions contra el Hapoel Ber Sheeva israelí.

Tanto equipos (aunque un poco a remolque) como hinchas han tomado conciencia en tiempos recientes de la importancia de movilizarse en favor de causas sociales contra la discriminación, la xenofobia, el racismo, la homofobia y otras iniciativas como contra la islamofobia, el rechazo de la inmigración o las luchas de colectivos vecinales, de trabajadores o internacionales, lo cual no siempre ha sido del gusto de las autoridades políticas y deportivas, dado que en ciertos casos se sale de la línea habitual propugnada por la asociaciones continentales o la FIFA. A comienzos de la presente temporada futbolística, hinchas del Celtic FC escocés, mostraron en un partido de la ronda previa de la Liga de Campeones en su estadio frente a los israelíes del Hapoel Ber Sheeva  banderas de Palestina en protesta por la ocupación y la política del gobierno de Israel hacia los territorios y la población palestinos, y han promovido una recogida de firmas solicitando al cantante Rod Stewart, conocido fan del equipo, cancelar sus conciertos por el país. Sobre el Celtic ha sobrevolado, por este motivo, la sombra de la sanción al club. Más reciente aún es el apoyo mostrado por la plantilla del Algeciras CF, de la Tercera División española, a los estibadores del puerto de la localidad, en conflicto con el gobierno de España -del Partido Popular (derecha)- por la aplicación de las normativas de la UE en materia de liberalización del sector, siguiendo la estela de Robbie Fowler y Steve McManaman, en sus tiempos de jugadores del Liverpool, mostrando su apoyo con camisetas a los trabajadores portuarios de la ciudad inglesa, motivo por el que fueron reprendidos por la organización europea del fútbol. El propio Rayo Vallecano (de ahí la incoherencia de su presidente a la hora de fichar a Roman Zozulya como una decisión unilateral) y su grupo Bukaneros se ha destacado por la protesta y la reivindicación: contra los horarios del fútbol, ya incluso en su anterior militancia en Segunda y Primera División -motivo por el que Bukaneros llegó a estar una primera vuelta entera en “huelga de animación”-, contra el deshaucio de una anciana vecina del distrito, a favor de los derechos del colectivo LGTBI -en su segunda equipación, la franja roja se convierte en una franja arcoiris- o con la organización por parte de Bukaneros de las jornadas contra el racismo, en las que llegó a participar el fallecido y carismático exguardameta del equipo y de la selección de Nigeria Wilfred Agbonavare, y su participación en el Mondiali Antirrazisti de Italia, donde participan hinchadas de diversos países de Europa y del mundo (http://www.mondialiantirazzisti.org/new/).

rayo

“Tifo” de Bukaneros en solidaridad con la vecina de Vallecas deshauciada y a quien el club ayudó ante su situación.

A raíz precisamente de esa mala reputación que se quiere promover de la protesta “políticamente incorrecta” y de los mensajes genéricos que patrocina la UEFA, y que como denuncia Respect Fans! se quedan en agua de borrajas a la hora de desterrar de las gradas a los ultras de extrema derecha, uno de los ejemplos más rocambolescos de censura y represión de la misma nos lo encontramos en Turquía. La subida al poder del Recep Tayyip Erdogan y su partido, el AKP, ha traído consigo -especialmente desde el golpe de estado fallido de junio de 2016- una oleada de represión sobre los movimientos opositores, especialmente aquellos identificados con las minorías nacionales existentes en la República, como los kurdos o los armenios, cuya existencia no ha sido precisamente tranquila en el moderno estado turco. Çarşı (que en turco significa bazar), el grupo de fanáticos del popular (en las dos vertientes del término, dado que también es el club de las clases trabajadoras) club de fútbol estambuliota del Beşiktaş, han llegado ha ser incluidos en la lista negra de enemigos del estado, acusados de terrorismo y conspiración contra el régimen.

El motivo fue el especial protagonismo del grupo en las protestas que en mayo de 2013 tuvieron lugar en la antigua capital otomana por la construcción por parte de las autoridades turcas, en el emblemático parque Gezi, de una réplica de un cuartel de la época del imperio. Buena parte de la población de la ciudad se echó a la calle a protestar por tal barbaridad, que no sólo significaba la desaparición de este espacio verde sino que figuraba en la estrategia de los islamistas del AKP de entroncar a la moderna Turquía, fundada por Atatürk sobre los pilares del republicanismo, la occidentalización y el laicismo (bien que con altas dosis de autoritarismo que se han ido repitiendo con el paso del tiempo en las numerosas cortapisas a la democracia y las intervenciones militares en la política nacional), con el pasado imperial, en el que la religión y la expansión territorial eran parte de una gloria que muchos -y no sólo en el AKP- tienen aún en mente, en una suerte de ideal de la “Gran Turquía”.

El final de las protestas -que causaron 8 muertos y 8000 heridos- conllevó la búsqueda de chivos expiatorios por el ultraje de haber triunfado, y Çarşı ofrecía una oportunidad de oro para ello. Su carácter izquierdista (en sus banderas pueden verse desde a Atatürk al Che Guevara, pasando por el anarquismo), su vinculación con causas sociales diversas como el veganismo, la distribución de ayuda a los desfavorecidos, el apoyo a las minorías kurda o armenia (“cuando hay una injusticia, estamos siempre del lado de quien la sufre: armenios, kurdos, animalistas, LGBTI, feministas…”, declara Cem Yakışkan, fundador y líder del grupo) y el hecho de que ya en el pasado hubieran participado en protestas contra obras de carácter megalómano, como la de una presa en Hasankeyf que causaría la destrucción de una ciudad antigua. Las protestas, que por una vez y sin que sirva de precedente fueron capaces de unir a los hinchas de los tres principales equipos de Estambul – Beşiktaş, Galatasaray y Fenerbahçe- han llevado a la acusación por “intento de golpe de Estado” a los hinchas del primero (con peticiones de penas que iban de los 3 años de cárcel a la cadena perpetua), acusación calificada como “farsa ridícula” por Amnistía Internacional, que denuncia la arbitrariedad y brutalidad del sistema penal turco (un miembro de la OTAN y fiel aliado de Occidente). Yakışkan afirma que “Nosotros nos reíamos de la situación porque no podíamos llorar. El juez me dijo, ‘estás aquí por intento de golpe de Estado’. Yo le respondí que si tuviéramos tanto poder como para hacer un golpe de Estado, lo habríamos usado para hacer campeón al Beşiktaş”. Al final, aunque los 35 de Çarşı fueron absueltos, la sentencia fue recurrida en el Tribunal Supremo (https://sports.vice.com/es/article/carsi-grupo-hinchas-anarquistas-gobierno-turquia-acusa-).

imagen1

Hinchas de los tres principales clubes de Estambul, unidos durante las protestas en el parque Gezi.

Quizá sea Alemania el país que más se ha destacado, a nivel federativo, de clubes y de hinchadas por la erradicación del simbolismo y los comportamientos neonazis. La importancia de este hecho radica no sólo por su historia pasada, sino porque en el presente, el auge de la extrema derecha xenófoba, con movimientos como Pegida (Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente) y el partido AfD (Alternative für Deutschland, Alternativa para Alemania), movimientos ciudadanos y sociales como los que se expresan a través del deporte y de los grupos de animación en las gradas germanas son esenciales para erradicar una preocupante tendencia al alza, no sólo en el Este -la zona de la ex RDA se convirtió tras la reunificación en un “semillero de fascistas”, como han expresado algunos comentaristas-sino también en el Oeste. Y, sin embargo, tanto en el Este como en el Oeste el movimiento antirracista y antineonazi está en marcha. La simbiosis entre las iniciativas de las hinchadas y las de las instituciones se ve acentuada porque en el país teutón los clubes, además, se rigen a través de un modelo distinto al de otros países del continente como España, Portugal o Reino Unido, donde el modelo de negocio capitalista (magnates, fondos de inversión, sociedades anónimas deportivas) es el que triunfa. “Los clubes del fútbol alemán tradicionalmente han pertenecido a sus socios, quienes poseen la mayoría de las acciones en el ente que controla el equipo. La excepción más conocida hasta ahora había sido la del Wolfsburgo, que pertenece a la fabricante de automóviles Volskwagen, pero en este caso se hace referencia a un club que nació impulsado por los trabajadores de la compañía antes de la Segunda Guerra Mundial” (“Enemigos del fútbol”, cómo el RB Leipzig se convirtió en el club más odiado de Alemania-http://www.bbc.com/mundo/deportes-38894503).

Imagen3.jpg

“Bella Unión sin nazis”. Pancarta del 1.FC Union en su estadio del distrito berlinés de Köpenick.

Clubes como el Rott-Weiss Essen (http://www.media-sportservice.de/2016/11/23/rot-weiss-essen-zehn-jahre-kick-racism-out/), el Arminia Bielefeld (http://www.arminia-ist-mehr.de/projekte/courage/), el Borussia Dortmund, el Dynamo Dresde o el Unión Berlín (https://www.facebook.com/SEoN.FCU/) han desarrollado en su propio seno proyectos para instruir a fans, especialmente de las nuevas generaciones, y futbolistas de la cantera en los valores de integración y respeto. Algunos de ellos cuentan con agrupaciones de fans homosexuales, como los Monaco Queers del Bayern Múnich, los Blaue Bengels del Arminia, los Rainbow Borussen del Dortmund, o asimismo integradas en la iniciativa antirracista europea Respect Fans, como los Eiserner VIRUS del Unión Berlín o los Navajos del Colonia. Y algunas de sus iniciativas han sido de lo más variopintas e imaginativas, no sólo a nivel de conferencias o actividades deportivas integradoras. Entre ellas destaca la formación del club de refugiados FC Lampedusa en Hamburgo, patrocinado por el FC Sankt Pauli; la presentación de una iniciativa por parte del Borussia Dortmund, “Kein bier für rassisten”, para no servir alcohol en los bares de la ciudad a quienes mantengan actitudes xenófobas y discriminatorias (http://www.bvb.de/News/Uebersicht/Kein-Bier-fuer-Rassisten); o la impresión de una equipación oficial del Dynamo Dresde (ciudad en la que además hay que situar las mayores manifestaciones de los xenófobos de Pegida) con el lema “Love Dynamo, hate racism”.

Imagen8.jpg

Hinchas del Werder Bremen muestran su apoyo a los refugiados en las gradas del estadio de la ciudad hanseática.

Hinchadas de Alemania, además, como las del Werder Bremen, Carl Zeiss Jena, Babelsberg 03, Borussia Dortmund o Bayern Múnich, han mostrado en sus graderíos pancartas de apoyo a la acogida de refugiados (http://www.netz-gegen-nazis.de/beitrag/refugees-are-welcome-here-fussball-verbindet-10456), siguiendo con su línea habitual de compromiso social o en algunos casos, como en Jena (localizada en Turingia) o en Potsdam (Brandenburgo, localidad donde radica el “espartaquista” Babelsberg 03, conocido como el Sankt Pauli del Este), ambas en el territorio de la antigua RDA), exponiéndose al rechazo por parte de los fuertes movimientos neonazis locales.

Imagen2.jpg

La Südkurve del FC Carl Zeiss Jena con una pancarta en apoyo a los refugiados en su estadio, el Ernst Abbe Sportfeld.

Imagen20.jpg

Jugadores del Dynamo Dresde posan con la camiseta sacada por el club con el lema “Ama al Dynamo, odia el racismo”.

CONCLUSIÓN: ¿GOL EN EL CAMPO, PAZ EN LA TIERRA?

Es cierto que muchas veces los grupos ultras de fútbol de ideología izquierdista y antifascista no tienen un comportamiento muy ejemplar a la hora de defender sus causas, y que han causado en muchas ocasiones escenas que a nadie gusta ver cuando acude a un estadio de fútbol ni en él ni en los aledaños del mismo. Muchas veces se han presenciado peleas multitudinarias y altercados con grupos rivales no necesariamente de equipos con los que se mantenga una gran rivalidad deportiva, sino precisamente por estar en las antípodas ideológicas, o con grupos políticos como en España el Hogar Social -conocido por su recogida y distribución de alimentos única y exclusivamente a los naturales del país-. Pero al mismo tiempo tenemos que pensar que esa lucha no puede ser únicamente realizada por un grupo de personas agrupadas en torno a una bandera ideológica, la pertenencia a un barrio o ciudad con una idiosincrasia y valores particulares y/o los colores de un club de un club deportivo, mientras el resto se cruza de brazos, limitándose a mover la cabeza con gesto de reprobación y a repetir consignas manidas y falsarias como “todas las ideologías son respetables” (falso: como dijo el profesor Reig Tapia, todas las personas son respetables, nadie puede acabar con su vida, atribuirse un fuero sobre ellas, etc. pero NO todas las ideologías son respetables: por esa regla de tres, se podría legalizar un partido o una organización que propusiera la corrupción de menores o el canibalismo), “ésas no son formas” (lo sabemos, pero ¿qué hacer cuando el resto de la sociedad y los poderes públicos consienten la presencia pública y la impunidad de quienes hacen apología de la dictadura, la intolerancia, la xenofobia, la homofobia, las formas más diversas de discriminación, como la Fundación Nacional Francisco Franco, HazteOír, Pegida, Alternative für Deutschland, Lega Norte, el Front Nationelle, Amanecer Dorado, etc.?, ¿qué mayor violencia, por invisible y blanda que sea, que la que expresaba Almeida Garrett y repetía José Saramago en “Levantado del suelo”:  cuántos individuos deben ser condenados “a la miseria, al trabajo desproporcionado, a la desmoralización, a la infancia, a la ignorancia crapulosa, a la desgracia invencible, a la penuria absoluta, para producir un rico”? y sobre todo “no hay que mezclar el deporte con la política”, cuando a todas luces el deporte es usado por los poderes constituidos y los fácticos para sus propios intereses.

Cuanto más aislados y despreciados se encuentren quienes plantean un modelo de sociedad excluyente, que odie la diferencia, que practique el culto a la violencia y la sangre y conciba la existencia de seres superiores e inferiores -por cuestión de raza, género, identidad sexual, etc.- y explote a sus semejantes y a la Tierra en beneficio de una minoría rica, menos necesidad habrá de que unos pocos individuos, tenidos también por aislados y marginales, tengan que salir a “darse de hostias” con quienes defienden aquellas ideas. Porque, por desgracia, los primeros no se encuentran tan solos -y el caso Zozulya y las muestras de apoyo recibidas por el jugador así lo demuestran- ni parecen ser tan pocos como pueda aparentar un primer vistazo.

Lejos de pensar que esto no va con nosotros y  que el fútbol es sólo fútbol, como niega la presencia de empresarios y grandes inversores en los palcos de los estadios unidos a los políticos invitados a los mismos y los escándalos de corrupción vinculados precisamente a esa connivencia entre dirigentes de la “res pública” y de la “res balompédica”, recordemos de nuevo a Sousa Santos: la cultura, el deporte, la calle, el trabajo, la familia… son espacios políticos, en los que hay relaciones de diálogo, de conflicto y de poder, y en donde, por supuesto, la política que se hace -o se deja de hacer- en el parlamento y el gobierno influye, y mucho. Dejemos de hacer realidad las palabras de La Polla Records en su canción “Gol en el campo”:

“Gol en el campo paz en la tierra.
Qué bonito es el fútbol, qué pasiones despierta
defiende tus colores… sudar la camiseta
qué bonito es el fútbol para los que gobiernan
están pegando el palo sin partido de vuelta
Gol en el campo paz en la tierra.
Justicia corrompida arbitra la contienda
patrón enloquecido despide libremente
y roban la pelota por la extrema derecha
atentos al remate que va directa a puerta
y… Gol en el campo paz en la tierra.”

 

 

 

 

 

 

 

Petra Kelly y el nacimiento del movimiento político verde

petrakellly1Si el pasado año 2016 fue pródigo en decesos de figuras importantes de la política, las artes o la cultura, algunas posiblemente más dignas de memoria que otras, el año que acaba de comenzar es año de conmemoraciones por las mismas razones. En 2017 podemos recordar los aniversarios “redondos” de las muertes del Che Guevara y del cantautor y activista estadounidense Woody Guthrie (1967),  del líder anarcosindicalita español y fundador del Partido Sindicalista Ángel Pestaña (1937) o las del líder revolucionario burkinabé Thomas Sankara, apodado “el Che Guevara de África” y del cantautor y poeta portugués José “Zeca” Afonso, autor de “Grândola Vila Morena”, la canción convertida en el himno de la Revolución de los Claveles, acontecidas en 1987.

Aunque todas ellas deben servir para el homenaje y la reflexión por parte de las personas y los movimientos sociales y políticos progresistas, de cara a examinar su legado y las posibilidades que éste ofrece de cara a una transformación de nuestras sociedades, el aniversario de Petra Kelly (1947-1992), fundadora de Die Grünen, el Partido Verde alemán y el más veterano de todos los partidos ecologistas de Occidente, es aún más relevante en cuanto a lo que puede ofrecer de cara a la organización de unos grupos políticos, no sólo a la forma de enfrentarse a la realidad circundante con deseos de transformarla, sino a la propia lógica organizativa de los partidos tradicionales, a su articulación con la sociedad civil y con otras formas de actuación política.

Sobre este aspecto, Boaventura de Sousa Santos, sociólogo y profesor en la Universidad de Coimbra, escribía en “La difícil democracia” la necesidad de la izquierda -ya fuera desde la oposición o desde el gobierno, porque se debe corregir la disparidad entre de actitudes y actuaciones que han presidido en muchas ocasiones la actividad política progresista al estar en el poder y fuera de él -de articularse con las formas de democracia no exclusivamente parlamentaria o representativa, como la democracia directa (asambleas de estudiantes, de trabajadores, de vecinos…) o la democracia comunitaria -puesta en marcha en América Latina y reconocida por constituciones como la boliviana-, y las formas de movilización cívica y social, como los referendos, las elecciones con mayor periodicidad y para mayor número de cuestiones “o incluso con la acción directa y pacífica de los ciudadanos y las ciudadanas”. Un modo de, como afirma el propio autor, “democratizar la democracia” a fin de acabar con la deriva de las actuales democracias liberales hacia posturas cada vez más autoritarias y el dominio de la res pública por parte de minorías social y económicamente fuertes.

De ahí el reproche que se dirige desde la política tradicional y medios de comunicación hacia partidos políticos como Podemos en España por su intención de querer articular la lucha parlamentaria e institucional con la de la calle y la de los movimientos sociales, o la relevancia que adquieren sus desavenencias y debates internos en relación a los de otros partidos. Aunque hay otros aspectos -como sus movimientos definitorios oportunistas de cara a la ganancia de electores, definiéndose como socialdemocracia para desprenderse del molesto sambenito de “izquierda radical” con que se les ha bautizado, y una cierta ambigüedad ideológica en temas como la cuestión de la monarquía, la deuda o las (re)nacionalizaciones y (re)municipalizaciones- que les distancian un tanto de los planteamientos innovadores enumerados por Santos en su libro, el paralelismo entre Podemos y las izquierdas para el siglo XXI propuestas por el autor no deja de estar presente. Pero, al mismo tiempo, las cuestiones de liderazgo, de organización, de pactos con otras fuerzas y de distanciamiento -diferenciación- con éstas ya estaban presentes en los debates de Die Grünen en los años setenta y ochenta. Unas cuestiones que acabaron saliendo caras para la propia Kelly y que transformaron en los noventa la faz de Los Verdes germanos.

Por la importancia y la novedad de los planteamientos, aún vigentes y presentes en nuestras sociedades actuales, recordemos en estas líneas a Petra Kelly y su amargo final, sobre el que todavía hoy se asientan sombras de sospecha.

LOS PRIMEROS AÑOS. DEL SPD A LA FUNDACIÓN DE LOS VERDES

Petra Karin Lehmann nació en Günzburg, ciudad de la entonces República Federal de Alemania, en el land de Baviera, el 29 de noviembre de 1947. Su padre, polaco, abandonó el hogar familiar cuando ella contaba con apenas seis años, de modo que las figuras de su madre y su abuela -quien la introdujo en el pensamiento crítico y en la lectura de la prensa política- la convencieron, ya con corta edad, de que existía una alternativa al modelo tradicional del patriarcado, aunque ella cursó estudios elementales en un ambiente en principio poco propicio para desarrollar una conciencia feminista como era la escuela católica. Adoptó el apellido Kelly de su padrastro, un oficial de la Armada estadounidense destinado en Alemania y que trabajaba en el servicio hospitalario.

En 1960 se trasladó junto al resto de su familia a Georgia, Estados Unidos, y allí  estudiará Ciencias Políticas en la American University de Washington. Era la época del movimiento hippy, el pacifismo y las protestas contra la guerra de Vietnam, la lucha por los derechos civiles -Kelly será una gran admiradora del difunto reverendo Martin Luther King- y, en Europa, las protestas de mayo de 1968, la Primavera de Praga, las movilizaciones obreras y estudiantiles en España y en su Alemania Federal natal. Pero junto a estos movimientos que parecen encaminar el mundo hacia el cambio, en el momento en que los “felices treinta” (los treinta años de prosperidad y crecimiento económico vividos en los países occidentales entre el fin de la SGM y la primera crisis del petróleo de 1973) están cercanos a su fin, hay también puntos oscuros que apuntan a las fuertes resistencias a ese cambio. En Estados Unidos, el asesinato del presidente John F.Kennedy (del que Kelly se apunta fue admiradora) y poco tiempo después el de Luther King; la violencia contra los negros en el sur de Estados Unidos; el intervencionismo y golpismo militar en América Latina -Argentina, Guatemala, el intento de invasión de Cuba-, Asia -Laos y Camboya- y África -Zaire, Togo, el apoyo a la Sudáfrica del apartheid-; y en lado del bloque soviético, el fin del soplo de aire fresco que suponía el “socialismo de rostro humano” de los comunistas checoslovacos y la Primavera de Praga y el regreso a una ortodoxia -bien que matizada- con Brezhnev como líder de la URSS en sustitución de Kruschev.

Esta amalgama de movimientos de acción y reacción influirán a la larga en el pensamiento político de Petra Kelly y en la configuración del movimiento “verde” tanto como partido como vía alternativa frente a los modelos de partidos políticos existentes en la RFA en ese momento. Mientras tanto, en los Estados Unidos, Kelly se graduará en la universidad con consiguiendo el grado de Bachelor of Arts cum laude y colaborará como asesorara para los senadores Robert Kennedy -hermano del presidente y asesinado como él durante su campaña a la presidencia- y Hubert Humphrey, antes de regresar a Europa en 1972.

En Europa proseguirá sus estudios de Ciencias Políticas en Amsterdam y trabajará para la entonces Comunidad Económica Europea en Bruselas, ocupándose de tema sobre emigración y formación profesional. Pero las inquietudes de Kelly exceden las cuestiones técnicas del funcionariado, y retoma con más bríos su activismo político, integrándose en las filas del Sozialdemokratische Partei Deutschlands (SPD), el Partido Socialdemócrata alemán.

El SPD, liderado entonces por Willy Brandt, consiguió después de décadas de gobierno de los democristianos, la cancillería de la República Federal. El fuerte discurso anticomunista que había dominado los gobiernos de la CDU, especialmente con Konrad Adenauer, fue sustituido por la Ostpolitik o apertura hacia el Este del nuevo líder del gobierno alemán. Esto trajo consigo mejores relaciones con los países del bloque oriental y la Unión Soviética, entre ellos Polonia -país con el que se firmó un acuerdo sobre la frontera Oder-Neisse, la frontera entre éste país y la RDA, en el caso de una futura reunificación alemana- y el reconocimiento del daño causado por Alemania a la nación polaca durante la SGM (como en el acto simbólico de homenaje del canciller a las víctimas del levantamiento del gueto de Varsovia), y con la vecina República Democrática Alemana, que se tradujeron en el mutuo reconocimiento de la RFA y la RDA, la firma de acuerdos comerciales y el aumento de las posibilidades de viajar a Occidente por parte de los ciudadanos de Alemania Oriental.

PetraKelly2.jpg

Willy Brandt, arrodillado ante el monumento en Varsovia a las víctimas del gueto judío, alzado contra los nazis en 1943.

Sin embargo, a pesar de estos éxitos, la época de Brandt no está exenta de puntos oscuros: el SPD sirvió a los intereses del Departamento de Estado estadounidense a la hora de controlar los procesos de transición a la democracia de los países del sur de Europa salidos de dictaduras derechistas o fascistas y evitar una “deriva izquierdista” de estos procesos, como fueron los casos de España, Portugal y Grecia, a través de contactos con los máximos dirigentes del PSOE, del PS y del PASOK. La Fundación Friedrich Ebert, la fundación del partido, sirvió como correa de transmisión de fondos procedentes de la CIA para estos grupos políticos para que obtuvieran un gran aparato logístico y de propaganda que les hiciera el referente de la izquierda -aunque una izquierda manejable y controlable desde Washington o desde el norte de Europa- frente a los partidos comunistas, que en muchos casos habían sido la punta de lanza de la resistencia contra esas dictaduras. De este modo, estos partidos socialistas pasaron -a veces en pocos meses, como en el del recientemente fallecido Mário Soares, líder socialista portugués- de un discurso revolucionario y lleno de proclamas y connotaciones marxistas a la moderación y la cooptación por parte de los grupos de interés económicos y sociales más poderosos. Asimismo, Brandt no paralizó el espionaje a los propios ciudadanos a través del servicio secreto alemán federal, que fue una faceta equiparable -aunque menos publicitada en la Alemania actual- a la de la Stasi en su vecina del Este-, ni depuró a los cargos en la administración o el ejército (el Bundeswehr) que habían sido notorios criminales nazis y que habían hallado refugio durante la etapa de Adenauer y los primeros años de la RFA.

Fuera por la escasez de la entidad de la política de reformas de los socialdemócratas, que al gobernar se antojaron un “más de lo mismo”, o por la escasez de la resistencia que presentaron ante la ofensiva neoliberal en marcha iniciada en Chile y Argentina a través de dictaduras por el “flanco sur” del mundo,  y en Occidente en Estados Unidos -con Carter, aunque el gran propagandista y paradigma fuera Ronald Reagan- y Gran Bretaña -a donde había llegado Margaret Tatcher-, y que suponía una amenaza no sólo para la economía sino para la paz, el ambiente y las relaciones humanas, Kelly abandonó el SPD en 1978, pensando que los socialdemócratas habían perdido su fuerza. Era necesario un nuevo modelo. El modelo era para ella y otros muchos el ecologismo político.

EL PARTIDO VERDE

petrakelly3

Cartel del Partido Verde, circa 1979.

En 1979 tenía lugar la fundación del Grüne Partei o Partido Verde en la RFA -que con los años vería nacer un homólogo en la RDA, de corta existencia aunque de una cierta relevancia dentro del movimiento opositor socializante contra el régimen del país-, y que con los años sería conocido simplemente como “Los Verdes” (Die Grünen).

El objetivo del nacimiento del partido era aglutinar una alternativa al sistema político y de partidos imperante en la República Federal, pero también que el ecologismo se convirtiera en una alternativa a los dos sistemas a través de los cuales se venía gobernando globalmente el mundo desde la eclosión de la “guerra fría”, el capitalismo atenuado por el pacto con la socialdemocracia que había dado lugar al “Estado del bienestar” de un lado, y del otro el bloque soviético y el  “socialismo real” o estatal. Ambos sistemas daban ya síntomas de crisis a finales de la década de 1970: del lado soviético y sus satélites, el estancamiento económico había mermado la capacidad de acercarse a los estándares occidentales que habían demostrado a lo largo de los sesenta y primeros setenta y mermaba la capacidad del sistema de ofrecer bienes y servicios a la población, sobre la que se sustentaba buena parte de su legitimidad. Del lado occidental y capitalista, el neoliberalismo de la escuela de Chicago se iba imponiendo con cada vez mayor fuerza como mecanismo para atajar la crisis, comenzando una ofensiva global contra el “Estado de bienestar”, la regulación del mercado y las políticas socialdemócratas o keynesianas que aún dura hasta hoy. Unas propuestas y políticas impulsadas aún más si cabe tras la caída del antagonista de la guerra fría, la URSS y el bloque comunista. En ambos casos, la política de bloques supone en ese momento para el mundo, a juicio de los verdes, un conjunto de rémoras que es necesario atajar a fin de no hipotecar el futuro de las nuevas generaciones: carrera de armamentos, operaciones militares y escalada bélica en estados del interior de cada una de las esferas de influencia o del Tercer Mundo para mantener el “status quo” o impedir “experimentos” que se salgan de la norma impuesta; arsenal de bombas atómicas y dependencia de la energía de este tipo con riesgos difícilmente mensurables sobre su impacto y consecuencias; dependencia energética de combustibles fósiles y degradación medioambiental; agresiones a la naturaleza; expansión de una cultura consumista e indiviualista, patriarcal, racista y eurocéntrica…

De este modo, para Petra Kelly era necesario construir una alternativa que pasara por un partido nuevo, calificado de “partido antipartidos”, en el sentido de que planteara un cambio radical, no una reforma, del sistema y que funcionara además de una forma diferente a cómo venían haciéndolo los partidos tradicionales de la RFA. Había que estar en las instituciones pero éstas eran un mecanismo más donde debía desempeñarse la lucha de Los Verdes. En palabras del activista ecologista José Vicente Barcia Magaz, “se trataba de desbordar las calles sin abandonarlas, para asaltar las instituciones y ponerlas al servicio de la justicia social, la paz y la defensa del medio ambiente”. Las ideas a defender, en las calles y en el parlamento, resultan tan subversivas en ese momento como -en muchos casos- en la actualidad.

Así, el Partido Verde y su ideario ecopacifista y ecofeminista persigue una superación del marco político alemán y global, siendo crítico con los modelos vigentes tanto en el mundo capitalista como el autoritarismo del modelo “real-socialista”. Su ideario es democrático y radical, a través de la movilización pacífica (alejándose también de las tácticas armadas de la RAF), al proponer estructuras horizontales y descentralizadas que permitan imbricar a los movimientos sociales y las iniciativas ciudadanas, la sociedad civil, en los procesos de toma de decisión. Se trata de un “poder con los otros”, en lugar de un “poder sobre los otros”. En palabras de Petra Kelly, “la política signifique el poder de amar, el poder de sentirnos unidos en la nave espacial Tierra”.

Hay que superar también un modelo económico y de producción basado en el consumo individual, en el despilfarro y en el paradigma del crecimiento infinito dentro de un planeta cuyos límites y recursos son finitos. No es exagerado afirmar que Petra Kelly y Die Grünen serán de los primeros, si no acaso los primeros, teóricos del “decrecimiento”, proponiendo un modo de producción y de vida basado en el ser en vez de en el poseer y en la empatía y solidaridad en lugar de en la competencia y el materialismo: “Menos cantidad de bienes, más cuidado de lo que tenemos; menos crecimiento del capital, más calidad de vida; menos agresividad contra los ecosistemas, más conservación de la Naturaleza. En el fondo, la ecología tiene todas las ventajas para aportar una alternativa a un sistema insostenible e injusto”, comenta en este sentido Florent Marcellesi, eurodiputado de Equo. Un modelo socioeconómico que entra en relación con otros ejes definitorios de Los Verdes: la lucha contra la injusta explotación del Tercer Mundo y las guerras que en muchos casos conlleva esta carrera por la posesión de los recursos.

Los derechos humanos, la paz y el feminismo serán otros tres ejes sobre los que se moverá el ideario de Los Verdes y en los que Kelly asumirá un papel activista notorio, a tenor de lo que relatan varios autores como los mencionados Marcellesi y Barcia. En lo que respecta al feminismo, para Kelly, era necesario feminizar la política y la sociedad, no sólo por cuanto hace que las mujeres ocupen un lugar subalterno, sea en los puestos de responsabilidad, en la familia, en la economía… sino porque el patriarcado dominante ha impuesto unos modos de conducta social y política que han llevado al mundo a una situación dominada por la violencia, la depredación, la desigualdad o la competencia feroz. Como escribe Marcellesi, “el patriarcado es opresor para las mujeres y restrictivo para los hombres, transmite valores de dominación y violencia, está profundamente vinculado a la mentalidad militar, provoca injusticias sociales y fomenta la explotación agresiva de la naturaleza. Es más, el patriarcado cruzado con el pensamiento tecno-científico occidental ha generalizado una percepción arrogante del mundo en la que la Naturaleza (simple materia prima) y la Mujer (débil) existen para ser dominadas y explotadas por los hombres”. De esta forma, Petra Kelly formula la “ternura” como un arma de subversión política. Así, en uno de sus ensayos, escribirá cómo entiende la militancia en un partido como Los Verdes:

“Ser tierno y al mismo tiempo subversivo: eso significa para mí, a nivel político, ser verde y actuar como tal. Entiendo el concepto de ternura en sentido amplio. Este concepto, para mí, también político, incluye una relación tierna con los animales y las plantas, con la naturaleza, con las ideas, con el arte, con la lengua, con la Tierra, un planeta sin salida de emergencia. Y, por supuesto, la relación con los humanos. Ternura entre las personas, también en el seno de un partido alternativo y no violento, que apuesta públicamente sin cesar por la suavidad, la descentralización, la no violencia.”

petrakelly4

Manifestación por el desarme en Bonn, años ochenta.

Es necesario aclarar que su postura de no-violencia no tiene nada que ver con una posición de pasividad o de rehuir los conflictos (algo que en cierto modo se ha hecho patente en las actuales democracias, y un ejemplo de ello es la española, donde en lugar de encarar y encauzar dicho conflicto o conflictos, natural a la disparidad de criterios y de ideas presentes en una sociedad plural y libre, se trata muchas veces de enmascararlo y de evitarlo, tildando a quienes lo presentan de elementos radicales y desestabilizadores). En su lugar se trata de una posición en la que la firmeza de los planteamientos se conjuga con actos de protesta y desobediencia civil, en línea con las propuestas de Gandhi o de su admirado Martin Luther King. Así, esto se demostrará en los numerosos actos en que Los Verdes, a lo largo de los años ochenta, y Petra Kelly, participarán por la defensa de los derechos cívicos y la paz.

petrakellly6

Petra Kelly en su juventud.

Son así destacables las manifestaciones en las que los ecologistas de Alemania Occidental participaron en los años ochenta por el desarme y la no proliferación nuclear, en unos años en que surgió la llamada crisis de los euromisiles, con el despliegue, en medio de la campaña reaganiana de la “Guerra de las Galaxias” de nuevos misiles en los países europeos miembros de la OTAN apuntando hacia la Unión Soviética, o por el fin de las centrales nucleares y la energía atómica y el desarrollo de energía alternativas. El activismo extraparlamentario -Los Verdes entrarán en el Bundestag en 1983- de Petra Kelly la llevará a muchos rincones del planeta, convirtiéndose poco menos que en una figura mediática, denunciando la represión de los derechos humanos en Sudáfrica o Tíbet, apoyando la campaña por el “no” al referéndum por la permanencia en la OTAN en España o siendo detenida tanto en Berlín Oeste como en Moscú por su denuncia del militarismo y la política de bloques. En 1982, recibió el Premio Nobel alternativo “por construir e implementar una nueva visión uniendo las preocupaciones ecologistas con el desarme, la justicia social y los derechos humanos”, y en 1983 apoyará con su firma el “Manifiesto de Tenerife”, defendiendo la creación de un partido verde en España y que será el punto de partida de los movimientos ecologistas políticos en nuestro país, primero con la fundación de Los Verdes y, más recientemente, con la de Equo.

PetraKelly5.jpg

Manifestación en el País Vasco contra la permanencia de España en la OTAN, 1986.

Con motivo de su visita a España en 1986, y en relación a la política pro-atlantista del PSOE en el gobierno, en flagrante contraste con los planteamientos defendidos en los años setenta por los líderes socialistas, Kelly resumirá la cuestión en la siguiente sentencia, y que es de aplicación a la posición que han venido sosteniendo los partidos socialistas y socialdemócratas de un tiempo a esta parte: “Como antigua socialdemócrata debería saber que los socialistas olvidan y traicionan sus ideales en cuanto han conquistado el poder y se sientan al timón del gobierno. En España también hay que hacer valer argumentos morales y éticos contra la OTAN. El gobierno de González ha abandonado su ideología de no alineación y se ha dejado presionar por la pretendida fuerza de los hechos. El domingo tres de junio erais cientos de miles en Madrid. Queremos una España neutral y no alineada”. Hay que decir que Kelly, además, impulsó la petición oficial de perdón por parte del gobierno de la RFA por el bombardeo de la Legión Cóndor de Guernica.

LOS VERDES EN EL PARLAMENTO: AUGE Y CAÍDA DEL IDEAL DE PETRA KELLY

Los Verdes se presentaron, con Kelly como cabez de lista, en las elecciones al parlamento europeo en 1980, pero su primer gran logro se consiguió en 1983, cuado entraron por primera vez en el Bundestag, la cámara baja del parlamento de la RFA, al superar la barrera del 5% establecida para tener representación. Desde ese momento, el partido comenzó una etapa exitosa que le llevó a revalidar sus puestos en las siguientes elecciones federales en 1987 y a entrar en varios parlamentos de los “länder”.

La entrada en la política parlamentaria, un objetivo a cubrir por los ecologistas sin olvidar su postura de estar tanto en las instituciones como en las reivindicaciones sociales que se sucedieran en el exterior de las mismas, supuso sin embargo un punto de inflexión acerca del futuro del partido y las cuestiones de liderazgo que acabarían cobrándose como víctimas a la propia Petra Kelly y al ideario defendido por ésta. Pronto, el Partido Verde iba a encontrarse con una disyuntiva interna que aún hoy está presente en los grupos de la “nueva izquierda” como Podemos, el Bloco de Esquerda portugués o Die Linke en la Alemania de hoy: aliarse o no con la socialdemocracia -en el caso alemán, el SPD, en el que Kelly había militado y que abandonó en 1978- para formar gobierno.

Los primeros, partidarios de la alianza con el SPD, eran llamados realos, y su posición acabaría finalmente triunfando frente a los denominados fundis, contrarios a cualquier tipo de compromiso. El liderazgo de Petra Kelly sufrió una continuada campaña de erosión, por supuesto desde fuera del partido -una campaña agresiva que se había iniciado contra el conjunto de Die Grünen desde las elecciones federales de 1983, en las que las perspectivas de buenos resultados hicieron saltar todas las alarmas en la política tradicional y especialmente en la izquierda tradicional socialdemócrata-, pero asimismo en el interior del mismo. Según apunta Maribel Marín, en un artículo del pasado año con motivo de la presentación del libro “Vida y muerte de Petra Kelly”, de la ecologista británica Sara Parkin, las luchas intestinas en el seno del partido y la negativa de Kelly a rotar en la dirección del partido a los dos años fueron los detonantes de la campaña interna de desprestigio contra ella.

Por ese motivo, tras las elecciones de 1987 declaró que esa sería la última legislatura que se sentaba en un escaño en el Bundestag. Para entonces ya estaba unida sentimentalmente a Gerd Bastian, un antiguo general de la OTAN que había abandonado el ejército y había asumido los postulados pacifistas y ecologistas. Arrumbada a un rincón dentro de su propio partido, al llegar las elecciones anticipadas por el canciller Helmut Kohl en 1990, celebradas en el conjunto de toda Alemania -una vez completado el proceso de unificación que podría calificarse de “exprés” entre la RFA y la RDA-, la coalición de los ecologistas con antiguos movimientos de oposición de Alemania del Este como Neues Forum en Alianza 90/Los Verdes resulta un fracaso y Los Verdes no estarán representados en el Bundestag. La postura crítica de Kelly con el proceso de unidad alemana (crítica que realizaron también intelectuales y políticos tanto del Este -Stefan Heym, Volker Braun, Christa Wolf- como del Oeste -Oskar Lafontaine, Günter Grass-) y con el posicionamiento reformista y moderado del partido la acabaron con llevar poco menos que a una “muerte política”.

petrakellly7

En sus años de madurez, Petra Kelly sufrió un grave deterioro físico, que se sumó a su apartamiento de la política activa. Poco tiempo antes de morir, llegó a sufrir un colapso cardiaco.

La propia Kelly expresa su posición respecto a los planteamientos del Partido Verde en aquellos días de la siguiente manera:

“Me parece doblemente negativo que desde el 2 de diciembre de 1990, fecha de las primeras elecciones de la Alemania unificada, el partido verde de la RFA ya no esté representado en el Parlamento, donde ejerció a lo largo de ocho años la función de una oposición empeñada en alertar y apelar a las conciencias… Esto me entristece especialmente porque el fracaso de Los Verdes en la RFA no ha sido debido a la falta de buenas ideas o posturas políticas necesarias sino sólo a nuestras disputas internas y a nuestra incapacidad de poner las metas comunes por delante de nuestros enfrentamientos -innecesarios y a menudo grotescamente insustanciales-, entre corrientes y tendencias. Durante ese tiempo he tenido que presenciar cómo Los Verdes perdían cada vez más su fuerza visionaria y hacían un esfuerzo constante para resultar aceptables como futuros socios de gobierno de coalición. ¡Como si ese fuera el criterio para una política ecológica consecuente! ¡Como si lo importante no fuera, en lugar de ejercer el poder sobre las personas, o en su nombre, movilizar, de la mano de los que no tienen poder, un contrapoder basado en una sociedad civil!”

Años más tarde, en una culminación de ese giro para resultar aceptables, el dirigente verde Joschka Fischer entraba como ministro de Exteriores presidido por Gerhard Schroeder, del SPD. La presencia de Fischer en el gabinete no podía ser más paradójica con las propuestas originales de Los Verdes: frente a la justicia social, la Agenda 2000 impulsada por el canciller introducía políticas salariales a la baja, contratos basura (minijobs) o ajustes fiscales que eran precursores directos de los aplicados con posterioridad por la democristiana Angela Merkel (de hecho, Merkel declaró sentirse agradecida a Schroeder por la introducción de estas medidas, que suponían la llegada de Alemania, tarde pero con firmeza, como afirma el periodista Ángel Ferrero, a los postulados neoliberales defendidos desde los ochenta por Reagan o Tatcher). Asimismo, frente a la defensa de la paz y su postura antimilitarista, Fischer defendió los polémicos bombardeos de la OTAN sobre Belgrado y otras posiciones serbias durante el transcurso de la guerra de Kosovo, a pesar de que, para más inri, estos causaron daños sobre edificios civiles como la embajada china, hospitales, escuelas y la televisión nacional.

No debe extrañar que, como escribe Ferrero, Los Verdes hayan pasado de ser un partido antipartidos a una suerte de partido “atrapalatodo” votado especialmente por clases medias preocupadas más que por el medio ambiente y el modelo de producción y consumo imperante por su propia conciencia e imagen personal, más decididas por cuestiones de prestigio a disponer de un vehículo híbrido o unas placas solares en su vivienda y por el consumo de productos ecológicos que por una ideología política coherente y consciente de lo que suponen las intervenciones militares en el extranjero, el despilfarro y explotación de recursos del Tercer Mundo o las consecuencias negativas de la globalización capitalista. Por ese motivo, para estos electores no resulta extraño ver en los parlamentos regionales o en el federal la existencia de coaliciones políticamente tan variopintas en las que están presentes Los Verdes, como la “coalición semáforo” (que describe, por sus colores, a la unión del SPD, el Partido Liberal y Los Verdes), la “coalición Jamaica” (democristianos de la CDU y la CSU bávara, los liberales y los ecologistas) o la “roja-roja-verde” (en Berlín o en “länder” de la antigua RDA como Turingia o Meckelburgo-Antepomerania, con el SPD, Die Linke y Die Grünen).

UNA MUERTE CON INCÓGNITAS

La noche del 19 de octubre de 1992 Petra Kelly y Gerd Bastian eran hallados muertos en su casa de Bonn, la ciudad bávara que fuera capital de la República Federal de Alemania. Llevaban más de quince días muertos (la fecha fijada por los investigadores de la muerte de ambos es del 1 de octubre). Petra Kelly contaba con 44 años y su compañero, 69. Ambos habían muerto a consecuencia de un disparo, en el caso de Kelly de una herida de bala en la cabeza. La investigación se cerró en apenas veinticuatro horas con la conclusión de que habían decidido suicidarse, y que Gerd Bastian disparó primero su rifle sobre Kelly y después se quitó la vida.

Sin embargo, el hecho de que no hubiera nota de suicidio ni que tampoco hubieran avisado a ninguno de sus familiares y amigos sobre sus intenciones o que estos hubieran sospechado algo hace, para estos, poco verosímil esta hipótesis. Ambos se habían visto sometidos a presiones y altibajos en los últimos tiempos. Ella, por su desplazamiento dentro de Los Verdes y las críticas vertidas en su contra; él, por un supuesto dossier que podría vincularle con el difunto Ministerio para la Seguridad del Estado, la conocida Stasi, de la República Democrática Alemana. Pero para quienes les conocieron no explica una decisión tan drástica.

petrakellly8

Petra Kelly y Gerd Bastian en el Bundestag como diputados de Los Verdes. Bastian había dejado a su esposa e hijos -aunque no había disuelto su matrimonio y seguía legalmente casado- mientras mantenía su relación senrimental con la líder ecologista alemana.

También se ha especulado sobre la hipótesis de un caso de violencia doméstica, un resultado paradójico para una mujer que se enfrentó al patriarcado y a las formas de dominación sobre las mujeres, que rechazaba el militarismo y que convivía con un militar retirado aunque pacifista militante que conservaba armas en su casa. Como declara en una entrevista Florent Marcellesi, “cuando hay grandes referentes y personalidades tendemos a olvidarnos que son personas de carne y hueso. Por ejemplo, al igual que para muchas mujeres y hombres feministas hoy en día, su convencimiento personal no siempre es suficiente para compensar el peso de los valores colectivos patriarcales en los que mujeres y hombres somos educados”.

Otra hipótesis que se ha apuntado, y que tiene que ver con el cierre tan precipitado de las pesquisas sobre su muerte, es la posibilidad de que se trate de un asesinato sin resolver, como otros crímenes que envolvieron el proceso de unificación entre la RFA y la RDA y que han mantenido una aureola de misterio a lo largo de los años. Así, meses antes, en abril, Petra Kelly había sufrido un colapso cardiaco. Aunque esto podría explicarse por el precario estado de salud de la antigua líder verde, resulta más sospechoso el que casi al mismo tiempo Bastian sufriera un atropello por un taxi. Mientras ambos estuvieron vivos, Los Verdes mantuvieron una postura crítica hacia el proceso unificador; a su muerte, el partido se alineó con las posturas que defendió la izquierda moderada del SPD y no puso objeciones a la política desarrollada por el canciller Kohl y su equipo al respecto de la antigua RDA.

Desde esta perspectiva, la muerte de Kelly y Bastian no sería un caso aislado, pues se sumaría a otras acciones sangrientas no aclaradas y agresivos actos de desprestigio como los que sacudieron a otrora admirados intelectuales tanto del Este como del Oeste, como Christa Wolf, Stefan Heym o Günter Grass, quienes proponían la independencia de una RDA realmente democrática y en buena vecindad con la RFA, un proceso de unión basado en la igualdad de ambas repúblicas o una confederación de ambos estados alemanes. Entre los actos sangrientos, hay que mencionar el intento de asesinato de Oskar Lafontaine, entonces dirigente del ala izquierda de la socialdemocracia y candidato por el SPD a la cancillería. Lafontaine -posteriormente pasado a las filas de la izquierda alternativa occidental, luego fusionada con el oriental Partido del Socialismo Democrático para formar Die Linke- era el crítico más severo de la unión impulsada por los democristianos en el poder tanto en Bonn como en Berlín Este en 1990, y la intentona contra su vida -fue apuñalado en el transcurso de un mitin- fue achacada a un demente, sin que la investigación fuera más allá. Con Lafontaine retirado de la vida pública, el SPD dejó de criticar el proceso de unión.

Asimismo, Alfred Herrnhausen era por aquellos días de 1989 y 1990 presidente del importante banco alemán occidental Deutsche Bank. Fue uno de los pocos miembros del mundo financiero que recomendaba la utilización de otras vías más democráticas para implementar el proceso unificador. Su coche fue objeto de un atentado con una bomba de alta tecnología que los investigadores atribuyeron a la “resucitada” Fracción del Ejército Rojo (RAF), algo poco verosímil si se tiene en cuenta la disparidad de medios con que contaba un grupo en franco retroceso y la sofisticada técnica empleada para llevar a cabo el asesinato del banquero. La RAF surgió también como “ejecutora” del asesinato de Dietlev  Rohwedder, el director del organismo liquidador de las empresas estatales de la RDA, la sociedad Treuhandanstalt, que se convirtió en una auténtica oportunidad para las empresas occidentales de hacerse a precio de saldo con el patrimonio de Alemania Oriental, evitar la posible competencia y estuvo salpicada de irregularidades y escándalos.

EPÍLOGO

“Petra Kelly te estruja la mano al saludarte y suelta un torrente de palabras, toda vitalidad, velocidad, voracidad verbal, un puro nervio […] Posee una belleza febril y un talante arrollador: te invade con el torrente de su conversación, con sus gestos, con su convicción. Habla tan deprisa que a veces, urgida por una nueva idea, deja las frases e incluso las palabras a medio terminar, prendidas en el aire. Voluntad de hierro capaz de vencer a la mala salud, de domar el cuerpo enfermo”

Rosa Montero.

Los objetivos marcados por Petra Kelly están todavía en muchos casos por hacer. Su relevancia reside en que fue una de las primeras voces que puso sobre la mesa estos planteamientos, así como la necesidad de construir un modelo alternativo de política y de sociedad que pasasen por conceptos como los de transversalidad y horizontalidad, democracia directa, inclusión, solidaridad, relaciones de igual a igual, autogestión y la construcción de un espacio político no limitado a la actividad partidaria y de los parlamentos, sino que se encontrase con otros ámbitos, como la sociedad civil, los movimientos sociales o las asambleas vecinales. Un espacio que, con mayor o menor fortuna, se intentó construir también durante la Revolución de los Claveles de Portugal, la revolución nicaragüense o la Burkina Faso de Thomas Sankara y cuyos ecos se encontraron posteriormente en los proyectos de los presupuestos participativos municipales que se suceden en diversas ciudades del mundo o en las proposiciones formuladas por los movimientos de indignados, desde el 15-M hasta Occupy Wall Street.

Su defensa de la paz, el desarme, un modelo alternativo y sostenible han pasado a formar parte de la agenda  de movimientos sociales y políticos, desde Greenpeace a Equo, pasando por el Foro Social Mundial, y siguen hoy día presentes, incluso cuando desde la altas instancias se siguen promoviendo cumbres del clima cuyos objetivos en muchos casos o no se llevan a cabo o se sostienen con los alfileres de los bandazos electorales o las coordinadas geopolíticas más acuciantes del momento, como la “guerra contra el terror” o la “crisis económica” -olvidando las conexiones existentes entre ésta y la crisis del modelo energético, de producción y medioambiental-.

Kelly es una activista que traspasa fronteras, y no debido a su poderío mediático. Como afirma Jorge Martín Neira, activista y periodista, su conciencia interrelaciona los problemas del mundo, dándole a su pensamiento un enfoque global, concibiendo el mundo como un todo interrelacionado e interdependiente, el famoso “piensa global, actúa local” de nuestros días. Su forma de pensar conecta con la afirmación del sociólogo Boaventura de Sousa Santos, que mencionaba al principio, para quien es necesario construir alianzas, experiencias comparadas y compartidas y sinergias entre los movimientos de izquierda y alternativos de todo el mundo, en la conciencia de que las luchas (desde los jóvenes árabes a los obreros europeos, pasando por los indígenas latinoamericanos, los campesinos africanos, las mujeres, etc.), por variopintas que pudieran parecer, forman parte de un conjunto interrelacionado de oposición al pensamiento neoliberal dominante, “el capitalismo, el colonialismo y el patriarcado”, como afirma.

De la experiencia de Los Verdes como partido, tan contradictoria, también se puede extraer una consecuencia. Es la demostración, en línea con lo que escribía el mencionado Santos, de la necesidad, y asimismo las tensiones, que surgen a la hora de concebir una nueva forma de partido y de hacer política que traspase la organización tradicional de partido tal y como hasta ahora los hemos conocido. La necesidad de participar de y con los movimientos sociales, un nuevo tipo de liderazgo, el establecimiento de formas nuevas de democracia interna y la interrelación de la democracia parlamentaria con otros modelos de democracia que estos nuevos partidos deben establecer, con objeto de que exista más democracia frente al autoritarismo que parece implantarse en las actuales… Un proceso que, por su novedad (novedad que influyó también en los propios Verdes, cuyo salto desde los movimientos ciudadanos a la política parlamentaria hicieron brotar las contradicciones y tensiones que hemos visto), no será fácil, pero que debe ser puesto en marcha para la profundización de un proceso de cambio que se antoja más necesario cuanto más asoma la degradación de la política y la democracia tradicionales y el desarrollo de soluciones más autoritarias, chovinistas y mesiánicas a lo Trump, Le Pen o Farage.  El ejemplo de Petra Kelly es un hito en ese camino.

 

FUENTES:

Rafael Poch de Feliu, Ángel Ferrero y Carmela Negrete, “La Quinta Alemania. Un modelo hacia el fracaso europeo”, Barcelona, Icaria-Antrazyt, 2013.

Boaventura de Sousa Santos, “La difícil democracia. Una mirada desde la periferia europea”. Madrid, Akal, 2016.

Wikipedia en español: entrada “Petra Karin Kelly”

Jorge Martín Neira,  “¿Quién fue Petra Kelly?”. Ecopolitica.org, 16/01/2016. En https://ecopolitica.org/quien-fue-petra-kelly/

Florent Marcellesi, “Petra Kelly, una figura más que nunca de actualidad”. Eldiario.es, 27/09/2016. En http://eldiario.es/21966240_563503680/

José Vicente Barcia Magaz, “Vida y muerte de Petra Kelly”. Público, 29/09/2016. En http://blogs.publico.es/el-imaginario-salvaje/2016/09/29/vida-y-muerte-de-petra-kelly/

Diego Iguña, “Los crímenes de la unificación”, 23/08/2012. En http://diegoiguna.blogspot.com.es/2012/08/los-crimenes-de-la-unificacion.html?m=1

Juan Carlos Monedero (comp.) et al, “El retorno a Europa. De la perestroika al tratado de Maastricht”. Madrid, Editorial Complutense, 1993. Enlace: https://books.google.es/books?id=j4JsU1p2qzwC&pg=PA138&lpg=PA138&dq=petra+kelly%2Bjuan+Carlos+monedero&source=bl&ots=PKlHWA37J3&sig=mFex4wiGO3Mx150Edpv4HaZ_ExM&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwiAn4Ha4aTRAhWK1xQKHY6KD_EQ6AEIOjAL#v=onepage&q=petra%20kelly%2Bjuan%20Carlos%20monedero&f=false

“Los dirigentes verdes Petra Kelly y Gerd Bastian, hallados muertos en su casa”. El País, 20/10/1992. En http://elpais.com/diario/1992/10/20/internacional/719535622_850215.html

Maribel Marín, “El ascenso y caída de la ‘Lady Di’ de Los Verdes”. El País, 25/10/2016. En http://cultura.elpais.com/cultura/2016/10/23/actualidad/1477236656_209635.html

 

Henry Wallace. Un Bernie Sanders para los albores de la “guerra fría”

imagen1

Henry Wallace en una alocución por radio.

Las recientes elecciones en Estados Unidos supusieron para muchos votantes el ir a las urnas con “la nariz tapada”, al tener que elegir entre dos candidatos, Hillary Clinton, la candidata demócrata apoyada por las grandes finanzas y actores económicos ligados desde hace tiempo a la propia familia Clinton, y Donald Trump, el presidente electo, republicano y multimillonario del sector inmobiliario que ha atraído con un discurso populista de derechas a grandes capas de población frustradas por la quiebra del “sueño americano”. Ambos representan, por su origen y su esencia, la continuidad de un sistema político y económico que ha marcado hoy día de inseguridad a muchas generaciones.

Los bajos salarios y el subempleo, la deficiencia de las coberturas en materia de seguros sociales, sanidad, educación y otros servicios públicos (sobre todo si se las compara con el enorme gasto militar del país), la discriminación racial, el enriquecimiento escandaloso e impunidad de muchos “businessmen” de Wall Street y banqueros implicados en el nacimiento de la crisis económica de 2007 hicieron aflorar movimientos de protesta como el de Occupy Wall Street o, más recientemente, Black Lives Matter (Las vidas negras importan). Tras las esperanzas iniciales de la presidencia de Barack Obama (2008-2016), la campaña de las primarias del Partido Demócrata lanzó a un candidato poco menos que desconocido para el público internacional: el senador por el estado de Vermont (este de EE.UU.) Bernard Sanders.

Bernie Sanders, de 75 años, ya se había dado a conocer en la propia cámara legislativa de Washington con un discurso propio de un “outsider”, más cercano a las palabras de un portavoz del movimiento indignado neoyorquino que de la clase política establecida, criticando la codicia de los poderosos, la omnipresencia y omnipotencia de los poderes fácticos y las terribles desigualdades que sacudían a la sociedad estadounidense. Quizá por eso supo ganarse la confianza y el apoyo de miles de estadounidenses, especialmente los jóvenes y los trabajadores afectados por la deslocalización, la contención de salarios y el cierre de empresas del llamado “cinturón de hierro” de los estados del norte (el que, ahora, junto al “cinturón de la Biblia” del oeste y el medio oeste, ha dado la victoria a Trump). En un artículo escrito antes de la elección del nuevo inquilino del 1600 de la Avenida de Pensilvania, Sanders dejaba claras sus propuestas, que pasaban por puntos tan polémicos y anatemas poco menos para sus rivales, tanto entre los republicanos pero también dentro del Partido Demócrata como la propia Clinton: el abandono del intervencionismo militar estadounidense, políticas favorables a las nuevas energías, la oposición a las políticas económicas promovidas por el FMI y el Banco Mundial en el Tercer Mundo o la derogación de los tratados de libre comercio como el TTIP.

“Necesitamos a un presidente que apoye vigorosamente la cooperación internacional que estrecha lazos entre la gente a nivel global, que reduzca el hipernacionalismo y disminuya la posibilidad de una guerra. También necesitamos a un presidente que respete los derechos democráticos de las personas y que luche por una economía que proteja los intereses de los trabajadores y no solo los de Wall Street, las empresas farmacéuticas y otros intereses especiales. Fundamentalmente, necesitamos rechazar nuestras políticas de “libre mercado” y movernos hacia un mercado justo. Los estadounidenses no tendrían que competir contra trabajadores en países que pagan sueldos bajos y que ganan centavos por hora. Debemos tumbar el Acuerdo Transpacífico. Debemos ayudar a los países pobres a desarrollar modelos económicos sostenibles. Necesitamos acabar con el escándalo internacional en el que las grandes corporaciones y los más ricos no pagan billones de dólares en impuestos a sus gobiernos nacionales. Necesitamos crear decenas de millones de trabajos a nivel mundial, combatiendo el cambio climático global y transformando el sistema energético mundial para que se elimine el uso de combustibles fósiles. Necesitamos un esfuerzo internacional para disminuir el gasto militar en el mundo y abordar las causas de las guerras: la pobreza, el odio, la desesperanza y la ignorancia.”

imagen2

El senador por Vermont y candidato en las primarias del Partido Demócrata a la presidencia de los Estados Unidos Bernie Sanders.

No es de extrañar que, tal y como afirman muchos analistas, la sensación que ha quedado después de la nominación de Hilarry Clinton en detrimento de Sanders como candidata demócrata y su derrota (por la particularidad del sistema electoral norteamericano, aunque venció en voto popular) frente a Trump, el veterano senador podría haber batido al magnate. Durante varios días, la carrera por la nominación como candidato iba mostrando como Trump iba deshaciéndose de sus rivales a marchas forzadas -rivales que, dicho sea de paso, tampoco es que fueran mejores que él: el otro Bush en discordia, Jeff, exgobernador de Florida durante las elecciones de 2000 que, con la polémica victoria en aquel estado, dieron la presidencia a su hermano George W.; o Ted Cruz, un ultrarreligioso embebido de las mismas teorías sobre la excepcionalidad estadounidense durante los años de Bush Jr. y acólitos en la Casa Blanca-, mientras en el Partido Demócrata la cosa era mucho más ajustada. Sin embargo, la balanza acabó decantándose hacia una candidata que aquí señalaríamos como “del aparato”. Y no sólo del aparato del partido, sino del que se mueve por detrás de la política en Estados Unidos -y en un largo etcétera de países-. Sin necesidad de recurrir a las filtraciones de Wikileaks, la lógica de los discursos de ambos y de la trayectoria reciente de Hillary Clinton, embarcada desde el final de la presidencia de su esposo Bill en una agenda de contactos y negocios con los medios financieros, hacía que estos últimos estuvieran más que dispuestos a decantar la balanza hacia alguien mucho más maleable y que desde luego no supusiera un riesgo para su poder y beneficios.

Así, Juan Laborda escribe en “Voz Pópuli” que “los grupos económicos más importantes de los Estados Unidos, y muy especialmente el lobby del conglomerado militar y, sobretodo, el lobby financiero apoyaban a Hillary Clinton. De esto no hemos leído nada en la prensa patria, pero es de dominio público. Obviamente todos estos grupos de poder maniobraron contra Bernie Sanders, por su propuesta económica, y después contra Donald Trump, porque no estaba sujeto a su control.” De ahí que, pese a que se pudieron manipular -según esgrime el autor del artículo- las primarias demócratas para dar lugar a una victoria de la que todos los medios presentaban como “la primera mujer presidente de los Estados Unidos”, los electores descontentos volcaron su apoyo hacia un candidato al que el vilipendio mediático ha favorecido con una reacción rebelde del electorado a su favor, además de con un aura de “rara avis” y un discurso que, aunque vago, presentaba algunos puntos que han tocado la fibra sensible de una sociedad depauperada por la inacción y el alejamiento de los problemas reales por parte de los políticos de Washington y por la codicia de los especuladores.

Sin embargo, las propuestas de Sanders eran mucho más concretas y razonadas que las de Trump, y en un debate habría podido descolocar seriamente a un magnate cuyos exabruptos le habrían jugado una mala pasada frente a la firmeza de un candidato que podía hablar con mucha más honestidad sobre los problemas de los jóvenes, los trabajadores y las clases medias que un promotor inmobiliario cuya cuenta corriente acumula varios ceros y defraudaba al fisco estadounidense. Por este motivo, Laborda continúa diciendo: “Estados Unidos dejó de ser la tierra de las oportunidades. Dentro del mundo desarrollado es la sociedad más desigual tanto en términos de ingreso como de riqueza. Pero además es, paradójicamente, uno de los países donde menos esperanzas de movilidad hay entre los distintos grupos poblacionales, especialmente para el quintil más pobre […] En un estudio de 2012, Dan Ariely, profesor de Psicología y Economía del Comportamiento de la Universidad de Duke, presentó algunos datos especialmente fáciles de usar y entender sobre el tema de la desigualdad de ingresos […] La verdadera sorpresa del estudio es que la distribución real de la riqueza es mucho peor de lo que los propios encuestados creían y muchísimo peor de lo que ellos mismos creen que es justo. De hecho, cuando se le presentaba la opción entre la distribución real de la riqueza en los Estados Unidos (aunque deliberadamente se presentaba como puramente teórica) y un modelo idealizado más justo como el de Suecia, más del 90% de los republicanos y los demócratas prefieren el modelo sueco. Es un buen ejemplo de cómo el sistema político de confrontación entre los dos partidos grandes, igual que en España, se ha desviado de lo que piensan sus votantes de lo que en realidad es justo. Por eso, repito, Bernard Sanders hubiese ganado las presidenciales, por que hubiese retenido para los demócratas los estados de Ohio, Michigan, Pensilvania y, probablemente Florida”. Esta distancia de los partidos con la ciudadanía se refleja, además, en una encuesta de Gallup de 2015 que muestra la distancia de la población estadounidense con los dos grandes partidos que sostienen el sistema: alrededor de un cuarenta y cinco por ciento de los norteamericanos se declaran independientes, mientras que los que se declaran republicanos o demócratas alcanzan, respectivamente, el 29 y el 26 por ciento (http://www.eldiario.es/theguardian/Sanders-candidato-democrata_0_580942682.html). En estas circunstancias, lo más importante para amplias capas de la población es que surja alguien que les escuche y les ofrezca respuestas.

El caso de Sanders cuenta con un antecedente en la historia de Estados Unidos. Fue el caso de Henry Agard Wallace, secretario de Agricultura y vicepresidente con Franklin D. Roseevelt. Wallace, un convencido del “New Deal” que se hizo cargo de una cartera complicada por la terrible crisis económica y las graves circunstancias por las que pasaba el sector agrario estadounidense, tuvo la oportunidad de ser presidente de su país tras la Segunda Guerra Mundial con unos planteamientos que defendían la paz, las políticas sociales y el fin de las políticas discriminatorias y segregacionistas. El fracaso de la “opción Wallace” -incluso para sí mismo-, sin embargo, nos obliga a examinar las posibilidades que traía consigo este hijo de agricultores de Iowa.

EL CRACK Y LA GRAN DEPRESIÓN: AGRICULTURA COMO UN GRAN DEPARTAMENTO

Henry Agard Wallace nació en 1888 en la granja familiar de Orient, en el condado de Adair, Iowa, un próspero estado agrícola del norte de la unión por aquellos tiempos. La familia descendía de inmigrantes irlandeses y había conseguido hacerse con un hueco entre los más importantes agroempresarios de Iowa. Su abuelo fue fundador del periódico familiar, Wallace’s Farmer, un medio muy influyente entre los agricultores del estado, que lo leían en busca de información tanto sobre temas agrícolas como también políticos. El propio Henry Wallace padre desarrolló una carrera política como secretario de agricultura en las administraciones de los presidentes Harding y Coolidge.

Aunque tanto padre e hijo habían apoyado históricamente a los republicanos, el joven Henry Wallace cambió sus lealtades políticas a finales de la década de los 20, apoyando en 1928 al candidato demócrata a la presidencia de EE.UU. Al Smith -derrotado frente a Herbert Hoover- y cuatro años más tarde a Franklin Delano Roosevelt, que resultaría vencedor y presidiría una etapa decisiva en la vida política norteamericana: la recuperación económica a través del programa del “New Deal” y el enfrentamiento con Japón y las potencias nazifascistas europeas en la SGM.

Conociendo sus antecedentes en cuanto a su pensamiento político, no resultaba extraño que Wallace hijo apoyara a Roosevelt, quien se había comprometido a sacar al país de la depresión económica apoyando la intervención del estado y la defensa de los más desfavorecidos por la situación. De pequeño era frecuente que pasara por la casa familiar el científico y activista por los derechos civiles de los afroamericanos George Washington Carver, colega y estudiante de su padre en el Iowa State College, la universidad estatal. De joven, y en la misma universidad, Wallace pudo interesarse no sólo por la agricultura -sus estudios sobre la genética sirvieron para que desarrollara una empresa propia de investigación y aplicación de las variedades híbridas, lo que ha llevado a los organismos genéticamente modificados de la actualidad, un efecto que el propio Wallace no podía prever entonces-, sino por causas progresistas como la igualdad racial, el bienestar social o la regulación de la economía por parte del estado.

Imagen3.png

Wallace con Franklin Delano Roosevelt.

De este modo, para la década de los años 1930 este curioso de la genética y sus aplicaciones en el ámbito agrario, empresario y editor era también uno de los progresistas más destacados de Estados Unidos, y Roosevelt, conocedor del apoyo que Wallace le había prestado para las elecciones, le reclutó para su administración como secretario de Agricultura una vez que fue elegido presidente. El “crack” bursátil de 1929 y las soluciones ortodoxas de la época tomadas por la administración republicana precedente, (continuadas en un primer momento por el propio Roosevelt, toda vez que la economía parecía volver a tomar un cierto aliento) habían dejado un rastro de empresas cerradas, negocios quebrados y una gran masa de desempleados a lo largo y ancho del país. En el campo las noticias tampoco eran muy positivas: la sequía que sacudió el Medio Oeste y las malas cosechas subsiguientes, el descenso de los precios, la imposibilidad de hacer frente a los créditos hipotecarios y de poder acceder a nuevos préstamos por parte de las familias campesinas desató una espiral de desahucios y de granjas abandonadas, con la subsiguiente emigración de muchas familias a otros lugares en busca de sustento (tal y como se refleja en la novela de John Steinbeck “Las uvas de la ira”). Tras una prolongada etapa de crecimiento y de creación de nuevas industrias (siderometalúrgica, naval, aeronáutica, teléfono y telégrafos, automóvil…) surgida con la segunda revolución industrial, crecieron también el sindicalismo obrero y agrario (concentrado en torno a la figura de los sharecroppers o aparceros) y, aunque muy pequeño en relación a los dos grandes partidos del país, también comenzó a tener importancia una auténtica rareza para la “meca” por excelencia del capitalismo: el Partido Comunista de los Estados Unidos (CPUSA). Estos movimientos de la izquierda obrera y progresista comenzaron a tener una impronta decisiva, con la crisis y el nuevo gobierno de Roosevelt, a la hora de apoyar o de “empujar” a la administración del “New Deal” para la realización de políticas en favor de los trabajadores y las clases populares estadounidenses. Como escribe la periodista y socióloga Cristina Vallejo, “muchísima gente habría comenzado la historia de la lucha contra la desigualdad en Estados Unidos a partir de esta fecha, a partir del New Deal americano, a partir, incluso, de la segunda posguerra mundial. Pero ello implicaría incurrir en una gran injusticia, porque supondría borrar de la historia a quienes, ya desde finales del siglo XIX, habían luchado para crear conciencia y para establecer, aunque mínimamente, un esquema fiscal y sindical que contribuiría no sólo a frenar la creciente concentración de la riqueza sino también a redistribuirla.”

indice

La novela “Las uvas de la ira” de John Steinbeck es un relato desgarrador y fundamental para entender la crisis agrícola del Medio Oeste americano en los años 1930.

En 1933, tras una nueva entrada en recesión de la economía, Roosevelt tuvo que ponerse manos a la obra, estimulados entre otros por Wallace desde el departamento de Agricultura, quien desde entonces llevó a cabo muchas propuestas audaces, incluso controvertidas. Eran los momentos en los que había que aplicar las teorías reguladoras, intervencionistas y correctoras de los ciclos económicos desarrolladas por el economista John Maynard Keynes, y realmente demostrar que, como había afirmado el propio FDR, “no tener más miedo que al miedo mismo”. Así, el estado norteamericano se empeñó en un gran programa de inversiones en infraestructuras, subsidios, créditos públicos, construcción de un incipiente programa de seguros sociales (como la reforma del programa sanitario Healthcare, en un intento de crear un sistema nacional público de salud) y regulación del sistema financiero-bancario, empresarial (leyes anti-trust) y laboral para evitar los males acontecidos en el pasado más reciente. Qué duda cabe que estos programas fueron atacados por los sectores económicos y políticos más vinculados con el “statu quo” ya que, aunque se tratase de un programa reformista en beneficio de la mayoría (del interés general, como se dice en nuestros días) no faltaron los epítetos más despectivos hacia Roosevelt, incluyendo los de bolchevique o rojo. Por su parte, los medios políticos, de comunicación a la izquierda de los demócratas, los sindicatos e incluso el propio CPUSA, siguiendo la estrategia de frentes populares propugnada desde Moscú, apoyaron a Roosevelt y el programa desarrollado por éste.

El departamento de Wallace, bajo su dirección, se transformó en uno de los más importantes de la administración de Washington. Así lo escribe el historiador estadounidense David Woolner: “Wallace fue paladín de toda una variedad de programas del Nuevo Trato, como la Administración de Ajuste Agrícola, la Administración de Electrificación Rural, el Servicio de Conservación de Suelos, la Administración de Crédito Agrícola, los programas de cupones de alimentos y almuerzo escolar, y muchos otros. En el proceso, también transformó el Departamento de Agricultura en una de las más grandes y poderosas entidades en Washington. Wallace también expandió grandemente los programas científicos del Departamento de Agricultura, haciendo del centro de investigaciones del departamento en Beltsville, Maryland la mayor y más variada estación científica agrícola del mundo”. Las protestas en el maltrecho ámbito agrario persuadieron a Henry Wallace para presentar a Roosevelt una serie de medidas encaminadas a la intervención estatal y a la mejora en las prácticas agrícolas locales, varias de ellas, como se ha mencionado con anterioridad, no exentas de polémica respecto a la ortodoxia dominante. Así, para los hombres de negocios y los republicanos de la Cámara de Representantes, las medidas intervencionistas -como todas las que planteaba el “Nuevo Trato”- de Wallace, tales como los subsidios y las investigaciones con fondos públicos para el control de enfermedades de plantas y ganado, los cupones alimentarios para la población pobre de las ciudades, el control de cosechas para contribuir a revalorizar los productos del campo y las ganancias de los campesinos o la lucha contra la erosión y la investigación sobre cultivos resistentes a las sequías les hacía creer, si no en la proximidad de la administración Roosevelt al coco comunista, si por lo menos en un aumento de los gastos del estado de forma desorbitada que ponía en riesgo el equilibrio presupuestario, tal y como era concebido en la ortodoxia dominante hasta la fecha. De hecho, el departamento de Agricultura se convirtió, desde entonces, en una de las agencias gubernamentales más grandes, en tamaño e importancia (no en vano, todavía en 1933 el 25% de la población estadounidense vivía de la agricultura), del gobierno federal, y Wallace en una de las personalidades más valoradas de la administración, lo que le catapultaría a la vicepresidencia.

imagen4

Roosevelt firmando la ley de seguridad social, uno de los grandes avances de su etapa al frente de la presidencia.

De todos modos, muchas organizaciones políticas agrarias radicales (como la National Farmers Union) consideraban que las medidas de Wallace no habían ido lo suficientemente lejos. Pero Wallace era un progresista, entendido el término de acuerdo con la cultura política estadounidense. Lo que, para su época, podía semejarse a la izquierda republicana reformista en España, y, salvando las distancias y contextos geográficos a personalidades como Azaña, Prieto o Negrín en nuestro país, Lázaro Cárdenas en México o Jacobo Arbenz en Guatemala. Personalidades que, al igual que Wallace, sufrieron su identificación, temporal o permanentemente, con los comunistas o como títeres de los comunistas por sus políticas o por el apoyo o la coincidencia de criterios que mantuvieron con estos o con la Unión Soviética.

Así, el mexicano Carmelo Ruiz Marrero escribe que, a diferencia de la mayoría de los líderes entonces de los grupos marxistas (socialistas o comunistas) y de su base de militantes, los progresistas procedían de la clase media, y que su finalidad no era la abolición del capitalismo, sino la fundación de un nuevo estado capaz de articular armoniosamente el interés individual y el negocio privado con el interés de la colectividad y el bienestar general. “Los progresistas de la época no buscaban hacer la revolución o abolir el capitalismo, sino que postulaban que todas las clases sociales tienen un interés común en política limpia, transparencia en el servicio público, y en la erradicación de la corrupción, amiguismo e ineficiencia en el gobierno. El movimiento progresista fue posiblemente el movimiento de reforma más importante en la historia política de Estados Unidos. Muchas cosas que se dan hoy por sentadas, como las corporaciones de servicio público, agencias reguladoras, audiencias públicas en la legislatura o agencias de gobierno, y el activismo financiado por fundaciones, son legado de los progresistas.” Para muchos, sin embargo e incluso entre los demócratas, el progresismo de Wallace estaba demasiado escorado hacia la izquierda.

LA VICEPRESIDENCIA

La sociedad estadounidense a finales de la década de 1930 y comienzos de la de 1940 era, como durante la época de la PGM, profundamente aislacionista en lo que se refiere a las cuestiones de Europa. A pesar de la repugnancia que el pueblo estadounidense sentía por los regímenes nazi-fascistas, no querían verse involucrados en una nueva guerra en el “viejo continente”, y ni siquiera el expansionismo japonés en el Pacífico, dirigido contra las potencias imperiales europeas -las posesiones estadounidenses, reducidas a unas pocas islas, eran muy pequeñas en comparación con los inmensos territorios que Gran Bretaña, Francia o los Países Bajos dominaban en el continente- resultaba entonces preocupante para un país que no tenía un imperio colonial (al menos no en su aspecto “formal”). Sin embargo, Roosevelt y su administración eran conscientes de que Hitler, lejos de ser un baluarte frente al comunismo como habían supuesto las clases altas de Gran Bretaña, suponía una amenaza para los ideales democráticos. Lo había confesado el propio presidente con amargura al darle la razón a su embajador en España Claude H. Bowers, quien le había insistido una y otra vez en la necesidad de ayudar a la República, cuando los sublevados comandados por Franco finalmente se hicieron con la victoria en la guerra civil.

Pero existía además otra razón, más prosaica, según desvela Gore Vidal, para temer una victoria hitleriana en Europa, y era el hecho de que para una potencia comercial como los Estados Unidos -y máxime para el futuro, cuando la economía estadounidense recuperara el vigor perdido tras la Gran Depresión- el dominio por parte de la dictadura nazi de todo el continente cerraría las puertas a los productos norteamericanos.

De este modo, al contrario de lo que ocurrió con la España republicana, Estados Unidos comenzó a suministrar armas y otros pertrechos vitales a Gran Bretaña, lo que fue esencial también para aumentar la producción industrial y exportarla en un momento en que, aunque con efectos mucho más matizados que la de 1929, el país vivía un nuevo brote recesivo. Asimismo, el hecho de que la población estadounidense considerara el Pacífico un territorio más propio de su expansión territorial (aunque fuera a través de protectorados, fideicomisos o de relaciones de otra índole, como en Guam, las Islas Marianas o en las Filipinas) que Europa hizo a la administración Roosevelt establecer sanciones a Japón.

E iban a ser estas sanciones lo que desencadenarían la guerra en el Pacífico, a tenor de lo que escriben Eric Hobsbawn y Gore Vidal. La firma de la alianza japonesa con Roma y Berlín puso sobre alerta a las potencias democráticas, quienes sin embargo no lo habían hecho en el caso de la invasión de China y el establecimiento del estado títere de Manchukuo en la parte septentrional del país -hasta entonces, sólo la URSS prestó ayuda al gobierno chino para hacer frente a la invasión japonesa-. De este modo, las sanciones, que amenazaban con estrangular una economía japonesa en una dinámica ascendente y necesitada de materias primas, que planeaba obtener mediante la conquista de territorios situados al sur. Así, para Hobsbawn, “fue el embargo occidental (es decir, estadounidense) del comercio japonés y la congelación de los activos japoneses lo que obligó a Japón a entrar en acción para evitar el rápido estrangulamiento de su economía, que dependía totalmente de las importaciones oceánicas. La apuesta de Japón era peligrosa y, en definitiva, resultaría suicida. Japón aprovechó tal vez la única oportunidad para establecer con rapidez su imperio meridional, pero como eso exigía la inmovilización de la flota estadounidense, única fuerza que podía intervenir, significó también que los Estados Unidos, con sus recursos y sus fuerzas abrumadoramente superiores, entraron inmediatamente en la guerra”.

Esa entrada inmediata en guerra se produjo con el ataque premeditado y sin previo aviso a Pearl Harbor, Hawai, en 1941, lo que para Gore Vidal significó que Roosevelt obtuvo el shock que permitió presentar el inicio de las hostilidades y la entrada en guerra -tanto con los nipones como con Alemania, que cuando se encontraba enfangada en el frente este decidió declarar la guerra también a EE.UU.- con un amplio consenso de la población, dando la vuelta a las encuestas de opinión. “Él fue nuestro gran Maquiavelo.  Sabía, mejor que cualquier otro presidente anterior, cómo funcionaba el mundo. Estaba plenamente consciente de que el hundimiento de nuestros barcos nos había empujado a la guerra contra Alemania en 1917, pero eso no sería suficiente en 1941. Necesitaba un trauma de importancia que decidiera a los norteamericanos por la guerra.”

Imagen5.jpg

Imagen del ataque a Pearl Harbor por parte de la aviación japonesa.

En 1941, Henry Wallace se convirtió en vicepresidente y en uno de los representantes más activos de la administración y de la política de Roosevelt en el extranjero, en particular en el área de América Latina. En 1940 y 1943 ejerció de una suerte de “relaciones públicas” de EE.UU en la zona, en un momento en que las prioridades diplomáticas del gobierno de Washington habían virado forzosamente, pero en el que además la “doctrina Monroe”, vigente dese las postrimerías del siglo XIX y la guerra hispano-norteamericana, que había convertido al continente en el terreno clásico de intervención estadounidense -el famoso “patio trasero”-, fue sustituida por la política de “buena vecindad” rooseveltiana y la tolerancia con regímenes y gobiernos que, en otras etapas históricas, los propios Estados Unidos no dudaron en derrocar alentando conspiraciones internas y operaciones secretas de la CIA.

imagen6

Pedro Aguirre Cerdá fue presidente de Chile tras la victoria de las fuerzas de izquierda agrupadas en el Frente Popular.

Merece la pena destacar el carácter de estos nuevos gobiernos latinoamericanos de los años treinta y cuarenta, animados tanto por factores políticos internos como la lucha contra el despotismo y la corrupción como por factores globales, como la crisis económica y el descenso de los precios de las materias primas en los mercados mundiales. Muchos estados del sur de Río Grande decidieron entonces emprender políticas de reforma económica basadas en el modelo del “New Deal” y programas ambiciosos de redistribución o nacionalización de la riqueza nacional. Tal fue el caso del gobierno de Lázaro Cárdenas en México (1934-1940), que llevó a cabo un plan de redistribución de tierras y de nacionalización de los recursos petrolíferos, lo que no dejó de levantar las iras de la clase terrateniente y oligárquica mexicana así como de los intereses empresariales estadounidenses, como la Standard Oil. Contemporáneos a Cárdenas fueron los gobiernos de Frente Popular de Chile (1936-1941) presidido por Pedro Aguirre Cerdá; el de Jorge Eliécer Gaitán, del Partido Liberal e inpirado en el propio “New Deal” estadounidense, desde la alcaldía de Bogotá y el ministerio de Educación colombiano (su acceso a la presidencia de la República fue torpedeado por sus compañeros de partido, y su posterior asesinato en 1948 generó una ola de violencia popular en la capital); e incluso regímenes corporativos y populistas como los de Perón en Argentina y Getulio Vargas en Brasil, inspirados en un fuerte movimiento de masas y en un liderazgo carismático al modo de los fascismos europeos, pero con la salvedad de que, lejos de destruir el movimiento obrero socialista o comunista, se apoyaron en él y pusieron en marcha sus propuestas y reivindicaciones, como la creación de un sistema de cobertura social en Brasil. Como epígono de todos estos movimientos de transformación social en Latinoamérica, en 1944 una revolución cívico-militar liderada entre otros por el futuro presidente Jacobo Árbenz derrocaba en Guatemala -una república bananera por excelencia- al dictador Jorge Ubico, inauguraba la democracia en el país centroamericano con un destacado programa de reforma social y rescataba del exilio, para luego ser elegido como jefe del Estado, al profesor Juan José Arévalo.

Imagen7.jpg

Billete de mil pesos colombianos con el retrato de Jorge Eliécer Gaitán.

¿Cuál fue el motivo del viaje de Wallace? Aparte de en su calidad de representante del gobierno norteamericano, y por lo tanto tratando de establecer o reforzar los lazos de cooperación, amistad y comercio (en 1940 asistió en México a la toma de posesión del general Ávila Camacho como relevo de Lázaro Cárdenas en la presidencia, siendo el primer representante de Washington que acudía a tal acto), el objetivo no era otro que posibilitar la alianza de los estados latinoamericanos con EE.UU. en el enfrentamiento venidero con Alemania y Japón. Trece de ellos mantenían relaciones con las potencias del Eje y, al igual que en la propia Norteamérica, existía una importante diáspora europea establecida en estos países y procedente de Alemania, Italia y otros estados fascistas o fascistizantes aliados de los primeros, como Hungría o Rumanía. Era necesario por tanto contrarrestar la influencia que estos grupos podían tener en la opinión pública y sobre los gobiernos nacionales para inclinarles hacia el Eje o, al menos, hacia una neutralidad que no evitara intercambios comerciales velados o informales o actividades de inteligencia favorables a las potencias nazi-fascistas.

Wallace, según cita Ruiz Marrero para el viaje emprendido por México, condujo su propio automóvil y realizó un periplo por varios rincones del país, conversando con gente de diferentes estratos sociales y conociendo la realidad social del  vecino del sur. “Insistió en viajar entre la gente común. Pronto, miles esperaban en los pueblos para conocerle. Visitó fincas de subsistencia al igual que industriales, estaciones experimentales agrícolas y oficiales del gobierno. No cesaba de hacer preguntas […] Con su entendimiento del idioma español y su respeto al pueblo mexicano, Wallace ayudó a fortalecer la amistad entre ambas naciones, lo cual era particularmente importante ante la guerra que se aproximaba. Tras la inauguración de (Avila) Camacho, Wallace pasó un mes viajando por México con el secretario de agricultura designado, Marte Gomes”. El problema, continúa este autor, fue que, para el contexto mexicano, su bienintencionada insistencia -y no sin cierta razón- en la necesidad de la mejora de la productividad agrícola fue tomada por el nuevo gobierno del país azteca como un estímulo para olvidar y hasta revertir el curso de la reforma agraria y el reparto de tierras de la etapa anterior, en un proceso de apertura a las explotaciones industriales y los “agronegocios” que mostrarían muchas caras oscuras con el paso del tiempo y el auge de la (mal) llamada revolución verde y la utilización en masa de fertilizantes y pesticidas químicos.

Esa preocupación por los problemas de la gente corriente de los países latinoamericanos (aunque se reflejara en el caso de la agricultura industrial en una solución errada con el paso del tiempo) se desarrolló también en su insistencia a la Junta Económica de Guerra de EE.UU. de que todo contrato que se realizara con los estados latinoamericanos debía incluir una cláusula laboral por la que se debía garantizar a los trabajadores “una retribución adecuada y un entorno de trabajo seguro”. Una política que por muy obvia que pueda resultar para el sentido común no deja de echarse de menos en el apoyo histórico norteamericano a gobiernos que omiten todo respeto por las reglas y recomendaciones de la OIT y que aplican o han aplicado las conocidas “doctrinas de choque” económico.

Pero además, ese interés por el “común de los mortales” de Henry Wallace es sintomático de algo que va a tener su continuación en el debate sobre la política a seguir por Washington en el mundo de la posguerra, especialmente en lo que se refiere al rol de Estados Unidos como “superpotencia”. Frente a la visión del “siglo americano”, Wallace contrapone su particular enfoque: el “siglo de la gente corriente”. El “siglo americano” fue un eslogan lanzado por el magnate de los medios de comunicación Henry Luce en 1941, quien, al abrigo de la entrada de EE.UU. en la guerra y posiblemente dentro del barullo eufórico y patriótico que sacude las conciencias de una nación que entra en guerra y piensa en términos de victoria, preveía un nuevo sistema mundial de posguerra basado en el liderazgo internacional de los Estados Unidos. Wallace, desde su visión cívica y republicana, contraponía a aquellos ideales imperiales el concepto del “common century man” tras una etapa de tres décadas en que precisamente habían sido las ambiciones de conquista, de creación y expansión de imperios, las que habían llevado a la Humanidad a una de sus etapas más oscuras con dos guerras globales de por medio.

Su visión podía resultar utópica -¿acaso no es precisamente la persecución de la utopía lo que da sentido a la propia historia del hombre?-, pero resultaba una utopía mucho más agradable que aquella otra que, con posterioridad, iba a resultar más certera, la de empujar o imponer a las naciones del mundo un paradigma político y social, el famoso “american way of life”. Como escriben Oliver Stone y Peter Kuznick, “Wallace, a quien los más pragmáticos tachaban de soñador y visionario, deseaba un mundo de abundancia basado en la ciencia y la tecnología, un mundo sin colonialismo ni explotación, un planeta pacífico donde reinase la prosperidad compartida”. Y por ello Wallace defendería el fin de los imperios coloniales -entre ellos, el británico, a pesar de la alianza entre Washington y Londres-; el fin de la discriminación racial en los Estados Unidos; el concepto de coexistencia pacífica con la URSS o las políticas sociales redistributivas y el papel del Estado como árbitro de la vida económica (de esa manera, y como escribe Cristina Vallejo, Wallace dijo a la Convención Demócrata en 1944 que para garantizar “beneficios para la mayoría en vez de la minoría, sería necesario utilizar, después de la guerra, nuestro sistema de impuestos mucho más hábilmente de lo que lo hemos hecho en el pasado para lograr los objetivos económicos”). Si globalmente el pronóstico de Luce fue más acertado, no cabe duda de que las propuestas del entonces vicepresidente se mostraron tremendamente avanzadas, aunque cuando se pusieron en marcha se había perdido un tiempo muy valioso y se vieron rebajadas en sus posibilidades por otros muchos condicionantes -el fin del colonialismo dejó paso al neocolonialismo; la igualdad de derechos para los afroamericanos no ocultó otras formas de discriminación y la coexistencia pacífica con la URSS en tiempos de Kennedy y Brezhnev no puso fin a la guerra fría ni al dominio, muchas veces férreo, ejercido por las dos potencias en sus respectivas esferas de influencia-.

UNA ZANCADILLA ¿INESPERADA?: EL VICEPRESIDENTE TRUMAN

Para aquellos que hubieran deseado que principios como los que Truman defendía siguieran rigiendo la política estadounidense, el jarro de agua fría recibido en Chicago en la convención demócrata de 1944 seguro que fue una amarga sorpresa. Pero, conociendo la capacidad de resistencia y de influencia del “establishment” y de los poderes políticos conservadores (incluso dentro del Partido Demócrata, como se ha visto recientemente en el caso de Sanders), a nadie podía extrañar que fueran capaces de movilizar todo lo que fuera posible para evitar que Wallace ascendiera aún más. Y el escenario de ver al vicepresidente en ejercicio como futuro presidente de Estados Unidos no estaba tan lejano: Roosevelt estaba cada vez más enfermo y envejecido (a Yalta ya había tenido que acudir en la silla de ruedas que le acompañaría en los acontecimientos e imágenes postreras de su vida), y aunque los electores y militantes demócratas de base daban todo su apoyo al progresista de Iowa, a los capitostes del partido -y en especial a los jefes del partido en el sur, que era desde los tiempos de la guerra civil y la política abolicionista de Abraham Lincoln el gran feudo demócrata- no les gustaba su inclinación izquierdista y su mensaje igualitario, antisegregacionista y proclive al intervencionismo estatal en la economía o la política fiscal. Para un momento en que la economía estaba ya en plena expansión gracias a la guerra y los créditos y las necesidades de reconstrucción de los aliados europeos garantizaban pingües beneficios a las empresas, para muchos no tenía sentido continuar con la senda marcada por el “New Deal”, especialmente cuando esas empresas podían favorecer, y mucho, los intereses del partido.

imagen8

Harry Truman celebrando su elección presidencial en 1948 con la famosa portada en la que se afirmaba erróneamente que el republicano Dewey le había derrotado.

De este modo, y pese a los consejos dados al propio presidente Roosevelt por muchos, entre ellos su propia esposa Eleanor -una mujer algo olvidada en la Historia y que merece destacarse por su adhesión a numerosas causas progresivas de su tiempo, desde la defensa de la España republicana a la Carta Fundacional de las Naciones Unidas, y que fue uno de más firmes apoyos de Henry Wallace- así como los elementos liberales y progresistas del partido, permitió que se planteara la cuestión de la elección del candidato a vicepresidente (y a corto plazo su sucesor más inmediato, dado su estado) para ir con él en las elecciones de 1944 -en las que sería el cuarto mandato de Roosevelt-, sucumbiendo a las presiones de los conservadores de dentro del mismo. Estos últimos presentaron como candidato alternativo a un senador desconocido por Missouri, Harry Truman.  En un artículo en el blog estadounidense Nomadic Politics podemos leer que empujó al presidente a tal decisión: “La estima de Roosevelt hacia su vicepresidente, que había sido un valor seguro, se había esfumado en beneficio de las cuestiones prácticas. Muchos asesores de la Casa Blanca sentían que el vicepresidente se había escorado demasiado hacia la izquierda, dada la naturaleza de la política bipartidista. Un potencial ganador debía ser inclusivo y centrista. En pocas palabras, para ganar, un político debía ser todo para todo el mundo, pero especialmente para los sostenedores del poder.” Teniendo en cuenta que, como escribe el politólogo estadounidense Peter Deier, Wallace era (por referir sólo las cuestiones internas), un tenaz abogado de los sindicatos, los seguros nacionales públicos de salud y la igualdad de género y habría sido, de ese modo, el presidente más radical -y tomemos siempre esta palabra con alfileres- de la historia de Estados Unidos, no es de extrañar que el pragmatismo de la alta política en toda su crudeza hiciera acto de presencia.

La semblanza que realiza Gore Vidal sobre Truman no puede ser más crítica hacia éste: “la mayoría de los norteamericanos no tienen información sobre la historia, la geografía y lo que pasa en el mundo […] Lo que saben de Truman es que era un hombre pequeñito y bonachón, que tocaba el piano. No sabía nada de nada. Detrás de él estaba un Príncipe Metternich, el secretario de Estado Dean Acheson, abogado internacional que sabía de todo. Fue él quien diseñó el estado militarizado que emergió a partir de 1949 con Harry Truman, con la CIA incluida […] De modo que terminamos con un terrible presidente al frente del gobierno. Era tan malo que lo convirtieron en un ídolo. Todos los ignorantes admiran a Harry Truman, y no saben por qué. Él terminó con la República y nos colocó en esta ola de conquista”.

Pero, ¿cómo pudo este hombre “pequeño y bonachón” que finalmente dio al traste con las esperanzas levantadas por el “New Deal” y por un personaje como Wallace colocarse al frente de la primera potencia mundial -tal y como emergió del resultado de la SGM-? Precisamente porque los mismos que le auparon a la candidatura le auparon, pucherazo mediante -según Stone y Kuznick-, a la victoria en la Convención. A la hora de votar, la ventaja en número de delegados proclives a Wallace con la que contaba Wallace era tremendamente grande. De modo que se los jefes del partido consiguieron posponer la votación y maniobraron para que su candidato, Truman, consiguiera finalmente la victoria, que obtuvo en la tercera votación en medio de una gran confusión y un terrible tumulto, como puede verse en las imágenes del tercer episodio del documental de los propios Stone y Kuznick. “Hubo reparto de embajadas, direcciones generales y demás cargos. También hubo pagos en efectivo […] A petición del propio Roosevelt Wallace se conformó con la secretaria de Comercio y siguió en el gabinete”.

LA DENUNCIA DEL PÁNICO ROJO Y EL ANTICOMUNISMO Y SUS ÚLTIMOS DÍAS EN POLÍTICA: EL PARTIDO PROGRESISTA

Aun desde el propio gobierno, Wallace se mostró tremendamente crítico frente a la política que iba a seguir el nuevo presidente Truman, toda vez que poco tiempo después de la elección de Chicago Roosevelt fallecería y el antiguo senador de Missouri le sucedería al frente de la Casa Blanca. Truman iba a dar un giro de 180º a la colaboración entre los aliados anglosajones y la Unión Soviética, cuyo primer hito iba a ser el empleo práctico de las investigaciones del “proyecto Manhattan”, el proyecto de la bomba atómica, cuando éste hubo dado resultados. El lanzamiento en agosto de 1945 de las dos bombas sobre Hiroshima y Nagasaki, bajo el pretexto de acabar la guerra con Japón con el menor derramamiento de sangre y en especial de bajas estadounidenses, esconde el hecho de que Japón estaba dispuesto a capitular ante la entrada soviética en la guerra del Pacífico, pactada con Roosevelt una vez finalizada la guerra en Europa, y el avance meteórico del Ejército Rojo en Manchuria y Corea. Truman, según explicamos en otra entrada -“La guerra fría y el sueño frustrado de las democracias populares”- lanzó la bomba para adelantar el final, evitar la entrada de la Unión Soviética en las negociaciones sobre Japón -al contrario de lo sucedido en Alemania- y lanzar un aviso a los rusos en un momento en que el anticomunismo, para la Casa Blanca y de acuerdo con los informes y percepciones de asesores como Dean Acheson, George Kennan o Foster Dulles, estaba empezando a suceder al antinazismo.

Wallace denunció la deriva de la política exterior estadounidense, comenzando por el intervencionismo estadounidense en favor de la política imperial británica, que contrastaba con las actitudes de la administración previa favorables a la descolonización, a la Carta de San Francisco que consagraba el derecho de los pueblos a escoger libremente la forma de gobierno bajo la cual querían vivir o la propia tradición antiimperial -al menos hasta finales del siglo XIX- de los Estados Unidos, así como la creencia en la superioridad de los pueblos anglosajones para regir el mundo. “En el mundo que comienza, ninguna nación tendrá el derecho divino de explotar a otras. Las naciones viejas tendrán el privilegio de ayudar a las naciones jóvenes a desarrollarse, pero esto no puede significar imperialismo económico o militar”, afirmaba. Por este motivo, condenaba el hecho de que EE.UU. fuera a solucionar o a sustituir a Gran Bretaña en la suerte de entuertos coloniales o neocoloniales en que estaba metido en los primeros tiempos de la posguerra, como fueron Irán -reclamando la salida de las tropas soviéticas del norte del país más por defender los intereses petrolíferos que la soberanía persa- o Grecia -apoyando al gobierno derechista y reprimiendo a los antiguos milicianos izquierdistas del ELAS para evitar un gobierno de concentración y permitir la reinstauración de las prácticas dictatoriales de antaño, lo que llevó a la guerra civil-.

Al mismo tiempo, otro de los factores criticados por Wallace respecto a la política exterior fue el de la progresiva ruptura de la alianza de posguerra con la URSS insertando progresivamente lógicas anticomunistas, que se fueron insertando también en la política interna (incluso antes de la “caza de brujas”). Las sucesivas negativas a considerar las demandas de la URSS respecto al acceso al Mediterráneo por el estrecho de los Dardanelos, la entrega de 400 millones de dólares para la lucha anticomunista a los gobiernos de la propia Turquía (100) y Grecia (300) -gobiernos que la administración Truman caracterizaba del “mundo libre”, pero que Wallace preguntaba de modo pertinente si acaso cabía calificar realmente de democráticas- y las sucesivas presiones para suprimir de los gabinetes de posguerra de Europa Occidental a los ministros comunistas -que conllevaron la represalia por parte soviética en las nacientes “democracias populares” de Europa del Este con respecto a los ministros conservadores, agrarios o democristianos-llevaron a Wallace a afirmar que eso precisamente llevaría a Stalin y a la URSS a ser precisamente lo que desde la administración Truman esperaban que fueran. “Cuanto más duros seamos nosotros, más duros serán los rusos”, dijo. La política de la coexistencia y la cooperación pacíficas se veían sustituidas por la política de la confrontación.

¿Era realmente bueno el presagio de Wallace? Si nos atenemos a las afirmaciones de Oliver Stone y Peter Kuznick, Eric Hobsbawn o Josep Fontana, la “guerra fría” se inició precisamente por esas percepciones que los dos posteriormente contendientes, inspirados por el miedo, los malentendidos y las acciones agresivas que aquellos empujaron, se vieron obligados a adoptar. Los norteamericanos fallaron en su percepción de que realmente los soviéticos se preparaban para hacerse, si no con la guerra, con los frutos de la guerra, siguiendo el discurso de Churchill en Fulton. Los rusos, por su parte, se vieron nuevamente amenazados por las acciones de la contraparte e inspirados por su miedo atávico, fruto de experiencias históricas desagradables de invasiones como las de Napoleón o Hitler y decidieron tomar un control cada vez más férreo de su zona de influencia, que era además u “colchón de seguridad” frente a nuevas invasiones procedentes de Europa Occidental.

De hecho, Joan E. Garcés, en su obra “Soberanos e intervenidos”, escribe de modo parecido, afirmando, como los anteriores autores, que los Estados Unidos no tenían realmente un riesgo de conflicto con la URSS -motivación principal del “pánico rojo”; de hecho, los soviéticos, que habían reducido el volumen de hombres en el Ejército Rojo, tenían como su mayor preocupación la reconstrucción de su país o la lucha contra la hambruna desatada en zonas occidentales, como Ucrania, no el levantamiento de un imperio-, y que la “guerra fría” no era sino un modo de “guerra preventiva”. Así lo explica el propio autor (que, escribiendo sobre el caso español, explica además que ese paso del antinazismo al anticomunismo permitió al gobierno de Franco su entrada en el sistema geopolítico occidental y contar como excepcional aliado norteamericano): “¿Quién preparaba en 1945 tamaña guerra contra EE.UU.? Nadie. El arma nuclear era monopolio de EE.UU. El presupuesto de la nueva guerra era la ruptura de la colaboración entre EE.UU. y la URSS. Los analistas y programadores de los supuestos enumerados concluían, el 11 de febrero de 1946, que b)la URSS necesita de diez a quince años para salir de su debilidad y alcanzar fuerza militar bastante para oponerse a los Estados Unidos con alguna razonable posibilidad de éxito; c)excepto para fines puramente defensivos, la URSS evitará al menos durante cinco años el riesgo de un conflicto armado de envergadura con EE.UU. ¿Dónde residía, pues, en 1945 el riesgo de otra guerra general? En una anticipación hipotética…”

Pero en esa anticipación -que luego no fue tal, porque las predicciones se revelaron falsas, por ejemplo en el caso de la posibilidad de que los soviéticos desarrollaran la bomba atómica y Estados Unidos dejara de poseer su monopolio- Truman y los “halcones” no podían quedar como los malos de la película. Cualquier actuación debía justificarse apelando a una histórica doblez, ya fuera de Stalin (cosa que le venía como el anillo al dedo, ya fuera apelando a las sangrientas purgas desarrolladas en el país o al pacto Molotov-Ribbentrop de 1939) o de la propia Rusia desde los tiempos del imperio zarista, como realizaban algunos diplomáticos estadounidenses. De ese modo puede entenderse el discurso de la “iron curtain” (telón de acero) de Churchill en Fulton o el desarrollo de la “doctrina Truman”, en su discurso a la Cámara de Representantes solicitando la concesión de los 400 millones para Grecia y Turquía, estableciendo la necesidad de EE.UU. de defender el “mundo libre” más allá del continente americano -doctrina que hoy día sigue vigente-. Consiguieron así que los soviéticos -cuya mayor preocupación no eran las cuestiones morales, sino el interés de su propio país- se comportara como esperaban: implantando el telón de acero, finiquitando las “vías nacionales” al socialismo de las democracias populares (con exportación de purgas incluida en Europa Oriental) y entrando de lleno en el juego de la carrera de armamentos y la “guerra fría”.

La advertencia de Wallace sobre ese juego de durezas respectivas no fue seguida en absoluto. Y es que, a pesar de que conocía perfectamente que en el nuevo mundo de posguerra las potencias vencedoras podían regirse por cuestiones prácticas, esperaba que aún por esa vía se consiguiera más en beneficio de las mayorías, a través del entendimiento y la cooperación mutua, que a través de la desconfianza y los prejuicios que presidieron las relaciones durante los años de 1945-1950. Así, aunque tanto los norteamericanos como los soviéticos persiguieran su propio interés, si ambos hubieran reconocido la legitimidad de las reclamaciones y la postura de la contraparte los resultados hubieran sido más satisfactorios, no sólo para sus pueblos, que habrían podido evitar una locura colectiva, una escalada en la represión interna y un gasto más que considerable en armamento, sino para otros pueblos envueltos en la misma guerra preventiva en el resto de continentes. Por esa razón, Henry Wallace afirmaba las bondades de una competencia pacífica entre los sistemas norteamericano y soviético: “Los rusos deberán tener más en cuenta las libertades personales, y nosotros prestar más atención a los aspectos de justicia socioeconómica”.

50483359.jpg

Henry Wallace durante un mitín en el Madison Square Garden de Nueva York, denunciando la política de la administración Truman, la escalada de tensión con la URSS y el “pánico rojo”.

Decepcionado por la deriva en el interior de la administración, presentó su renuncia y preparó su candidatura a la presidencia  en las elecciones de 1948 por un renacido Partido Progresista, junto al antiguo actor y cantante Glen Taylor. Su candidatura era un clavo en el zapato para Truman, debido a que Wallace había sido, de largo, la segunda figura más importante del “New Deal” tras Roosevelt y era muy popular entre los trabajadores y los sindicatos, los intelectuales de izquierda (entre quienes le apoyaban se encontraban Albert Einstein o el músico Paul Robeson) y los movimientos de derehos civiles. Pero tenía en contra un factor: el anticomunismo, que se había instalado de tal forma en la administración y amenazaba la propia vida y estructura social posterior al New Deal, con investigaciones a los ciudadanos y los movimientos sociales y políticos por parte del FBI o la recién formada CIA y la necesidad de comparecer ante el Comité de Actividades Antiamericanas implementado a instancias del senador Joseph P. McCarthy. Los sindicatos, las organizaciones de derechos civiles, el mundo del cine y el espectáculo, incluso la investigación del ejército (lo que a la postre costó el fin de la aventura inquisitorial del senador) fueron objeto de escrutinio, con bochornosas actuaciones por parte de personas como Walt Disney, Elia Kazan, Gary Cooper o Ronald Reagan delatando voluntariamente a sus compañeros por actividades de corte progresista a las que era fácil, en ese momento, etiquetar de “comunistas”. El “pánico rojo” sirvió para purgar la estructura de los sindicatos y los movimientos sociales y restar gran parte de su fuerza, lo que facilitaría con posterioridad los ataques neoliberales.

También pasaría factura al Partido Progresista de Wallace, quien fue tachado como comunista -lo cual era parcialmente cierto en el sentido de que el CPUS apoyaba su candidatura, pero también en el pasado había mostrado su apoyo a Roosevelt- y el hecho de que hiciera bandera de la igualdad salarial y de derechos de los afroamericanos (aspecto defendido ya en el pasado por el propio CPUS) no hizo sino poner en bandeja la excusa de “rojo” tanto a los republicanos como a los demócratas y segregacionistas del Sur. Manifestantes se concentraban en la puerta de los mitines de Wallace con pancartas que le caracterizaban como títere de Stalin; el propio Truman dijo no querer los votos de Wallace “y sus comunistas” y su número dos y candidato a vicepresidente, Glen Taylor, fue golpeado y detenido por la policía en Birmingham (Alabama) por hacer caso omiso de las puertas separadas por razas durante el Congreso de los Jóvenes Negros del Sur. Wallace, al saber esto, se refirió a la hipocresía de condenar las agresiones a las libertades cometidas en Europa del Este mientras en Estados Unidos existía segregación racial, discriminación laboral o arbitrariedades policiales como la que acababa de ocurrir.

imagen9

Wallace con Glen Taylor, su candidato a vicepresidente por el Partido Progresista en las elecciones presidenciales de 1948.

La campaña del miedo surtió efecto. Truman fue elegido por delante del republicano Thomas E. Dewey -pese a que algunos medios cantaron la victoria de éste último-. Wallace quedó cuarto con el 2,4% de los votos (aunque obtuvo mejores resultados en algunos estados industriales y de la costa este, como Nueva York, donde consiguió el 8,3%), superado por Strom Thurmond, gobernador demócrata de Carolina del Sur y que se presentó por el segregacionista y efímero Partido Democrático de los Derechos de los Estados, conocido popularmente como Dixiecrat. Este fracaso supuso la retirada definitiva de Wallace del mundo de la política, regresando al mundo de los negocios agrícolas.

Aunque no volvió a intervenir en política, la campaña anticomunista de la “guerra fría” acabó por surtir efecto incluso en él, apoyando al presidente Truman en su postura en la guerra de Corea y revisando sus antiguas percepciones sobre la URSS, explicando su cambio de postura en el libro “Why I was wrong” (“Por qué estaba equivocado”). En sus últimos años de vida, apoyó las candidaturas de los republicanos Eisenhower y Nixon, con lo que completó un lamentable giro de 180º. Murió en 1965, víctima de esclerosis lateral amiotrófica.

EPÍLOGO: SIMILITUDES RECIENTES

Cuando Wallace se presentó a las elecciones por el Partido Progresista, su campaña, al igual que la de Bernie Sanders, no fue financiada por las grandes corporaciones industriales y financieras, optando por recaudar fondos de los particulares, los militantes y simpatizantes del partido, en aras de hacer política en interés de los votantes y no de las minorías. En uno de los mítines del partido, el antiguo locutor de radio William Gailmor exhortaba así a los presentes: “Al Partido Progresista le falta, y se enorgullece de que le falte, la riqueza de Wall Street y el dinero de los industriales. Este partido no está respaldado por el poder de los militaristas, los intereses creados de los dos viejos partidos. Este partido del pueblo depende de todos y cada uno de ustedes.”

No en vano, el poder del 1% frente al 99%, de la minoría rica sobre la mayoría popular, trabajadores, clases medias, pobres en cada vez más número excluidos de la retórica del “American Dream” que el propio Sanders denunció en el Senado estadounidense, ya era denunciado por el vicepresidente con palabras que hablaban de los fascistas americanos. No eran fascistas porque portasen esvásticas o saludasen con el brazo en alto (imposible en un país que prestó ayuda y luego combatió del lado de los aliados), sino por otras razones, aunque perfectamente comprensibles a poco que se rascase en la retórica vacua: “Dicen ser superpatriotas, pero destrozarían todas las libertades de nuestra Constitución. Demandan libertad de empresa, pero son los cabecillas de los monopolios y los intereses creados. Su objetivo final es tener en sus manos el poder político para, de este modo, usando el poder político y el poder económico simultáneamente, mantener al hombre de la calle en un estado de subyugación eterna”. En aquel entonces, Wallace hablaba de fascismo; hoy día nos referiríamos al neoliberalismo. Quizá por ese motivo apelaba al Estado social -por ejemplo, mediante la política impositiva- para evitar el surgimiento de nuevos Hitler que pudieran alimentar su éxito apelando a la desesperación de las masas.

Los parecidos entre el discurso y la época de Wallace y la de Sanders -y la de los movimientos que los impulsaron, desde los arruinados “sharecroppers” y los obreros sin trabajo de la Gran Depresión a los arruinados por las hipotecas “subprime” y los indignados de Occupy Wall Street– son muchos pese a la distancia en el tiempo que ha pasado entre unos y otros. Lo que debemos lamentar en este caso es, precisamente, la cantidad de tiempo perdido (o echado a perder) que figura entre aquellas décadas de 1930-1940 y este comienzo del siglo XXI. Ojalá no caigamos de nuevo en el mismo error.

FUENTES:

Bernie Sanders, “El modelo económico global está fracasando”. Tercera Información, 10/07/2016. En http://www.tercerainformacion.es/opinion/opinion/2016/07/10/el-modelo-economico-global-esta-fracasando

Juan Laborda, “Por qué Bernie Sanders hubiese ganado la elección presidencial”. Voz Pópuli, 10/11/2016. En http://www.vozpopuli.com/desde_la_heterodoxia/Bernie-Sanders-ganado-eleccionpresidencial_7_970472945.html

Carmelo Ruiz Marrero, “La vida y pasión de Henry A.” En http://www.alainet.org/es/active/53429#comment-0

“Tengo celos de Cuba”. CubaDebate. Entrevista a Gore Vidal. 12/10/2006. En http://www.cubadebate.cu/noticias/2006/10/12/tengo-celos-de-cuba-dice-gore-vidal/#.WGpPKLngwrg

Cristina Vallejo, “Los ricos no siempre ganan. Una historia sobre la conciencia igualitaria en Estados Unidos y sus lecciones para el presente”. FronteraD, 12/11/2015. En http://www.fronterad.com/?q=ricos-no-siempre-ganan-historia-sobre-conciencia-igualitaria-en-estados-unidos-y-sus-lecciones-para

“Henry A.Wallace”. Biografía en United States History (http://www.u-s-history.com/pages/h1754.html)

“Henry Wallace (1888-1965)” en The Eleanor Roosevelt Project (https://www2.gwu.edu/~erpapers/ teachinger/glossary/wallace-henry.cfm).

“Henry Wallace and The Last Progressive Party”. Nomadic Politics, 09/12/2013. En http://nomadicpolitics.blogspot.com/2013/12/henry-wallace-and-last-progressive-party.html

Peter Dreier, “Henry Wallace, America’s Forgotten Visionary”. ThruthOut, 03/02/2013. En http://www.truth-out.org/news/item/14297-henry-wallace-americas-forgotten-visionary

Oliver Stone y Peter Kuznick, “La historia silenciada de Estados Unidos: Una visión crítica de la política nortamericana del último siglo”. Madrid, La Esfera de los Libros, 2015.

Joan E.Garcés, “Soberanos e intervenidos: Estrategias globales, americanos y españoles”. Madrid, Siglo XXI, 2012.

Wikipedia en español (es.wikipedia.org). Artículo “Franklin D. Roosevelt”.

 

 

 

 

 

 

Mujeres y movimientos de liberación nacional (II): la mujer y la lucha del Kurdistán

ypj-sinyar

Mujeres de las Unidades Femeninas de Protección (YPJ) de Rojava (Kurdistán sirio) en misión de rescate de los yezidíes amenazados por el ISIS en Sinyar (Irak), diciembre de 2014.

 

En las últimas semanas, fuerzas kurdas están combatiendo al ISIS junto al ejército iraquí en Mosul. Paralelamente, las Fuerzas Democráticas Sirias, una alianza multiétnica de la que también forman parte los kurdos de Rojava (el Kurdistán occidental o Kurdistán sirio) han lanzado una ofensiva sobre Raqqa. Las milicias kurdas (“peshmergas”, Unidades de Protección Popular o Cuerpos de Protección del Pueblo) se han convertido en un elemento crucial en una lucha antifascista de nuevo cuño: la que enfrenta a los pueblos de Oriente Medio contra el Estado Islámico.

En paralelo, el Kurdistán, y de modo especial los cantones de Rojava, está desarrollando su propia revolución política, un escalón más en su lucha por la autodeterminación. La guerra y la paz confluyen, y una pieza clave de la misma la forman sus mujeres, que ya sea en las milicias o en la retaguardia están conquistando también, con determinación, su propia libertad.

UN POCO DE HISTORIA

El pueblo kurdo, indoeuropeo, se encuentra -aunque con rasgos diferenciales- emparentado con los iraníes. Su lengua (de la que se hablan varios dialectos) parte del mismo tronco común y las religiones preislámicas que se extendieron por la antigua Persia, como el zoroastrismo y el mazdeísmo, también tuvieron gran influencia entre la población kurda. Sus orígenes se remontan a en torno al año 2000 a.C., con el asentamiento de diversas tribus en torno a los montes Zagros (en la parte occidental del actual Irán), las cuales se unirán en una misma entidad. Un área geográfica que, comprendiendo territorios de las actuales Turquía, Siria, Irak e Irán -aparte de algunos otros enclaves en el norte de ésta última u otras áreas del centro de la península de Anatolia-, siguen ocupando en la actualidad.

Mapa situación geográfica Kurdistán.png

Mapa de Oriente Próximo, finales de los años ochenta. En rojo pueden verse el territorio histórico del Kurdistán y otras zonas de población kurda.

Uno de los hechos de celebración de los kurdos, extendido sin distinción de fronteras estatales, es el Newruz, el Año Nuevo kurdo, en el que se conmemora la leyenda de Kawa, la victoria de un modesto herrero frente a un poderoso y temido monstruo llamado Zohak. Esta leyenda, que suele asociarse a la derrota y destrucción del imperio asirio por parte de los medos -considerados antecesores de los kurdos- en el 612 a.C., ilustra la voluntad de lucha y de resistencia de los kurdos y su búsqueda de un espacio propio y diferenciador frente a turcos, árabes e iraníes, así como, en la actualidad, contra la violencia, intransigencia y oscurantismo que representa el “fascismo islámico” del DAESH.

No es por casualidad que una de las amenazas más serias a la expansión de este “califato 3.0” -y motivo de recelo entre las élites políticas musulmanas, que se han apoyado en la religión como elemento unificador o estabilizador de sus naciones, pero también entre las potencias occidentales que defienden un cierto “status quo” sociopolítico o la inamovilidad de las fronteras- sea la lucha de los movimientos armados kurdos. La herencia cultural preislámica, la presencia de importantes minorías no musulmanas (cristianos, drusos, yezidíes, judíos) o de islámicos que siguen corrientes consideradas heréticas (como los alevíes turcos o los nasqbandis) y el sentimiento de pertenencia común a un pueblo frente a las divisiones religiosas, geográficas o ideológicas constituyen obstáculos muy poderosos a la penetración del fanatismo del califato y a los intentos de asimilación de los poderes estatales, que han pasado a combatirles a través de la marginación (como la negación de la nacionalidad o la imposibilidad de matricularse en las escuelas o universidades) o la violencia (con los episodios de la recurrente represión en Turquía, la de la República Autónoma de Mahabad en Irán tras la SGM o el genocidio cometido por Saddam Hussein en Irak en los ochenta). Un dato histórico curioso de esa tolerancia lo muestra la figura del sultán kurdo Yussuf Salah-al-Din. Más conocido en Occidente como Saladino, fue una de las grandes figuras históricas del Islam, al unificar Siria y Egipto -derrotando al califato chií de los fatimíes de El Cairo- y derrotar a los cruzados hasta la conquista de Jerusalén. Los escritores Tariq Ali en “El libro de Saladino” y Aamin Maalouf en “Las Cruzadas vistas por los árabes” describen su carácter pío para consigo mismo, pero tolerante con los demás, lo que se reflejó en que perdonó la vida de los prisioneros -previo pago de un rescate en el caso de los más pudientes-, permitió la práctica de la religión cristiana o la peregrinación a Jerusalén. E incluso llevó a cabo intercambios diplomáticos y comerciales con las ciudades “francas” y con los mercaderes europeos, o -como luego se le reprochó- desistió de tomar algunas ciudades cruzadas de la costa palestina, susceptibles de convertirse en una cabeza de puente para un contraataque.

El conflicto kurdo contemporáneo deriva del cese de las hostilidades tras la PGM. La derrota del Imperio Otomano -aliado de las también derrotadas Alemania y Austria-Hungría- y la fijación de las nuevas fronteras de Oriente Medio por parte de las potencias aliadas (EE.UU., Francia y Gran Bretaña). En aquel momento, surgen esperanzas para muchos pueblos, no sólo árabes -sirios, iraquíes, yemeníes- sometidos al yugo del sultán de Estambul, sino también para otros cuyas esperanzas fueron posteriormente alimentadas por los propios aliados (como los judíos, a través de la Declaración Balfour de 1917, que proyectaba la creación de una patria hebrea en Palestina) o que habían sufrido las consecuencias de una brutal represión por parte de Turquía (como los armenios, asesinados en un número estimado en torno a un millón y medio en 1915 acusados de espionaje a favor de Rusia, o los propios kurdos). Para estas dos últimas comunidades, sin embargo, las promesas realizadas en principio iban a caer en un desesperanzador saco roto.

Las nuevas fronteras culminaron, básicamente, en un reparto de territorios en favor de los aliados europeos, en el que las consultas a la población local brillaron por su ausencia o no se tuvieron en cuenta, generando en muchos casos el caldo de cultivo para conflictos todavía latentes, como la división religiosa del Líbano, el conflicto entre judíos y palestinos árabes -aunque la creación del Estado de Israel es posterior a la SGM, el comienzo del asentamiento de población judía, con visos de una inmigración masiva e inconsciente alentada por los británicos, data de aquellos días- y la imposición de la fuerza por parte de las potencias democráticas en sus nuevos “mandatos” en Medio Oriente (abriendo la vía para justificar, por parte de las nuevas clases dirigentes, la unión de las urnas con la de una dictadura de hecho) y el aprovechamiento de los recursos para sus propios fines, hecho que casaba muy mal con la fraseología demoliberal y con el fin último de los mandatos, que era cooperar con estas naciones en la consecución de su independencia. Así, el profesor Henry Laurens escribe que “La división de Medio Oriente en varios Estados no era en sí condenable [frente a la opción, presente en aquel momento, de un solo estado panárabe]. Pero ésta se llevó a cabo contra la voluntad de las poblaciones y utilizando una retórica liberal que el uso de la fuerza tornaba carente de sentido […] los acontecimientos de 1919-1920 se vivieron como una traición a los compromisos asumidos (en primer lugar, al derecho de autodeterminación de los pueblos). Privaron a las elites locales de su destino. Cuando el nacionalismo árabe recobre fuerzas, no reconocerá la legitimidad de esta división y llamará a la constitución de un Estado unitario, panacea para todos los males de la región [con intentos como la efímera República Árabe Unida, resultado de la unión de Siria y Egipto]. Los Estados reales serán así golpeados por la ilegitimidad y permanentemente debilitados. La constitución del hogar nacional judío llevará la región a un ciclo de conflictos que parece estar lejos de terminar.”

El Tratado de Sèvres de 1920 plasmará dos tentativas que, a la postre, ilustran el fracaso de las potencias occidentales a la hora de fijar las fronteras de este espacio geográfico. El presidente estadounidense Woodrow Wilson presentó la propuesta de la creación de una Armenia independiente, a la que posteriormente se sumó la independencia del Kurdistán (asentado, sin embargo, sobre una exigua tercera parte de su territorio histórico, sin las áreas más fértiles y los territorios de pastoreo tradicionales -los lugares en los que, con el tiempo, se encontrarán los yacimientos de petróleo y gas más importantes de la región- incluidos en él). La propuesta, sin embargo, presenta la característica de ser el punto de partida del cual parten todas las proclamas de legitimidad internacional del derecho de autodeterminación del Kurdistán.

propuesta-kurdistan-tratado-sevres

Mapa de los territorios de Armenia y del Kurdistán propuestos en el Tratado de Sèvres de 1920.

A la postre, sin embargo, ni armenios ni kurdos iban a obtener nada de los aliados en Sèvres. La subida al poder en las ruinas del Imperio Otomano de Mustafá Kemal “Ataturk” y la proclamación de la república llevó a una fuerte campaña nacionalista turca (un nacionalismo turco aún hoy vigente incluso en versiones de lo más extremo e irredentista, anhelante por unificar a todos los pueblos turcos en un solo estado, desde China hasta el Mediterráneo), que tuvo entre sus hitos la lucha para expulsar a los griegos de las ciudades costeras de Asia Menor o contra las veleidades independentistas o nacionalistas de las minorías. La búsqueda de una alianza entre Occidente y la nueva república, que dura hasta nuestros días (Turquía fue uno de los miembros fundadores de la OTAN) llevó a la firma de un nuevo tratado de paz en Lausana en 1923, que impidió la creación del Kurdistán, siquiera en esa “versión reducida”. Los armenios, por su parte, vieron también frustrado su deseo de poseer un estado independiente y, tras levantarse y proclamar una efímera República Popular de Armenia a raíz de las esperanzas de Lausana y la revolución bolchevique en Rusia (que prometía el derecho de autodeterminación de los pueblos, aunque serían los propios bolcheviques los que someterían la República Popular), sólo se vieron “compensados” con la fundación de la Armenia soviética integrada en la URSS. Stalin -que había sido, como comisario de las nacionalidades, el encargado de trazar un mapa que privó a esta nueva república soviética de un territorio como el Alto Karabag, de mayoría armenia, cedido desde entonces a Azerbaiyán- puso sobre la mesa, tras la SGM, algunas reivindicaciones históricas de armenios, así como de georgianos, respecto de Turquía, pero el apoyo angloestadounidense al gobierno de Ankara hizo que las retirara. De este modo, tras la disolución de la URSS y la independencia de la Armenia soviética en 1991, la nueva república resulta ser mucho más pequeña y se vio privada de territorios históricos y de alto valor simbólico, como el monte Ararat o el lago Van.

bandera-kurdistan

Bandera del Kurdistán, alzada en 1920 durante la rebelión de los kurdos contra el imperio otomano. El sol -o la flor del narciso (nergis)- en el centro es considerado un reflejo de su herencia cultural preislámica y del culto solar propio del yazidismo y el zoroastrismo.

Fue precisamente el fin de la SGM antes mencionado lo que abría una nueva oportunidad para los kurdos en una lucha por la autodeterminación que se iba a convertir en recurrente a lo largo del siglo XX. Entre los diversos acontecimientos que, a lo largo de los años 1945 a 1947, tensaron las relaciones entre los aliados occidentales y la Unión Soviética y llevaron finalmente a la formación de los bloques y la guerra fría, es necesario hablar del de Irán. En agosto de 1941, apenas dos meses después del comienzo de la invasión alemana de la Unión Soviética, tanto rusos como británicos ocuparon el país (la URSS el norte y las fuerzas de Gran Bretaña el sur), debido a la considerable influencia que el III Reich tenía sobre el gobierno de Teherán y el propio monarca persa, así como al temor de que los alemanes pudieran acercarse desde la frontera iranio-soviética al petróleo del país. En la conferencia de Yalta, las potencias aliadas habían acordado la retirada de sus fuerzas a los seis meses de finalizada la guerra. El sha abdicó y fue relevado en el trono por su hijo, Mohammed Reza Pahlevi.

Mapa repúblicas autónomas Azerbaiyán y Mahabad.png

Situación de las repúblicas autónomas de Azerbaiyán y Mahabad.

La presencia de los soviéticos en territorio iraní más allá de lo estipulado no dejaba de preocupar a Gran Bretaña, pues podía poner en peligro el monopolio que la Anglo-Iranian Company poseía sobre el petróleo persa -los soviéticos pedían participar, mediante empresas mixtas soviético-iraníes, sobre el petróleo del norte del país, donde creían existían grandes reservas- así como hacer crecer la influencia del nacionalista partido Tudeh, próximo a la URSS. Así, tanto británicos como estadounidenses animaron al reciente sha a denunciar ante la ONU la permanencia de tropas rusas en territorio iraní y a resistirse en el tema de las concesiones petrolíferas. La URSS, temiendo quedar aislada internacionalmente en un momento en que todavía quedaban varias cuestiones pendientes -como las negociaciones sobre Alemania y Berlín-, decidió retirar a las tropas del Ejército Rojo del norte de Irán.

Esta cuestión trajo consigo el desplome y la represión violenta de las revueltas autonomistas que, con apoyo soviético, se estaban desarrollando en el norte del país por parte de azeríes y kurdos -al mismo tiempo, Gran Bretaña también había alentado movimientos secesionistas de los árabes del Juzestán, al sur, con objeto de poder debilitar a cualquier gobierno que desde Teherán apoyara los intereses soviéticos-. Los kurdos, a través del Partido Democrático del Kurdistán liderado por el notable musulmán Qazi Mohammed, proclamaron la República Autónoma de Mahabad, con capital en la ciudad del mismo nombre, el 22 de enero de 1946. Las curiosidades del movimiento de Mahabad no dejaban de ser sorprendentes para lo que ha sido la tónica en el contexto del Medio Oriente, pero daban buena cuenta de los rasgos identitarios del movimiento político kurdo contemporáneo: un gobierno democrático presidido por un clérigo mahometano, un programa laicista que propugnaba la reforma social o un proyecto educativo que sacara a la población del secular atraso cultural y moral al que llevaba siendo condenado por parte de los poderes públicos tradicionales. Y sobre todo ponía en pie un proyecto unitario para los kurdos, por encima de divisiones tribales o de las fronteras entre los cuatro estados en que se encuentra dividido el territorio histórico del Kurdistán.

Bandera Mahabad.png

Bandera de la República Autónoma de Mahabad (1946-1947)

La administración y la educación en la república tuvieron como idioma oficial el kurdo. Se editaron numerosos periódicos -incluidos Halala y Grougali Mindalan, dirigidos respectivamente a la mujer y los niños-. Las mujeres tuvieron por primera vez un papel político y social de primer orden, y se inició un proceso de reforma agraria que tuvo como objeto de distribución las tierras de los terratenientes huidos y colaboradores del gobierno del sha. Éstas fueron repartidas entre los campesinos y las familias kurdas iraquíes huidas de la represión del gobierno de Bagdad. La economía local mejoró gracias a las relaciones comerciales mantenidas con la Unión Soviética. Asimismo, el gobierno autonomista de Mahabad levantó un edificio administrativo que contaba con ministerios de Relaciones Exteriores y Defensa, y mantuvo una alianza con el vecino y también autonomista Azerbaiyán iraní, así como formó parte, junto con los azeríes, de un frente progresista con el partido Tudeh, opositor al régimen del sha.

Proclamación Mahabad.jpg

Proclamación de la República de Mahabad.

La experiencia duró apenas un año. En diciembre, tras la retirada del Ejército Rojo, ni kurdos ni azeríes pudieron contar ya con el apoyo político y militar soviético. Las fuerzas iraníes entraron a sangre y fuego tanto en el Azerbaiyán autónomo como en Mahabad, restableciendo la unidad centralista de Teherán. Qazi Mohammed y otros dos miembros de su gobierno -entre ellos, su hermano- fueron ahorcados y los libros kurdos usados en las instituciones de enseñanza creadas por el gobierno autónomo quemados en la hoguera. A pesar de su fracaso violento, la República de Mahabad es considerada como un hito en la lucha política del Kurdistán y un punto de partida para sus movimientos políticos contemporáneos, que ven en la reforma social propugnada entonces la base de sus programas.

Qazi Mohamed ajusticiado.jpg

Imagen de Qazi Mohammed y su hermano, tras ser ajusticiados por el gobierno de Teherán.

Desde entonces, las revueltas de los kurdos en busca de su independencia o su autonomía han pasado a dirigirse ya no contra los reyes, califas o sultanes de Persia, Bagdad o Estambul, sino contra sus sucesores, sin que la respuesta occidental haya variado desde Lausana. Los modernos estados árabes, la República Islámica o la formalmente occidentalizada Turquía han alternado las autonomías con la represión o la estigmatización como movimientos terroristas de los grupos kurdos (olvidando la dinámica, las relaciones de causa-efecto o la historia de los atentados con bandera falsa que, en contextos como el turco, han estado a la orden del día en la historia moderna de la República). La respuesta, por ejemplo, de los movimientos socialistas árabes (baazistas) ha sido contradictoria en uno u otro país. En Irak, por ejemplo, se acordó un proyecto de autonomía para el Baskur, el Kurdistán iraquí, en 1970, al calor del golpe militar baazista acontecido dos años atrás, entre el gobierno de Ahmed Hasan al-Bakr y el líder del PDK iraquí Mustafá Barzani. Sin embargo, la cuestión de Kirkuk (ciudad petrolífera que desde Bagdad cuestionará su carácter kurdo) y la llegada al poder de Saddam Hussein en 1979, que abjurará de facto de los principios socialistas y se alineará con Occidente, darán al traste con dicha autonomía (Saddam incluso dará un paso más allá y llevará a cabo la terrible “Campaña Anfal” de genocidio de los kurdos tras la Primera Guerra del Golfo de 1991). En Siria, tanto Hafez como Bachar Al Assad llevarán a cabo planes de asentamiento de árabes en las poblaciones kurdas del norte, así como otras políticas discriminatorias como impedir el acceso a propiedades, y sólo en 2011 Bachar Al Assad corregirá la prohibición -vigente desde hacía cincuenta años- de inscribir a los kurdos como ciudadanos sirios. La situación de Turquía -con un conflicto entre Ankara y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán que dura ya tres décadas- y de Irán es similar a la de Siria.

BAKUR, BASHUR, ROJHILAT, ROJAVA: VARIOS PARTIDOS, IDEAS COMUNES.

Los diferentes grupos políticos del Kurdistán, repartido entre Turquía (al norte, denominado por los propios kurdos Bakur), Irak (al sur, Bashur), Irán (al este, Rojhilat) y Siria (al oeste, Rojava) vienen defendiendo un proyecto político que cuenta con unas líneas comunes. Es de destacar, en primer lugar, que, a pesar de la represión ejercida por los gobiernos de la zona (árabes, el turco o el iraní), los grupos kurdos se encuentran abiertos a la alianza con partidos políticos o milicias de estos grupos nacionales o de otras minorías étnicas. Tal fue el caso del PDK de Irán con el Tudeh iraní o, en la actualidad y al calor de la lucha contra el Estado Islámico, de los “peshmergas” kurdos con el ejército iraquí o la alianza opositora de las Fuerzas Democráticas en Siria, quienes plantean una Siria federal, laica y democrática, de la que forman parte milicias árabes, asiria, turcomana, circasiana y los kurdos que, en Rojava, han instaurado su propio autogobierno. Incluso en los mismos cantones de Rojava, el Partido Comunista Marxista-Leninista de Turquía (MLKP) se ha unido a la lucha que sobre el terreno están llevando a cabo las milicias kurdas de las Unidades de Protección Popular (YPG) y ha llevado a cabo un llamamiento para crear unas brigadas internacionales, a imagen y semejanza de las que combatieron en España del lado de la República. De hecho, en Rojava se han podido encontrar combatientes turcos, griegos, españoles, franceses, británicos, estadounidenses o alemanes al lado de los propios kurdos.

También merece la pena destacar que, a raíz de la experiencia de Mahabad, de las políticas llevadas a cabo por los gobiernos de los países entre los que está dividido el Kurdistán y de la actual lucha contra el ISIS, que ha puesto en peligro, entre otras cosas, la diversidad religiosa y el modo de vida tradicional del pueblo kurdo (la estructura tribal, las fiestas y costumbres preislámicas que son señas de identidad o la arraigada participación femenina en la vida productiva y social), han aumentado los contactos y las colaboraciones entre los diferentes grupos políticos allende las fronteras de Bakur, Bashur, Rojhilat y Rojava. Uno de los pocos beneficios que tuvo la invasión anglonorteamericana de Irak fue la consolidación de la autonomía para el Kurdistán iraquí, que fue celebrado como una victoria propia por los kurdos de toda la región (y motivo de represión, al otro lado de la frontera, en Irán, por parte de las autoridades de Teherán). Tanto las milicias del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), surgido en Turquía, como las Unidades de Protección Popular en el Kurdistán sirio han realizado operaciones conjuntas contra el ISIS, entre ellas la evacuación de los yezidíes atrapados en 2014 en las montañas de Sinyar, donde tuvieron que auxiliar a los “peshmergas”, las fuerzas kurdas iraquíes. En estos momentos, a la propia ofensiva kurdo-iraquí sobre Mosul se le complementa la de las Fuerzas Democráticas Sirias, de la que, como hemos mencionado, los kurdos de Rojava forman parte.

Los grupos de mayor ascendente entre la población kurda tienen una clara vocación izquierdista, con proyectos que aúnan el laicismo del Estado y en la educación -lógico en un contexto en el que a la religión islámica mayoritaria se le unen las arraigadas tradiciones procedentes del zoroastrismo y el mazdeísmo (presente en los propios símbolos del pueblo kurdo, que no tienen referencias islámicas, como la Alaya Rengîn, la bandera que con el sol en el centro alude al ancestral culto al astro rey) o la presencia de importantes minorías cristianas y de otras confesiones-; el feminismo y la igualdad de género (destacando así la presencia de numerosas mujeres entre tanto en la base como en los puestos de dirección de la política y las milicias del PKK, el Partido de la Unión Democrática, las Unidades de Protección Popular -que se han hecho conocidas en el combate contra ISIS en el norte de Siria y cuenta con sus propias unidades de muejres, las YPJ o Unidades Femeninas de Protección-, o en el Partido por la Vida Libre, en el Kurdistán iraní) y por amplios programas de transformación social y económica, muy necesarios en casos en los que la acción de los gobiernos ha buscado sumir en el atraso y la marginación a las regiones kurdas.

proclamacion-mahabad

Estandartes de las Unidades de Protección Popular (arriba) y de las Unidades Femeninas de Protección.

De este modo, en Irán podemos encontrar al Partido Democrático del Kurdistán, heredero de la República de Mahabad y adscrito a la Internacional Socialista, así como a los grupos Komala (Sociedad) y el mencionado Partido de la Vida Libre (PJAK). En Irak, la Unión Patriótica del Kurdistán, adscrita también a la Internacional Socialista, y el PDK, quienes a raíz de la proclamación de la estructura federal de Irak y del autogobierno del Kurdistán iraquí pudieron disponer de una estructura gubernamental que dispusiera de recursos propios para los propios kurdos de Irak, como el petróleo o los acuíferos. La región ha experimentado un gran auge económico que ha atraído -además de la amenaza del Daesh- a inversores y abierto negocios prósperos, aunque aún mantiene pendientes muchos temas, como la persistente influencia de la ley islámica o el consumismo que se ha abierto paso.

Por su planteamiento radical y por la importancia que posee el que hayan levantado sobre el terreno un proyecto político de nuevo cuño, en unas circunstancias no precisamente halagüeñas, enfrentado militarmente tanto al gobierno de Damasco como a los fanáticos fundamentalistas, el proyecto de la revolución de Rojava es quizá el más ambicioso de la contemporaneidad kurda, emparentado directamente con el pensamiento de Abdullah Öcalan, líder del hermano y proscrito PKK -a un paso, por cierto, de la misma ha quedado en Turquía el HDP, el izquierdista y prokurdo Partido Democrático de los Pueblos, en medio de la oleada represora abatida sobre el país otomano por Erdogan tras el supuesto y fallido golpe de los gülenistas-, quien pasó de una línea ortodoxa marxista-leninista a una defensa del socialismo democrático y la democracia participativa. El proyecto del confederalismo democrático de Öcalan, asumido sobre el terreno por la autonomía de Rojava y en su ideario por las Fuerzas Democráticas Sirias, se inspira directamente en los principios del anarquista y ecologista Murray Bookchin. Por su planteamiento, la experiencia de Rojava contiene ecos de otras experiencias y teorizaciones revolucionarias del siglo XX: la apertura del proceso político a sectores tradicionalmente excluidos y la apuesta por una democracia radical recuerda a la revolución burkinesa capitaneada por Thomas Sankara; el modelo de democracia participativa y asamblearia nos retrotrae a las aspiraciones políticas de la izquierda portuguesa durante el PREC tras la Revolución de los Claveles -defendida aún hoy por algunos de sus protagonistas, como el mayor Saraiva de Carvalho-; y la apuesta por el socialismo autogestionario y la propiedad social, frente a formas de socialismo estatista, a la Yugoslavia titoísta y a las propuestas de “estructuras descentralizadas y autogestionadas” y de “control colectivo de los trabajadores sobre las empresas y la sociedad” que formaban parte de los programas de la oposición al régimen de la RDA en los últimos momentos de éste.

bandera-rojava

Bandera de la Federación de Rojava. Usada con profusión entre el exilio kurdo, es también denominada la “bandera de la victoria”.

De este modo, y según el propio Öcalan: “El Confederalismo Democrático de Kurdistán no es un sistema estatal, sino un sistema democrático de las personas sin un Estado. Con las mujeres y la juventud en vanguardia, es un sistema en el cual todos los sectores de la sociedad desarrollarán sus organizaciones democráticas propias. Es una política ejercida por los ciudadanos libres confederales, iguales para elegir sus representantes regionales. Esta basado en su propia fuerza y pericia. Su poder deriva de las personas en todas las áreas, incluyendo su economía, se buscará la autosuficiencia”. De este modo, el confederalismo democrático supone, en su concepción política, una apuesta por la democracia participativa y directa, dotando de instrumentos de voz y representación propios a los sectores más desfavorecidos en etapas anteriores (como las mujeres, los jóvenes o las minorías étnicas y religiosas, que cuentan con una representación mínima garantizada), y un proceso de toma de decisiones “de abajo a arriba”, agrupando (confederando) a las asambleas de barrio y locales en niveles superiores (comarcales, cantonales o provinciales, etc.). De acuerdo con Öcalan, “el Confederalismo Democrático está abierto a otros grupos y facciones políticas. Es flexible, multicultural, anti-monopólico, y orientado hacia el consenso. La ecología y el feminismo son pilares centrales”.

En cuanto a la estructura económica y de propiedad, se propone un tipo de socialismo autogestionario, alejado tanto del capitalismo como del socialismo estatista propio de las economías de planificación central. La superación del capitalismo se hace necesaria desde un punto de vista de la lucha contra las desigualdades y la pobreza y el deterioro del medio ambiente al que conduce un modo de producción y consumo desenfrenados. Por otro lado, frente al socialismo estatal y la economía centralizada -el confederalismo democrático busca, a largo plazo, la superación del Estado-nación y la organización de la vida social y política a través de comunidades libremente federadas-, el propietario de los medios de producción no sería el Estado, sino la propia comunidad, los propios trabajadores y productores, quienes orientaran la economía hacia la justicia retributiva y la satisfacción de las necesidades básicas de todos los individuos.

bandera-pkk

Bandera del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), fundado en 1978 por Abdallah Öcallan para luchar contra la represión del gobierno de Ankara contra los kurdos de Turquía.

MÁS ALLÁ DE LOS “ROSTROS BONITOS”

La revolución que indicaban más arriba los principios del confederalismo democrático se está poniendo en marcha sobre el terreno en Rojava. A raíz de la guerra civil declarada en este país desde 2011, en la que fueron introduciéndose sucesivamente agentes externos como los fundamentalistas de Al-Nusra (rama local de Al-Qaeda) o el Estado Islámico y diferentes potencias con intereses a menudo divergentes como Rusia, la Unión Europea o Estados Unidos, el Kurdistán occidental o Kurdistán sirio formó su propio autogobierno siguiendo los patrones de la democracia participativa y asamblearia y bajo el liderazgo político del Partido de la Unidad Democrática y el Consejo Nacional Kurdo (cuyos representantes, un hombre, Mansur Selum, y una mujer, Hediya Yousef, ostentan la co-presidencia de Rojava) y la defensa militar de las YPG y las YPJ femeninas.

Homenaje caídos Rojava.jpg

Combatientes de las YPJ y las YPG rinden homenaje a los caídos en combate. Entre ellos se encontraba la famosa comandante Asia Ramazan Antar.

La actividad armada de las YPG no surge, sin embargo, de la guerra civil siria. Habían sido creadas en 2004 como un medio de autodefensa frente al hostigamiento del régimen de Bachar Al Assad. La guerra y el acuerdo entre los dos grupos políticos de Rojava permitieron que, con la toma inicial de Kobanê en 2012 y la expansión del territorio controlado por las YPG a lo largo de los cantones kurdos (Cízere, Kobanê y Efrîn), fuera posible el autogobierno de facto de la región y la experiencia revolucionaria puesta en marcha, defendida frente a Damasco y los grupos yihadistas.

En Rojava, hay tres idiomas oficiales, correspondientes a los tres grandes grupos de población de la región, el kurdo, el árabe y el asirio. En noviembre de 2013, representantes kurdos, árabes, asirios y de otras minorías anunciaron un gobierno interino en la región, y como hemos expresado anteriormente, las minorías tienen puestos reservados en las asambleas. En cada una de ellas -y en los diferentes niveles en que éstas se agrupan, locales, de distrito, etc.- se forman comisiones o ministerios que se encargan de llevar a cabo las decisiones ejecutivas aprobadas en las mismas: ecología, economía, industria, deporte, juventud… y, por supuesto, mujer.

Todos los puestos administrativos, desde la presidencia de una comunidad de vecinos a un ministerio, son ostentados por dos personas, una mujer y un hombre. Las mujeres cuentan con sus propias instituciones, organizadas de forma autónoma, tanto el ámbito militar como en el civil. Desde 2004, tanto en Rojava como en las organizaciones kurdas de Turquía, se ha establecido un sistema de representatividad en el que ambos géneros deben estar representados en las organizaciones políticas y en la milicia en al menos un 40%.

Apunta Pablo Prieto, periodista del Huffington Post, que el desarrollo de esta revolución tanto social como feminista es un fenómeno único tanto en la región como en el mundo. “Tendemos a pensar que Europa es la panacea social, la cima del feminismo, el cénit de los derechos humanos, el paraíso de los oprimidos. Acostumbrados a enseñar, se nos ha olvidado aprender”, escribe, pero al mismo tiempo advierte que existen todavía trabas que resolver, debido a que el proceso es muy incipiente y hay toda una herencia secular por detrás que no puede barrerse de un plumazo. “Más allá de las instituciones revolucionarias, en la vida privada de muchas familias sigue dominando la lógica patriarcal. La función opresora de los hombres es más bien pasiva, y son sobre todo las mujeres las que se reprimen unas a otras, perpetuando roles de sumisión y decencia a través de la presión social […] La gente de Rojava es muy consciente de que la auténtica revolución la va a hacer la siguiente generación. Saben que cuanto más grandes son las escuelas, más pequeñas son las cárceles, y están poniendo todo su esfuerzo en crear estructuras educativas libres para que esto no sea sólo un experimento social.”

combatiente-ypj

Combatiente de las Unidades Femeninas de Protección (Yekîneyên Parastina Jin o YPJ por sus siglas en kurdo) con uniforme estándar.

Manuel Martorell, en su anexo al libro “Un verano kurdo” de la periodista Zekine Türkery, escribe que las mujeres del Kurdistán “han convertido el derecho a lucir sus atrevidas prendas tradicionales, llenas de colorido, a maquillarse, prescindir del velo islámico o a vestirse a la europea en el estandarte contra el oscurantismo integrista. En las bodas y las fiestas, las mujeres bailan formando círculos junto a los hombres, y su literatura, en la que la poesía popular juega un lugar preferente, está plagada de historias de amor”. Esta imagen nada convencional, para el contexto del Próximo Oriente, que ofrecen las féminas kurdas ha hecho que muchas veces las propias combatientes que luchan contra el ISIS hayan sido más valoradas en Occidente en función de su belleza o su aspecto, por ejemplo con el cabello descubierto, que realmente como miembros de unas fuerzas armadas, cosa que no se haría en el caso de un hombre soldado y menos de un oficial. El hecho de que este patrón de conducta se repita con mujeres occidentales que ocupan puestos de responsabilidad política, en la sociedad civil o en el ejército no es un consuelo.

Un caso de estas características lo expone el referirse a la comandante de las YPJ Asia Ramazan Antar, caída en combate contra el Estado Islámico en septiembre de 2016, como la “Angelina Jolie” kurda. Resulta muy poco serio -independientemente de su parecido o no con la actriz estadounidense- pasar por alto los méritos de alguien que se está enfrentando sobre el terreno a lo que los políticos y militares occidentales califican de amenaza global y primeros enemigos públicos de la Humanidad mediante una comparación desafortunada con un icono del cine contemporáneo. Ni siquiera vale el hecho de que Angelina Jolie haya protagonizado películas de acción o patrocinado causas sociales para justificar el titular: cualquier parecido entre la ficción y los padrinazgos de la Jolie la realidad de los y las combatientes en Rojava son, como se suele decir y sin querer menospreciar a la actriz, pura coincidencia.

asia-ramazan-antar

Asia Ramazan Antar

Hay que decir que la guerra civil siria y la lucha contra el ISIS no han sido las únicas veces en las que las mujeres del Kurdistán han tomado las armas para defender su pueblo y su tierra. Desde 1978, año de la fundación del PKK en las regiones kurdas de Turquía, han sido muchas las mujeres que se han alistado en la guerrilla (y, como ya es norma, una mujer, Bese Hozat, es hoy copresidenta del PKK junto a Cemil Bayik). Muchas de ellas, por su cuenta; otras, después de haber visto a sus padres, maridos o hermanos detenidos por la policía turca o tras huir de sus casas debido al hostigamiento policial al tener a un miembro de la familia en las filas del PKK. Sólo hay un caso en que una mujer no pueda coger las armas en las filas de los HPG, los Cuerpos de Defensa Popular, la fuerza militar del PKK, aunque la condición es la misma que en el caso de los hombres: cuando ya haya habido dos personas de la misma familia que hayan perecido en combate. En el Kurdistán iraquí, el retrato de Margaret George, comandante “peshmerga” cristiana, adornaba los salones de muchos hogares kurdos en los años setenta.

mujeres-combatientes-kurdas

En el frente en Rojava.

Aunque muchas guerrilleras sólo han conocido la lucha armada y la realidad de la misma se impone hoy día para las milicianas, al igual que para sus compañeros hombres la esperanza de la libertad y de la paz siempre está presente. Por eso no puede dejar de mencionarse otras iniciativas en la que también están involucradas mujeres kurdas de dentro del país o de la diáspora (muy numerosa y repartida en países como Francia, Reino Unido, Alemania o España). En el ámbito de la política parlamentaria, Leyla Zana se convirtió en 1995 en la primera mujer kurda presente en el parlamento de Turquía. Y, por ser la primera persona que se expresó en el idioma del Kurdistán dentro de la asamblea legislativa, ostenta también el record de haber sido detenida y condenada a diez años de prisión. Al otro lado de la frontera, en el Bashur, Chinar Saad, socióloga, desempeñó durante un tiempo un cargo ministerial en la administración regional del Kurdistán iraquí. Ellas y las copresidentes de hoy no fueron las únicas mujeres con cargos políticos en la historia kurda: según cuenta la propia Saad, hay que contar con gobernadoras de tribus como Lady Adela a comienzos del siglo XX o la legendaria princesa Hamzad, en el XVIII.

Dentro de Rojava, además de las iniciativas políticas como los sistemas copresidenciales y las cuotas, se han instituido también sistemas de justicia para instruir los casos de violencia contra las mujeres y de formación, en aras de incrementar la autonomía sociopolítica y económica de las mismas. En el exilio, sin embargo, las mujeres kurdas también cuentan con redes propias de socialización y apoyo (como la Federación de Asociaciones Kurdas en Francia, objeto de un atentado en enero de 2013 que acabó con la vida de tres activistas y que las autoridades francesas relacionaron con los servicios secretos de la República de Turquía), en las que la lucha nacional y de género aparecen estrechamente vinculadas. Otra de las iniciativas a destacar es la de las Madres por la Paz, movimiento originado en Turquía, que lucha por el fin de la violencia no sólo en relación al Kurdistán, sino también el fin de la violencia de género en Turquía, un fenómeno que se cobra cinco víctimas diarias en el conjunto del país otomano.

EPÍLOGO

Durante muchos años, desde el tratado de Lausana de 1923, los kurdos han estado acostumbrados a ver decepcionadas sus esperanzas en relación a su liberación. La complicada amalgama de intereses internacionales en la región -y especialmente en el espacio geográfico que ocupa su nación histórica, donde se encuentran las reservas de petróleo y gas más importantes de Oriente Medio y de los cuatro países en que su territorio está dividido-, la alianza histórica de Occidente con Turquía o el peligro a que una revolución izquierdista como la desarrollada en Rojava pudiera contagiar al resto de estados y complicar el statu quo que mantienen las clases gobernantes y sus aliados puede servir de excusa para dejarles nuevamente de lado, aun cuando la aportación de las mujeres y los hombres del Kurdistán a la “guerra contra el terror” está siendo mucho más efectiva, o cuando menos más eficiente, si tenemos en cuenta los medios y los resultados obtenidos, que la que vienen desempeñando algunos de los ejércitos más poderosos del planeta. Conscientes de ello, las milicias kurdas prefieren depender de sí mismas, y aunque colaboren con otros grupos, como las Fuerzas Democráticas Sirias o el ejército iraquí o cuenten entre sus filas con combatientes extranjeros, no desean depender de financiación o armamento procedente de las potencias, confiando en las propias comunidades locales, aunque hayan recibido puntualmente alguna aportación, como en la batalla de Kobane. Nafiz Abdulaziz, responsable local del PKK, lo explicaba de la siguiente forma: “Lo último que deseamos es ser una isla en el desierto, sin ningún contacto con el mundo. Tenemos cosas que dar y ofrecer a Europa, a Estados Unidos y a nuestros vecinos, pero también tenemos reivindicaciones […] Menos de la esclavitud, podemos hablar de todo. Que nadie se presente ante nosotros con un maletín lleno de contratos de esclavitud”.

Las mujeres del PKK o las YPJ se han granjeado una reputación excelente. Son el auténtico terror de los milicianos del Daesh. Morir en combate abatido por una mujer dejaría, según la interpretación de las versiones islámicas fundamentalistas propugnadas por el EI, sin el paraíso para aquellos. Pero no es sólo ésta la razón por la que rendirles homenaje. Su lucha por construir un mundo nuevo, de igual a igual con sus camaradas hombres, desde los frentes y en la retaguardia, recuerda a los intentos más nobles de la Historia por buscar y llevar a cabo un presente y un futuro mejores. Ante esto, sólo puede desearse que su labor sea fructífera y la suerte les sea propicia.

Por ello, sería un gesto esperanzador que, cuando el Estado Islámico sea finalmente derrotado -aunque su derrota no sólo ha de obtenerse por medios militares: hay que responder a las causas por las que tiene tanto poder de atracción entre jóvenes desesperados, sin empleo y sin perspectivas en Oriente y en Occidente-, se reconozca el derecho de los kurdos a la autodeterminación y a gobernarse a sí mismos. Otra cosa es si la comunidad internacional será capaz de responder a tales expectativas y estar a la altura de los -y las- luchadores de Kurdistán.

FUENTES:

Zekine Türkery, “Un verano kurdo. Historias de resistencia al ISIS, a la ocupación y al exilio”. Barcelona, Descontrol, 2016.

Henry Laurens, “Cómo se repartió Oriente Medio”, Le Monde Diplomatique en español, abril de 2003. En http://monde-diplomatique.es/2003/04/laurens.html

Dr. A. Ghassemlou, “The Kurdish Republic of Mahabad”, En web PDKI-Canada. (http://web.archive.org/web/20050915214512/http://www.pdki.org/articles/THE%20KURDISH%20REPUBLIC%20OF%20MAHABAD.htm)

Confederalismo Democrático, en https://solidaridadkurdistan.wordpress.com/confederalismo-democrati co/

Pablo Prieto, “Ser mujer en el país más democrático del mundo”, Huffingtonpost.es, 25/03/2016. En http://www.huffingtonpost.es/pablo-prieto/

Verónica Gonzalo, “Mujeres kurdas, Guerra y Paz”, United Explanations, 29/07/2016, En http://www.unitedexplanations.org/2016/07/29/mujeres-kurdas-guerra-y-paz/

Nathalia Benavides, “Ni Angelina Jolie ni Penélope Cruz: ella era Asia Ramazan Antar, comandante de las YPJ”, 11/09/2016. En https://rojavaazadimadrid.wordpress.com/2016/09/11/ni-angelina-jolie-ni-penelope-cruz/

Wikipedia en español (es.wikipedia.org). Entradas: “Pueblo kurdo”, “República de Mahabad”, “Rojava”, “Fuerzas Democráticas Sirias”, “Unidades de Protección Popular” y “Unidades Femeninas de Protección”.

Mujer y movimientos de liberación nacional (I). La guerra de España

 

“¿Quién protestó y se levantó en Zaragoza cuando la guerra de Cuba más que las mujeres? ¿Quién nutrió la manifestación pro responsabilidad del Ateneo, con motivo del desastre de Annual, más que las mujeres, que iban en mayor número que los hombres? ¡Las mujeres! ¿Cómo puede decirse que cuando las mujeres den señales de vida por la República se les concederá como premio el derecho a votar? ¿Es que no han luchado las mujeres por la República?”

Clara Campoamor.

Discurso ante las Cortes Constituyentes con motivo del debate sobre el sufragio femenino,

1 de octubre de 1931.

La máxima “los vencedores son los que escriben la Historia” recibió un corolario del profesor Josep Fontana que he querido incorporar como guía para escribir los artículos que aquí aparecen. Afirma el historiador catalán que “es forzoso, por tanto, que exista otra Historia”. Y dentro de esa otra Historia, como hace poco y acertadamente me hizo notar una muchacha con la que intercambié impresiones, es necesario hablar de esa inmensa mitad de la población mundial cuyos ejemplos de lucha, no sólo por sí mismas, su propia dignidad y sus derechos, sino por la de sus naciones y sus semejantes, ha caído muchas veces en saco roto o se ha desterrado al cajón del olvido, donde quedan acumulando polvo, como fotografías y viejos recuerdos antiguos a los que no se les presta nunca atención.

No debemos dejarnos engañar por el hecho de que, en el mundo de hoy, existan mujeres que hayan roto el denominado “techo de cristal” y se hayan incorporado a puestos de dirección económica o política que hasta su arribada han sido de competencia exclusiva de los varones. En muchos casos, la presencia de las Golda Meir, Margaret Thatcher, Isabel II, Ángela Merkel, Christinne Lagarde o Ana Patricia Botín en los primeros puestos de los estados o las grandes corporaciones u organismos económicos internacionales no ha venido acompañado de un cambio generalizado en la situación de las mujeres en un mundo dominado aún por actitudes misóginas o patriarcales, incluso en el interior de sociedad modernas y occidentales, que incluso ha acabado afectando a ellas mismas, pues todavía hoy se es más proclive a criticar a una mujer implicada en asuntos de gobierno por su vestuario y otras cuestiones de su aspecto externo -actitud todavía hoy presente entre el propio género femenino, por su aspecto exterior-, cosa que no se hace o se disimula más cuando el gobernante es un hombre. Además, en muchas ocasiones la llegada al poder o a esferas del mismo de estas mujeres no ha traído consigo cambios sustanciales en la estructura social, política y económica que causa la discriminación y las desigualdades, tanto de hombres como de mujeres, en sus respectivos países y a nivel global. Así, los viajes de personalidades como la duquesa de Cambridge, Kate Middleton, la princesa Magdalena de Suecia, la reina Letizia o la ex secretaria de Estado de EE.UU. Hillary Clinton a países del Tercer Mundo o encaminados a proyectos de cooperación internacional y relacionados con causas solidarias han tenido más de componente propagandístico de estas figuras que de un compromiso real con los desfavorecidos, los “parias de la Tierra”, entre los que la mujer ocupa desgraciadamente un lugar preponderante.

Por ello, me he propuesto escribir una serie de artículos, comenzando por éste, con ánimo de rescatar ejemplos de la lucha de las mujeres, quienes en unos momentos excepcionalmente convulsos unieron dos luchas esenciales: la suya propia, alzando su voz para mostrar su capacidad y reclamar sus derechos, y la de sus propias naciones y pueblos en unas circunstancias en que los ciudadanos y posiblemente la Humanidad entera se jugaban su porvenir o, cuando menos, la posibilidad de que el porvenir se basara en unos cimientos más justos, libres e igualitarios. Siguiendo el conocido lema “la revolución será feminista o no será”, estas mujeres -pero también algunos hombres honestos y preclaros- comprendieron que el porvenir del cambio estaba ligado a la suerte de que el cincuenta por ciento de la población pudiera disfrutar de los logros de ese cambio. Esta transformación revistió especial importancia en sociedades fuertemente tradicionales, en las que los roles masculino y femenino se hallaban claramente separados y la prevalencia del varón, en asuntos tanto de la esfera pública y política como privada y familiar, era aplastante. Con esto se quiere mostrar también que en países del Tercer Mundo -denominación que muchas veces, desprovista de su significación original con la que se definía a las naciones recién independizadas del dominio colonial europeo, trata de denominar a países no sólo económica sino también cultural y socialmente atrasadas, sin hacer esfuerzo intelectual alguno por comprender las razones de tal atraso, supuesto o real- y sociedades consideradas de un modo u otro “inferiores”, la lucha de las mujeres por su emancipación fue -y aún hoy es- un rasgo esencial de sus luchas de la liberación nacional, fuera contra el invasor o la dictadura, el colonialista o los peores efectos de la moderna globalización.

LA REPÚBLICA: ANTES DEL 18 DE JULIO

rosita-sanchez

La joven miliciana Rosita Sánchez, en una imagen icónica que fue usada como portada del libro “La voz dormida”, de Dulce Chacón.

A diferencia de otros contextos en los que la lucha femenina iba a estar ligada a cambios sociales y políticos profundos, la Segunda República Española no iba a suponer, en puridad, un régimen revolucionario, pese a que en muchas ocasiones la propaganda del “Nuevo Estado” franquista y publicistas e historiadores afines lo calificara de esa forma, apoyándose de un modo u otro en la tergiversación de las palabras e intenciones de lo que, para los republicanos, suponía la “revolución democrática” plasmada con el triunfo electoral del 12 de abril de 1931. En este sentido, la República proclamada pacíficamente el siguiente día 14 respondía a los cánones de un régimen democrático-liberal, similar a los que se habían proclamado en la Europa posterior a la PGM y que habían despertado las mismas esperanzas y corrido la misma desgraciada suerte que la democracia republicana, como la Primera República Checoslovaca, la de Weimar (Alemania) o la Austriaca. Si bien es cierto que las reformas acometidas por la República -para algunos, demasiado audaces o cuando menos, como se afirma, “queriendo hacer muchas cosas muy deprisa”; para otros, demasiado pacatas y tímidas-, tras muchos años de conflictividad latente y de graves desequilibrios sociales, económicos y políticos en el país que demandaban urgente solución sí suponían, de hecho, una revolución con respecto a la situación política previa del régimen de la Restauración.

Entre otros campos, como los del laicismo del Estado, la reforma agraria, la militar, la autonomía regional o la modificación de las relaciones laborales, la situación política y jurídica de la mujer formaba parte de esa “revolución” que suponía el nuevo régimen republicano. Aunque la ley, de por sí, no podía erradicar una mentalidad machista y conservadora de la sociedad española, para lo que se requerirían décadas -y que quedó patente en los debates constitucionales sobre el voto femenino, donde la “cuestión de oportunidad” por la proclividad supuesta o real de la mujer a votar de acuerdo a los deseos de los enemigos de la República -léase la Iglesia- se entremezcló con argumentos misóginos procedentes incluso de la minoría radical, el grupo de la propia Clara Campoamor; o en el conservadurismo social acerca del divorcio que, aprobado en la carta magna de 1931 y en la ley sobre la materia de 1932, produjo sin embargo escasas disoluciones de matrimonios, menos incluso de las que, por circunstancias objetivas, podrían haberse efectuado-, la legislación aprobada suponía un primer paso que en algunos casos fue pionero respecto a algunos estados del entorno de España (el sufragio femenino, por ejemplo, se adelantó a los de Francia o Italia -posteriores a la SGM- y muchos años a los de Portugal y Suiza -ambos de los años 1970-). Al voto y al divorcio había que sumarles otras medidas muy caras al movimiento femenino de entonces, como la prevalencia del matrimonio civil -propia de un estado laico-, la igualdad jurídica de ambos cónyuges, el fin de la discriminación femenina en ámbitos como el del trabajo, la disponibilidad de cuentas corrientes o la herencia, la igualdad de derechos de los hijos nacidos fuera del matrimonio con respecto a los “legítimos” y, en el medio laboral, la extensión de los seguros sociales (accidente y enfermedad, vejez, retiro obrero), la implementación del seguro de maternidad y la protección por parte de las autoridades de los ámbitos laborales más típicamente femeninos por entonces, como el servicio doméstico, a través de la Ley del Contrato de Trabajo. Además, para las elecciones de febrero de 1936, los grupos obreros aglutinados en el Frente Popular hicieron propaganda enarbolando la bandera de la igualdad salarial entre hombres y mujeres.

En los años republicanos previos a la guerra, y al hilo de la movilización política de la sociedad española, fue aumentándose la presencia de las mujeres en partidos y sindicatos, quienes crearon en muchos casos organizaciones específicamente femeninas (como la famosa Sección Femenina de Falange, la Comissió Femenina del PSUC o las Mujeres de Izquierda Republicana), así como fue frecuente la participación de mujeres en otros ámbitos como los de la cultura -el Lyceum Club o la organización anarquista Mujeres Libres- y el deporte, en ocasiones vinculados al activo movimiento asociativo de índole política, como el caso del Círculo Aída Lafuente, al que la joven Julia Conesa, una de las trágicamente conocidas “Trece Rosas”, pertenecía porque en él podía dar rienda suelte a su afición al deporte. Estos movimientos, puramente femeninos o mixtos, aunque su membresía quedara reducida a pioneras o jóvenes que trataban de romper con los roles tradicionales, eran reflejo del cambio de mentalidad (de “relajación de costumbres”, como también se diría) que los años de la República habían traído consigo. La movilización y presencia femenina en la vida pública devino también en su participación en la política de primer nivel. A las tres primeras diputadas de la legislatura constituyente de 1931-1933 (Victoria Kent, la recordada primera mujer en acceder al cargo de la Dirección General de Prisiones; Clara Campoamor, la indomable sufragista; y Margarita Nelken, incombustible defensora de los campesinos extremeños) habría que sumar, en los años venideros, los nombres de Matilde de la Torre, Belén Sárrega, María de la O Lejárraga, Francisca Bohígas (única mujer diputada de la derecha católica de la CEDA) o la mítica Dolores Ibárruri, Pasionaria (impulsora en 1933 de la Agrupación de Mujeres Antifascistas y a la que también pertenecerán Kent, Nelken, Constancia de la Mora o Isabel Oyarzábal, a las que me referiré en próximos párrafos), entre otros. La rotura de este “techo de cristal” que es la entrada en el Parlamento, que por simbólico o minoritario no deja de ser signiticativo, tendrá su continuidad en el contexto de la guerra.

MILICIANAS: MUJERES DE MONO AZUL

mujer-integrada-en-milicias

Una mujer en el momento de integrarse en las milicias populares recibe un revólver, de manos de las fuerzas de seguridad republicanas, con el puño en alto.

Al tener lugar la guerra civil, consecuencia de la sublevación militar del 18 de julio de 1936 contra la República y el gobierno del Frente Popular, tanto los sublevados como las fuerzas leales a la República van a hacer uso de sentimientos nacionales para definir su lucha. Los primeros -autoproclamados como “nacionales”- elaborarán la teoría de la presencia de un “ejército rojo” (igual a la denominación de la época del ejército de la Unión Soviética, de modo que pueda anatomizarse así a comunistas y demás fuerzas defensoras de la República, amalgamadas todas ellas bajo el mismo epíteto de rojos) y se proclamarán como la “España auténtica”, en una línea de continuidad histórica que la enlazaría con la España de la Reconquista, de los Reyes Católicos y los dos primeros Austrias, dentro de una línea de pensamiento reaccionaria y ultracatólica que fija estas épocas como las de un esplendor que recuperar, descartando -eliminando, y esto incluye la eliminación física- a quienes vienen defendiendo otra tradición histórica, cultural, social y de pensamiento y que son, como la propia República, calificados como la anti-España, por extranjerizante y ajena a la tradición nacional. Por su parte, las fuerzas republicanas, constatada la ayuda extranjera recibida por los rebeldes de la Alemania nazi, la Italia fascista y el Portugal corporativo del “Estado Novo” salazarista y abandonada a su suerte por las democracias occidentales, quienes incumplieron sus compromisos internacionales y son incapaces de hacer cumplir a aquellas el pacto de No Intervención, dentro de una a la postre ineficaz política de contención, harán de la “lucha contra el invasor”

cartel-bardasano-fuera-el-invasor

Cartel republicano, obra de José Bardasano, en referencia a la intervención germanoitaliana en favor de los rebeldes. Bardasano era pareja de la también cartelista y artista gráfica Paquita Rubio, conocida con el seudónimo de Juana Francisca, quien realizó carteles de propaganda para organizaciones políticas del Frente Popular.

(afirmación hecha a la vista de los enormes contingentes humanos enviados por Hitler y Mussolini en auxilio de los rebeldes) y de la “independencia nacional”, temiendo que el triunfo de Franco derive en una colonización italo-alemana de España o en pactos secretos que comprometan la enajenación de riquezas del país, una de las razones de su lucha. De este modo, a pesar de la presencia en las filas republicanas de las Brigadas Internacionales o del auxilio recibido por la URSS, bien es cierto que en cifras muy inferiores y con supremas dificultades para su recepción en España respecto a las recibidas por los “nacionales”, la guerra civil cobrará para la República el aspecto de una lucha de liberación nacional, una segunda “Guerra de Independencia” (lo que motivará en la propaganda muchas similitudes con 1808 y el levantamiento contra la invasión napoleónica), y facilitará su entroncamiento con la resistencia al fascismo y a la invasión italogermana que se dará en los estados europeos invadidos durante la SGM.

Hay que referir aquí que, en lo que respecta a las mujeres, tanto en la zona rebelde como en la republicana la represión también se dirigirá hacia ellas en una dimensión común, no sólo entre ellas, sino también común a otros conflictos bélicos. La “cosificación” de las féminas, tan frecuente en situaciones de violencia y de afirmación de poder y del terror, llevó a que se repitieran pautas comunes de fusilamientos, torturas y abusos sexuales contra aquellas mujeres tenidas por enemigos políticos o por su condición de familiares de los mismos. Sin embargo, en la zona republicana los esfuerzos para hacer frente a los llamados “incontrolados” y restituir el poder de una administración (funcionarial, policial y militar, de justicia) que había quedado muy maltrecha por la doble dinámica de la sublevación militar y por la revolución en las zonas controladas al inicio tan sólo nominalmente llevaron a que el control de la represión, pasándose a ejercerse de forma legal, llevara aparejado también un descenso en el número de víctimas producidas por la represión, tanto en lo que respecta a los hombres como en lo referido a las mujeres, incluyendo aquellas que pertenecían al campo del enemigo por antonomasia, las pertenecientes al clero femenino, cuyas cifras de víctimas se mantuvieron muy bajas a pesar de que el número total de víctimas del clero no dejó de ser desdeñable (entre 6500-8000), limitándose en ocasiones la represión al desempeño de labores asistenciales con ropa civil, como por ejemplo a los enfermos y los heridos del frente. En la zona “nacional”, sin embargo, este control “legal” de la represión no detuvo el número de víctimas, como muestra lo acontecido en lugares como Málaga o la ejercida tras el final de la contienda y el triunfo del ejército sublevado. Los abusos a mujeres perpetrados por los rebeldes durante y después de la guerra fueron muy variados, desde la prisión o los métodos antes mencionados por pertenencia a organizaciones políticas ajenas al “espíritu del Movimiento Nacional” o en represalia a las actividades de sus cónyuges u otros familiares a formas más sibilinas o elaboradas de represión: la humillación pública (el rapado al cero del cabello y la ingesta de purgantes, siendo exhibidas por las calles de su pueblo o ciudad) o el secuestro de los hijos y su entrega a familias bien consideradas por el régimen, de acuerdo con las teorías de Antonio Vallejo Nájera, jefe de los servicios psiquiátricos del ejército rebelde, quien calificaba a los rojos como incapaces de criar hijos mentalmente sanos y a las mujeres rojas como seres movidos por desórdenes mentales y pulsiones sexuales que las motivaban hacia la militancia política -campo ajeno a la mujer, según las teorías del “Nuevo Estado”- y la violencia sectaria. Este episodio inaugurado en la posguerra abrió la lata de la infame práctica, primero como práctica de ingeniería racial y social y luego como lucrativo negocio hasta incluso los años 1990, de los “hijos robados”.

grupo-de-milicianasY es que, regresando al tema que nos ocupa, la guerra en la zona republicana abrió nuevas oportunidades de participación y visibilización pública de la mujer, aunque en ocasiones se vieran con posterioridad limitados, lo que no dejaba de preocupar a los “nacionales” en caso de que triunfara el nuevo modelo de sociedad que había ido creciendo durante los años treinta al abrigo de la nueva legislación y las nuevas libertades. La dimensión más icónica y más rupturista de la nueva etapa abierta por el conflicto fue, sin duda, la incorporación de la mujer a la lucha armada durante los primeros tiempos de la guerra, insertadas en las milicias partidarias y sindicales. La formación de las milicias fue una medida extraordinaria e imperiosa tomada por el gobierno presidido por José Giral, ante las numerosas peticiones venidas de las organizaciones obreras y de las propias masas populares, de armar al pueblo para hacer frente a la sublevación y ante la desconfianza sobre la lealtad que despertaban los propios mandos militares al frente de las guarniciones -no en vano, hubo ocasiones en las que, como la del coronel Aranda en Oviedo o la del capitán Cortés en el santuario de la Vírgen de la Cabeza (Andújar, Jaén), acabaron pasándose a las filas rebeldes en cuanto vieron la primera oportunidad-. Y será en las milicias donde podrán verse a las mujeres en armas, aunque fuera durante un período efímero, como un modo de afirmar y reivindicar su identidad y sumarse a una lucha común.

Sin embargo, la formación de las milicias arroja resultados dispares. Gracias a las mismas se ha impedido el triunfo del golpe en ciudades importantes, como Madrid, Barcelona o Valencia, o han conseguido detener el avance de las tropas rebeldes por la sierra de Guadarrama, pero a pesar de la valentía y arrojo de los milicianos (y milicianas), su falta de formación y disciplina militar las hace ineficaces en el combate a campo abierto, como demuestra el avance sublevado por la zona centro-sur (donde se concentra la aristocracia militar rebelde, el ejército de África) o el fracaso en la toma del peligroso saliente de Teruel. Además, la fragmentación y descoordinación del poder en organismos autónomos o directamente desobedientes a la autoridad gubernamental complican -con hechos enormemente luctuosos, como las ejecuciones extrajudiciales a los “enemigos de la revolución”- la marcha de la guerra, asunto entendido incluso por organizaciones que plantean programas revolucionarios como la CNT o la UGT. El gobierno pasará a reorganizarse, conformándose uno con las diferentes fuerzas que conforman o apoyan al Frente Popular, y a restituir, aun lenta y dificultosamente, su administración y autoridad, y la guerra pasará a realizarse con un nuevo ejército, el Ejército Popular de la República, de un tipo más tradicional aunque surgido de las propias milicias. En este tipo tradicional de nuevo ejército republicano, las mujeres pasarán a desempeñar roles más tradicionales, con lo que dejarán de portar y manejar armas, dedicándose a labores clásicas como la cocina o la enfermería, aunque también hay espacio para oficios nuevos, como chóferes, traductoras o correos.

melendreras-ejercito-popular

Cartel de Emeterio Melendreras, referente al Ejército Popular de la República.

Nunca será suficiente -y más en este período donde la “superación del pasado cainita de los españoles” nos ha hecho el regalo envenenado de unos políticos sin memoria que nadan sobre una equidistancia que no hace justicia alguna a quienes lucharon por una democracia que parece que sólo ellos parecen haber inventado- el recuerdo y homenaje a esas mujeres (y no sólo a ellas) con mono azul y fusil al hombro: la socialista madrileña (vecina del barrio obrero de Prosperidad) Josefa Vara o las anarquistas guipuzcoanas Casilda Méndez Hernáez y Matilde Saiz Alonso, que junto a sus compañeros unieron el amor a la lucha por la libertad; la joven Paulina (Lina) Odena, fusilada en Granada tras un error de su chófer que llevó a ambos a penetrar en las líneas enemigas; las todavía más jóvenes Rosita Sánchez o Rosario Sánchez Mora (Rosario Dinamitera), que perdió la mano derecha intentando encender un cartucho mojado de dinamita y que inspiró a Miguel Hernández a escribir uno de sus más bellos poemas de la guerra; Concha Perez Collado o María Martínez Sorroche… Así, advertía María Zambrano, aun con los anteojos puestos en una cierta visión tradicional de la mujer propia de la época, siguiendo a la feminidad clásica -la mujer como madre, doliente por el destino de sus hijos-, un “mentís” claro y rotundo a la visión de todos los Vallejo Nájera del bando nacional y de este mundo que clasificaban a la mujer roja como incapaz de sentimientos y de humanidad. Algo que la propia trayectoria vital de tantas mujeres republicanas, en el frente y la retaguardia y en la derrota, desmiente rotundamente:

“La mujer que lucha heroicamente y resiste los terribles bombardeos de alemanes e italianos y bárbaros militares significa esta maravillosa unión de la antigua mujer española, madre ante todo, con toda su fuerza poética y alentadora, con una mujer consciente de la causa que su hijo defiende, que siente el dolor, sí, pero no se detiene ahí, sabe que su dolor es necesario y que es fecundo, se siente madre de la historia, madre del mundo nuevo que nace, al mismo tiempo que madre de sus hijos”.

rosario-joven

josefa-vara

9-de-octubre-marc3ada-martc3adnez-sorroche.jpg

De arriba a abajo, Rosario Sánchez, Josefa Vara y María Martínez Sorroche, tres mujeres milicianas. Las dos primeras fueron encarceladas -habían sido condenadas a muerte en primera instancia- y la última vivió la grave situación de los campos de refugiados franceses.

EN LA RETAGUARDIA

Y al mismo tiempo que ese dolor “no se detiene ahí”-por desgracia, durará tres años de agonía y de heroica aunque insuficiente resistencia-, los horizontes abiertos a y por la mujer en la coyuntura de la guerra se dan también en la retaguardia, donde la movilización por parte de las organizaciones políticas y la propia concienciación de las féminas hará que sean parte integrante de un esfuerzo común, y al mismo tiempo de visibilización, afirmando de un lado su utilidad en la lucha y de otro su reivindicación de que ellas también son parte de la resistencia, del eventual triunfo y de que el futuro que se abra tras éste también les pertenece. Así, esta contribución al esfuerzo común incluye actividades tanto ya clásicas de asistencia (acogida de refugiados, enfermería, atención a ancianos y niños) como otras nuevas, algunas de ellas ya conocidas de otros contextos bélicos como la Gran Guerra -la sustitución de los hombres que acuden al frente en sus puestos de trabajo en el campo, la industria o los servicios- y otras como el periodismo, la propaganda y movilización o la acción política y el desempeño de nuevas tareas en el gobierno, desde el nivel local o nacional, posibilitando la quiebra de otros “techos de cristal”. La arribada de las mujeres a estas responsabilidades hubiera podido suponer un trampolín -como lo supondría tras la SGM en las naciones europeas- para la consecución de nuevos campos de acción laboral y política y un nuevo paso en la “larga marcha por la igualdad” de las mujeres en España. Por ello, su desempeño y ejemplo no debe quedar olvidado.

Sin embargo, por falta de espacio y por la imposibilidad de poder contar la biografía de todas estas mujeres, no ha sido posible sino contar con algunos ejemplos, aún así espero que representativos, de esta “lucha de retaguardia”. Contamos, por ejemplo, con Rosa Chacel. La famosa autora de “Barrio de Maravillas” desempeñó tanto su labor literaria, como una de las jóvenes promesas de la escritura, desde las páginas de la que es considerada la mejor publicación de entre las muchas que se editaron en la España republicana en la etapa de la guerra civil, por la calidad de su edición y los colaboradores que pasaron por sus páginas, Hora de España. Al mismo tiempo, Chacel desempeñó, nos cuenta María Zambrano, trabajos de enfermera en el Hospital de Sangre en que se reconvirtió el Instituto Oftalmológico de Madrid.

Teniendo en cuenta la intensa vida cultural, a la que se incorporaron muchas mujeres de gran valía, de los años del primer tercio de siglo en España -la llamada “Edad de Plata” de la cultura española- y el compromiso político adquirido por muchos hombres y mujeres hacia la causa republicana y antifascista, el caso de Rosa Chacel no fue único. La propia Zambrano, poeta y filósofa, tanto desde Hora de España como a través de conferencias dadas en Hispanoamérica -era esposa de un diplomático republicano asignado a la embajada de Chile, país con un gobierno de Frente Popular como el español- defendió la justicia de la causa republicana y animó a las naciones latinoamericanas a apoyar al gobierno de Madrid/Valencia. Asimismo, Margarita Nelken -que abandonó las filas del PSOE para pasar al PCE al principio de la contienda y desarrolló una labor similar en un país amigo de la causa republicana como México-, Dolores Ibárruri -que con su enorme capacidad oratoria y su vestimenta enlutada y austera era capaz de conmover a sus auditorios de soldados en las trincheras- o María Teresa León, poeta y esposa del también poeta Rafael Alberti, quien destacó tanto en la animación cultural de los combatientes como en la organización de la efímera reconquista por las milicias catalanas y valencianas de Ibiza -lugar donde la sublevación sorprendió a la pareja, de vacaciones en la isla- fueron destacadas embajadoras, dentro y fuera de las fronteras españolas, de la lucha republicana. También debemos contar con los casos de Catalina Salmerón, hija del que fuera presidente del ejecutivo de la Primera República, Nicolás Salmerón, y Dolores de Rivas Cherif, la esposa del presidente Manuel Azaña, quienes estuvieron encargadas de la dirección de la Asociación de Mujeres contra la Guerra y el Fascismo.

Pero a estos casos conocidos debemos sumar los de otras mujeres cuyo protagonismo comenzó a fraguarse, sin quererlo, en esos años. Ahí están los ejemplos de Matilde Landa y Marina Ginestà. Matilde Landa había nacido en Badajoz en el seno de una familia liberal y no había sido bautizada, hecho que luego acarreará su tragedia personal acabada la contienda. Afiliada al PCE, contaba con treinta y dos años al comenzar la guerra civil y su labor consistió en recorrer los frentes de guerra informando y levantando la moral de los combatientes, incluidos los brigadistas internacionales, a través de charlas y conferencias, como miembro del subsecretariado de Propaganda de la República. Acabada la guerra y condenada a muerte, su pena fue conmutada y se le trasladó de la ominosa cárcel de Ventas -la cárcel donde acabaron las “Trece Rosas”- a Mallorca. En la isla, las autoridades religiosas la sometieron a un implacable acoso para que se bautizara, sometiéndola finalmente al chantaje psicológico para que aceptara el bautismo a cambio de que así los niños de las presas republicanas pudieran recibir una alimentación adecuada -una de las reivindicaciones defendidas por Landa-. “El mismo día que iba a ser bautizada a la fuerza, se arrojó desde la terraza de la prisión, dejando una nota de suicidio para su hija Carmen. Finalmente, su voluntad no fue oída y la bautizaron in articulo mortis.” (https://elsilencioguerracivilespanola.wordpress.com/2014/04/30/milicianas/).

matilde-landa

Matilde Landa.

Por su parte, Marina Ginestà es conocida por ser la muchacha de la icónica foto de la miliciana con fusil al hombro y la melena al viento en la terraza del Hotel Colón de Barcelona, tras el fracaso de la rebelión en la capital catalana. Sin embargo, la propia Ginestà -perteneciente a las Juventudes Socialistas Unificadas, resultado de la fusión de las Juventudes del PSOE y del PCE, que entonces contaba con diecisiete años y se encontraba, como militante de las organizaciones obreras, colaborando en la preparación de la frustrada olimpiada alternativa a los juegos “nazis” de Berlín, la Olimpiada Popular de Barcelona- afirma que esa fue la primera y única vez que portó un fusil en toda su vida. Su labor fue de periodista y traductora (hablaba fluidamente francés). “Ginestà vivió la guerra desde una retaguardia militante, esforzándose por mantener alto el ánimo de su bando” (afirma el artículo del diario Público con motivo de su fallecimiento). Como traductora para el enviado especial del diario moscovita Pravda, el controvertido Mijaíl Koltsov, estuvo presente en la histórica entrevista que éste mantuvo con el líder de las milicias anarquistas Buenaventura Durruti, en agosto de 1936, pocos meses antes de que Durruti perdiera la vida en el frente de Madrid. “De su trabajo en la retaguardia también conservaba recuerdos duros, como la visita a un hospital barcelonés para identificar cadáveres. “Es el recuerdo más terrible que guardo de la guerra. Por primera vez tuve una idea de la muerte. Vi a una mujer muerta con su hijo en brazos… Todavía hoy me viene a la mente ese recuerdo”. Exiliada primero en Francia y después en la República Dominicana -de donde tuvo también que escapar de las persecuciones anticomunistas del dictador Trujillo-, Ginestà se casó con un diplomático belga y regresó a España en los años sesenta, viviendo a caballo entre Cataluña y Francia hasta su muerte en París en 2014.

marina_ginesta

Marina Ginestà, en la conocida imagen tomada por el fotógrafo Hans Gutman en la terraza del Hotel Colón de Barcelona.

Entre las mujeres que desempeñaron labores asistenciales y sociosanitarias, he podido conocer, a través de la obra “La sanidad en las Brigadas Internacionales”, de Manuel Requena y Mª Rosa Sepúlveda, los casos de doctoras, enfermeras y auxiliares que trabajaron para hospitales de guerra de la retaguardia republicana, tanto españolas como voluntarias extranjeras, quienes acudieron integradas en el Servicio Sanitario Internacional (la servicio de ayuda y atención sanitaria de las BI) y cuyas historias sufrieron en ocasiones una doble tragedia de persecución, olvido e incluso muerte, primero por parte del nazifascismo en España y en Europa durante la SGM y, al acabar ésta, a causa de la sospecha que la militancia del lado de la República activó en los dos contendientes de la “guerra fría”, ya que tanto los norteamericanos, por su anticomunismo, como Stalin, por su campaña contra el cosmopolitismo y las “vías nacionales”, iniciaron una campaña de acoso contra antiguos brigadistas que derivó en ostracismo, cárcel o, en Europa Oriental, en sangrientas purgas. Este fue el caso de la doctora Dobra Klein, que poseía doble nacionalidad checa y polaca, y que tras trabajar en los hospitales de guerra de Benicàssim, Mataró y Vic, pasó un auténtico calvario primero en los campos de concentración de Alemania (tras ser arrestada por la Gestapo en Francia, donde formaba parte de los FTP, Francotiradores Partisanos) y, tras la liberación, víctima de las purgas estalinistas desatadas a raíz del Proceso de Praga, por el que muchos comunistas checos fueron encarcelados, ejecutados o desposeídos de sus cargos por supuesta traición a la ortodoxia moscovita. Tras su paso por la cárcel en Checoslovaquia, Klein fue rehabilitada en un lento proceso y murió en Varsovia, capital de su país natal, en 1965, siendo enterrada con honores militares y la insignia de los excombatientes de las Brigadas Internacionales. Padecimientos menos graves, pero también dolorosos, sufrieron enfermeras españolas como Rosita Díaz -cuyo esposo, agente del SIM, servicio de inteligencia republicano, fue encarcelado y después fusilado por los vencedores a pesar de sus intentos por salvarlo- o Pepita Sicilia, que atravesó la frontera francocatalana con su marido hacia un futuro incierto y con los nubarrones de la guerra europea y la invasión alemana en el horizonte.

A otras mujeres, sin embargo, la fortuna les fue más propicia y, en el caso de las interbrigadistas, su paso por España les reportó la posibilidad de poner en práctica sus conocimientos o de instruirse de cara a llevar a cabo una posterior carrera médica en sus países de origen tras el doble paréntesis bélico de España y la guerra mundial. Estos fueron los casos de la judía polaca Margarita Kutin, que se doctoró en Medicina en París debido a que el régimen dictatorial de Pilsudski impedía el acceso a los judíos a la universidad en Polonia. También la enfermera británica Angela Haden Guest cursó, tras su paso por España, la carrera de Medicina en EE.UU. El hospital de Benicàssim, el centro hospitalario de retaguardia más emblemático de la red sanitaria de las Brigadas Internacionales, vio pasar por sus instalaciones (levantadas sobre villas y chalés de vacaciones de la burguesía valenciana) a mujeres especialistas en diversos campos que aportaron sus conocimientos y preparación en un aspecto tan esencial de la guerra como la salud de los combatientes. A los casos mencionados cabe sumar la doctora austriaco-francesa Fritzi Brauner, la farmacéutica gala Jacqueline Gayman, la dentista polaca Rachel Ravaut, la enfermera australiana Mary Lowson, entre otros.

Enfermeras Benicàssim.png

Enfermeras españolas en el Hospital de las Brigadas Internacionales de Benicàssim (Castellón)

DESDE LOS DESPACHOS: LA PRIMERA MUJER MINISTRA Y OTRAS PIONERAS

La guerra, desde el lado republicano, introdujo nuevas variables que no hubieran podido sospecharse en los años e incluso los meses previos de vida política y parlamentaria normal. El prestigio e influencia del Partido Comunista, que antes de la guerra no alcanzaba a duras penas los tres mil afiliados, fruto de su capacidad de organización y disciplina, su defensa a ultranza del Frente Popular y la dependencia de la República, abandonada por sus aliados naturales (Francia y Gran Bretaña), de la ayuda de la URSS, lo que trajo no pocas polémicas y conflictos durante y después de la contienda, fue uno de ellos. Otro fue la participación del anarquismo en la vida política e incluso en el Ejército Popular de la República, organización a la que los libertarios, por sus principios de jerarquía y obediencia, eran en principio refractarios (Cipriano Mera, salido de las milicias, se convirtió en el principal jefe militar anarquista en el ejército republicano, y el Cuerpo de Comisarios contó con anarquistas en sus filas, entre ellos el ex dirigente cenetista y fundador del Partido Sindicalista Ángel Pestaña como uno de los comisarios principales). La CNT y la FAI contaron con cinco ministros en total a lo largo de la guerra, cuatro con el líder sindical socialista Francisco Largo Caballero como primer ministro y uno, Segundo Blanco -que asumió la cartera conjunta de Instrucción Pública (Educación) y Sanidad- con el médico socialista Juan Negrín como jefe del ejecutivo tras su primera remodelación ministerial, en la que volvió a dar entrada en el gobierno tanto a la CNT como a la UGT.

La primera entrada de la CNT-FAI en el gobierno central (ya formaba parte del ejecutivo de la Generalitat de Cataluña) se produjo en noviembre de 1936, en una época crítica para la República, cuando se produjo la salida del gobierno de Madrid hacia Valencia ante la perspectiva de que los “nacionales” entraran en la capital. Así, al gabinete llegaron dos miembros del sector moderado, Joan Peiró y Juan López, y dos “faístas”, Juan García Oliver y Federica Montseny, la primera mujer en la historia de España que accedió a una cartera ministerial. Se hizo cargo de un ministerio de nueva creación, el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, cuyas competencias hasta entonces habían pertenecido a los departamentos de Gobernación (Interior) y Trabajo.

La República había venido realizando una intensa labor en el campo de la sanidad con vistas a mejorar la atención desplegada a los ciudadanos, con el objetivo de implantar, en años venideros, un sistema sanitario público y universal. La labor de doctores como Marcelino Pascua (director general de Sanidad entre 1931 y 1933), Gregorio Marañón, Sadí de Buen o Gustavo Pittaluga fue muy positiva, enfocándose hacia la mejora de la atención primaria, especialmente en el ámbito rural; la capacitación del personal; la puesta en marcha de nuevos establecimientos para tratar enfermedades poco menos que endémicas como la tuberculosis; la mejora de los centros psiquiátricos; la atención a la infancia y la maternidad; la prevención y las normas de higiene en el trabajo o en la alimentación… este trabajo no se paralizó con la guerra, sino que continuó hasta tal punto que en la zona republicana en 1937, y a pesar de la demanda que suponían los heridos del frente y los padecimientos generales de la población, se pudieron instalar más camas para enfermos tuberculosos o más centros de atención infantil que los existentes en toda España antes de la sublevación, e instituir la vacunación obligatoria para el tifus, la viruela y la difteria. La labor de los ministros de Sanidad anarcosindicalistas (y del comunista Jesús Hernández) constituye un hito olvidado en la historia de la sanidad española.

federica_montseny

Federica Montseny, durante un mitín en Barcelona.

Federica Montseny, acompañada en su labor, como directora de Asistencia Social por la especialista en salud y sexualidad Amparo Poch -también anarquista y perteneciente a la organización feminista libertaria Mujeres Libres, que editaba una revista homónima, pionera en muchas reivindicaciones y temática feminista presentes aún hoy- es recordada sobre todo por la introducción, a nivel estatal, del Decreto sobre Interrupción Artificial del Embarazo que ya había sido de aplicación en Cataluña desde diciembre de 1936. La propia Montseny, en una ponencia en 1986, explica el motivo por el que el gobierno de la República y su ministerio no aprobaron un decreto propio sobre el tema: “Consciente de la necesidad de encontrar solución al caso, sin ser partidaria, ni mucho menos, de la práctica del aborto, decidimos de común acuerdo la doctora Mercedes Maestre [perteneciente a la UGT, fue subsecretaria del Ministerio] y yo preparar un decreto que permitiera la interrupción artificial y voluntaria del embarazo. Decreto que quedó en suspenso en la cartera del presidente a causa de la oposición de la mayoría de miembros del Gobierno. Esta fue la causa por la cual tuve que recurrir al subterfugio de extender al resto de la España republicana los beneficios del decreto sobre el derecho a la interrupción artificial del embarazo adoptado por la Generalidad de Cataluña en agosto de 1936”. Y es que buena parte de los escrúpulos y objeciones que el resto de sus compañeros varones de gabinete, incluidos los ministros anarquistas, tenían sobre sus medidas estuvieron presentes durante el semestre que estuvo al frente de la cartera de Sanidad.

A decir verdad, para la época muchas de sus medidas fueron de una audacia innovadora que chocaba con lo que ella misma refería, sobre el tema del aborto, como “escrúpulo religioso o de otra índole”. Sin embargo, es de destacar que en algunos casos se adelantaron a propuestas puestas hoy día en marcha por ONG’s o sobre la mesa de los debates políticos. La creación de los Liberatorios de Prostitución, idea de Amparo Poch, partía de la esencia de que las eufemísticamente llamadas “mujeres de vida alegre” encontraran un oficio y una vida alternativa, pudiendo alejarse de su entorno y aprender otras habilidades sociolaborales. “Había allí talleres donde aprendían oficios y un servicio mediante el cual se les iba colocando en otras actividades remuneradas. Debo decir que algunas mujeres reincidieron en su antigua profesión, que juzgaban menos penosa que aquella que se les enseñaba. Pero, en honor a la verdad, hubo una gran mayoría que se reintegraron a lo que, por llamarlo de alguna manera, llamaremos vida honrada…” comenta la propia Montseny. Otras medidas de su etapa fueron la creación de la Oficina Central de Evacuación y Asistencia a los Refugiados, destinada a coordinar la labor de acogida de los miles de refugiados que llegaban a la zona aún controlada por la República procedentes de las ciudades tomadas por los rebeldes, y la mejora del funcionamiento de la asistencia social, de acuerdo con el decreto del gobierno de creación del Consejo Nacional de Asistencia Social (25 de noviembre de 1936), erradicando su anterior carácter de semicaridad y sustituyéndolo por un verdadero proyecto asistencial público moderno, atendiendo a ancianos, discapacitados, huérfanos, mujeres embarazadas y lactantes, etc. Sus reflexiones finales, cincuenta años después de su etapa ministerial, reflejan su deseo de haber podido hacer más “y sobre todo, consolidar lo hecho”. No en vano, la impresión que quedó ante los avances experimentados por la sanidad republicana antes y durante la guerra, vista la tardía constitución y evolución del sistema sanitario público durante la dictadura, es la de que la derrota frustró una gran oportunidad.

e28c57667e5ea9fe7dc18062129d222d

Cartel propagandístico de Vicente Ballester referente a la labor sanitaria y asistencial.

No obstante, el de Federica Montseny no fue el único caso en que una mujer accedía por primera vez a un puesto antes vedado a las mujeres durante la guerra. El de Isabel Oyarzábal es otro caso, producido como consecuencia de una de las múltiples deserciones simultáneas a las de los militares: la de los miembros del cuerpo diplomático. Al igual que en otros cuerpos de funcionarios -la judicatura o algunos catedráticos universitarios, donde el conservadurismo político de sus miembros, de su clase social o el espíritu corporativo llevó, como en el caso de los oficiales del ejército, a decantarse por los rebeldes en lugar de seguir fieles al gobierno de la República-, hubo muchos diplomáticos que abandonaron sus puestos o pusieron las legaciones, cosa más sencilla sobre todo en el caso de hallarse éstas en países más proclives, por su régimen político, al servicio de los sublevados. Así, la República tuvo que recurrir en muchas ocasiones a unos diplomáticos -cónsules o embajadores- de nuevo cuño, figuras de prestigio intelectual pero que sin embargo no tenían conocimientos en la materia y tuvieron que adquirirlos sobre la marcha o con el asesoramiento del personal que había permanecido afecto a la legitimidad republicana, dando pie en muchos casos a errores, sustituciones y rotaciones de representantes que en circunstancias normales no se habrían producido. Estos fueron los casos de Luis Jiménez de Asúa (que, habiendo sido destinado antes de la guerra como embajador en Checoslovaquia, improvisó desde la legación en Praga un servicio de información internacional para la República, el SIDE); Mariano Ruiz Funes (Bruselas), Felipe Sánchez Román (La Haya), Marcelino Pascua (Moscú), Francisco Barnés (Belgrado), Félix Gordón Ordás (Ciudad de México), Fernando de los Ríos (Washington) o la mencionada Isabel Oyarzábal, que se encargaría de la legación de España en Suecia.

isabeloyarzabalsmith

Isabel Oyarzábal.

Oyarzábal, natural de Málaga, nació en el seno de una familia acomodada y liberal. Su padre era un próspero comerciante de ascendencia vasca y su madre una escocesa protestante que fue un gran apoyo para su hija frente a una sociedad, la de la España provinciana de los primeros años del siglo XX, marcada por la intolerancia religiosa o el patriarcado. Caracterizada por una enorme avidez intelectual, Isabel Oyarzábal se dedicará a numerosos campos de la cultura, desde la escritura -en el exilio publicó sus memorias bajo el título “En mi hambre mando yo”, haciendo referencia a una anécdota relatada por el político y también embajador Fernando de los Ríos- y el periodismo -trabajará como corresponsal de varias publicaciones en el extranjero, por su conocimiento del inglés- a la interpretación. “Isabel entró a formar parte de los grupos de teatro que comenzaron a funcionar con el fin de obtener recursos económicos para hacer frente a las necesidades de estos soldados [de la guerra de Cuba]”, cuenta la historiadora Matilde Eiroa. “Fue su primera toma de contacto con el mundo del Teatro”. Una afición que se afianzará cuando tomé contacto con la la compañía de la familia Palencia-Tubau, en la que conocerá a su marido, Ceferino Palencia Álvarez-Tubau.

Con la llegada de la República, Isabel Oyarzábal, sufragista decidida en los años precedentes, se integrará en el Partido Socialista y en la UGT y desempeñará labores de vocal en varios patronatos, como los del Museo del Traje Regional, del Instituto de Reeducación Profesional o el Patronato para la Protección de Animales y Plantas. Miembro del Lyceum Club Femenino y la Agrupación de Mujeres Antifascistas, su labor al frente de la embajada estuvo lastrada por el hecho de que el gobierno de Suecia mantuvo, como en la SGM, una estricta neutralidad en la guerra de España, adhiriéndose como otros muchos estados democráticos al pacto de No Intervención promovido por Gran Bretaña y Francia, aunque no así su sociedad civil y sus grupos de izquierda, que mostraron una intensa labor solidaria con la España republicana, plasmada -junto con grupos afines de la vecina Noruega- en la ayuda médica y humanitaria enviada a España (cuyo mayor ejemplo es el Hospital Sueco-Noruego abierto en la localidad de Alcoy) o en los interbrigadistas escandinavos desplazados para luchar del lado republicano. Victoria Kent, nombrada por el ministro de Justicia del gobierno provisional republicano, el socialista rondeño Fernando de los Ríos Urruti (su maestro en la facultad de Derecho de Madrid) directora general de Prisiones -y que, a pesar de su poco tiempo en el cargo, dejó su impronta basada en la humanización de la vida carcelaria española y en la adecuación de las instalaciones a unas condiciones mínimas de habitabilidad e higiene, así como a los fines de reinserción en que debía basarse la política penitenciaria del nuevo régimen- y diputada por Izquierda Republicana en 1936, fue destinada también al cuerpo diplomático como secretaria de primera clase en la embajada de París.

Otras mujeres llegaron a alcanzar el nivel de directora general que alcanzó la propia Kent en los años previos al conflicto. Una de ellas fue Matilde de la Torre. Nacida en Cabezón de la Sal (Cantabria, entonces provincia de Santander), y también polifacética -escritora, periodista, pedagoga (fundó una academia en la que se aplicaban los principios renovadores de la Institución Libre de Enseñanza), folclorista- se afilió al PSOE en 1931 y desempeñó, tras su elección como diputada para las legislaturas de 1933 y 1936, puestos de vocal en diversas comisiones parlamentarias, como Marina, Hacienda, Defensa o Instrucción Pública (en éstas como suplente). Tras la revolución de octubre de 1934, tuvo un activo papel en la defensa de los represaliados.

1828747

Matilde de la Torre.

Con la formación del gobierno de Francisco Largo Caballero, Matilde de la Torre asumió la Dirección General de Comercio y Aranceles, dependiente del ministerio de Hacienda y Economía, cartera asumida por el sucesor de Caballero al frente del ejecutivo, el doctor Juan Negrín. De la Torre estuvo al frente de esta dirección hasta la asunción del gobierno por el propio Negrín, aunque mantuvo su fidelidad a la línea política mantenida por el nuevo presidente, hecho que le llevaría a ser una de las treinta y cinco personalidades socialistas que, junto con el médico canario, fueron expulsadas del PSOE en 1946 por filocomunismo y seguir los intereses de la URSS. En 2008, aunque a título póstumo, el partido les reintegraría en la militancia.

Otra fue Constancia de la Mora. Al contrario que Isabel Oyarzábal o Matilde de la Torre, que procedían de familias acomodadas pero de tradición liberal -o, al menos, con una línea familiar que les motivaba hacia nuevos horizontes-, De la Mora venía de una familia cuasiaristocrática y conservadora (era nieta de Antonio Maura, jefe del Partido Conservador en los primeros años del reinado de Alfonso XIII, e hija de Germán de la Mora, director de una de las compañías eléctricas más importantes de Madrid, Cooperativa Eléctrica). “Criada, de todos modos, en un medio privilegiado, con criados, mayordomos, chóferes e institutrices, extranjeras, por supuesto, para el aprendizaje de idiomas, su existencia transcurría en medio de todo tipo de lujos y comodidades. Educada en este medio, su mentalidad correspondía a lo que podríamos calificar de “niña bien” de la época” escribe María Rosa de Madariaga.

Sin embargo, a “Connie” -producto de anglosajonizar su nombre, como consecuencia de su estancia de estudios en Inglaterra- no le terminaba de cuadrar el mundo al que estaba destinada y la educación religiosa y prototípica de la “niña bien” (destinada al matrimonio, al hogar y las apariencias) que recibía en su colegio de monjas. Sus inquietudes sociales (y políticas) pronto empiezan a surgir en su carácter de joven, observando la terrible contradicción entre la realidad popular y la pompa y boato de la monarquía, las clases altas y el clero, como muestra en sus memorias refiriéndose a la Semana Santa sevillana o a la consagración de España al Sagrado Corazón por Alfonso XIII.

Casada con Manuel Bolín, hermano del corresponsal de ABC en Londres, Luis Bolín (pieza clave en la conspiración del 18 de julio y la llegada del avión Dragon Rapide para el traslado de Franco de Canarias a Marruecos) por “llevar la contraria a su familia”, al poco de proclamarse la República protagoniza las portadas de la “prensa rosa”, al ser una de las primeras mujeres -y de las más notorias, pues a lo anterior se sumaba el ser la sobrina del católico ex ministro de Gobernación republicano y diputado Miguel Maura- que hace uso de la nueva ley de divorcio. Su matrimonio había sido infeliz y había iniciado una nueva relación con el aviador militar Ignacio Hidalgo de Cisneros, con el que se casaría en enero de 1933. Ambos tenían en común el hecho de proceder de familias conservadoras -en el caso de Hidalgo de Cisneros, fuertemente reaccionaria, ya que eran carlistas-, lo que no les había impedido, antes al contrario, haber evolucionado ellos mismos hasta el republicanismo progresista, hasta el punto de que Hidalgo de Cisneros, nombrado durante la guerra jefe de las FARE (Fuerzas Aéreas de la República Española) se afiliaría al PCE y se exiliaría, ya separado de Constancia -que marcharía a Estados Unidos-, en la URSS y la Rumanía socialista, donde fallecería.

constancia-01a

Constancia de la Mora.

Durante la guerra, deseando ser útil como fuera, según expresa ella misma, Constancia trabajó en la Junta de Protección de Menores, ayudó en la evacuación de niños de Madrid hacia las costas levantinas o hizo labores de intérprete para las Brigadas Internacionales -conocía, por sus viajes y estancias en el extranjero, los idiomas inglés, alemán, italiano y francés-. Esto, unido a su compromiso, hará que sea nombrada directora de la Oficina de Prensa Extranjera, dependiente del Ministerio de Estado, en sustitución de Rubio Hidalgo, cuya labor dejaba bastante que desear.

En “Idealistas bajo las balas” el historiador británico Paul Preston explica que la labor de los periodistas extranjeros en ambas zonas -la “nacional” y la gubernamental- tuvo en común el constreñimiento de la censura y la vigilancia de los contenidos informativos que mandaban a sus medios, para que no se filtraran informaciones militares o susceptibles de ser usadas por el enemigo. Sin embargo, los periodistas extranjeros acreditados en la zona republicana tuvieron en general una serie de libertades, como la de viajar a los frentes, y de atenciones por parte de las autoridades de Madrid/Valencia que no recibieron sus colegas de la zona “nacional”, que con frecuencia se enfrentaron a la expulsión de su territorio, mientras sólo hubo un reportero acreditado en territorio republicano al que se le hizo lo mismo. La labor de Constancia de la Mora en este sentido fue elogiada por varios de los periodistas acreditados ante la Oficina de Prensa de la República, como Jay Allen, Henry Buckley, Ernst Hemingway o Lawrence Fernsworth. “Esta tarea de “relaciones públicas” se le daba muy bien a Constancia. Se trataba de dar a conocer a los periodistas la lucha del pueblo español contra la invasión extranjera y rebatir el cúmulo de falsedades que circulaban en muchos países occidentales sobre la República. Constancia trataba de atenderlos lo mejor posible, poniendo a su disposición, cuando era posible, automóviles para facilitar su misión. Era una verdadera lucha para exponer al mundo la verdad frente a la propaganda hostil contra la República. Constancia se encargaba también de hacer que los periodistas pudieran visitar los frentes de guerra, como hizo con Richard Mowrer, corresponsal del Chicago Daily News, a quien facilitó visitar el frente sur y ver el sector de Pozoblanco, donde se acababa de rechazar una nueva ofensiva de los italianos”, escribe Madariaga.

Hubo un punto oscuro, sin embargo, en su biografía, relacionado con el asesinato de Andreu Nin, el líder del POUM, por agentes del NKVD soviético, auxiliados por comunistas españoles. La pertenencia de Hidalgo de Cisneros al PCE y las simpatías de De la Mora por los comunistas llevaron a pensar que la casa de Alcalá de Henares donde Nin fue torturado y asesinado era propiedad del matrimonio. Inmaculada de la Fuente, autora de “La roja y la falangista” sobre las dos hermanas De la Mora -la hermana de Constancia, Marichu, por su matrimonio y también por sus afinidades, se decantó por los rebeldes- en un artículo para Heraldo de Madrid, desmiente que el matrimonio estuviera involucrado en lo que significó uno de los peores baldones para la unidad e imagen de la República y la izquierda, debido a que no existen pruebas que les señalen como agentes soviéticos -su primo, el escritor y antiguo militante del PCE Jorge Semprún Maura, descarta este extremo respecto de “Connie”- ni a que la vivienda utilizada sea realmente la que ambos usaban como segunda residencia (y que había sido cedida por el gobierno republicano).

EPÍLOGO

El final de la guerra y la derrota de la República supusieron el abrupto final de las reformas que, en los años precedentes, habían dado lugar a que las mujeres hubieran conquistado el estatus de ciudadana y diera comienzo un intenso proceso de debates, reivindicaciones y participación pública de las mujeres, acorde con la nueva situación democrática, pero también -proceso paralelo al de otras muchas reivindicaciones, políticas, sindicales, regionales- con un pasado en el que tales debates y reivindicaciones habían sido veladas y permanecido fuera de la mesa y con las expectativas despertadas por el nuevo régimen. La aparición de mujeres en la política, con proyectos que se identificaban con los ideales más avanzados y progresistas; la ley del divorcio, la igualdad jurídica de la mujer, la coeducación o el sufragio universal femenino supusieron algunos hitos que, en los sectores más tradicionalistas y reaccionarios de la sociedad, pronto dispuestos a presentar batalla y a destruir la República y lo que significaba, identificaron aquellos avances, y en buena medida a sus beneficiarias y a las mujeres que se identificaban con la causa republicana o las izquierdas, como elementos a los que había que devolver “al redil”, a la fuerza si era necesario.

De este modo, el triunfante “Nuevo Estado” nacional-católico fue una catástrofe -como en muchos otros sentidos- para las mujeres, que quedaron durante mucho tiempo recluidas por la educación, la moral social y las nuevas estructuras jurídicas, que retrotraían a los tiempo anteriores al 14 de abril de 1931, si no antes, a los espacios tradicionales del matrimonio y el hogar. La liberalización económica y hasta cierto punto política, forzosa para la supervivencia del régimen de Franco en unas nuevas circunstancias tras la SGM, la derrota de sus aliados nazi-fascistas y la necesidad de que el “centinela de Occidente” mostrara una cara más amable para poder tener una cierta credibilidad como aliado de EE.UU. en la lucha anticomunista, comportó un cierto relax en los comportamientos sociales, pero a todas luces insuficientes para contrarrestar lo perdido. Hasta tal punto que se ha llegado a dar la paradoja de que muchas mujeres crecidas en los años sesenta podían llegar a ser más conservadoras que sus madres u otras parientes femeninas que habían vivido la época de la República. Así, España pasó de adelantarse a Francia, Italia o Suiza en la cuestión del voto femenino, ser pionero en la implementación del seguro de maternidad o ser el tercer país del mundo, tras Suiza y la URSS -aunque la norma soviética quedó derogada en los años de la dictadura de Stalin-, en tener una legislación sobre el aborto a poseer una de las legislaciones, usos y costumbres más restrictivas sobre el papel de la mujer en la familia y la sociedad, Iglesia Católica y Sección Femenina mediante. Incluso, cuando estas cuestiones se volvieron a retomar tras el retorno de un régimen democrático, quedaron muy por detrás de las aprobadas en los años treinta. Un ejemplo lo tenemos en la ley del aborto aprobada por el gobierno de Felipe González, que quedó establecida como una norma de supuestos, en vez de una ley de plazos como la aprobada por Federica Montseny cincuenta años atrás, teniendo que esperar a 2008 -y con una furibunda polémica y amenazas de derogación por el Partido Popular- para que se avanzara en la dirección marcada por la dirigente cenetista.

Todo esto sin olvidar el enorme sufrimiento y sacrificio personal acontecido por aquellas mujeres que se levantaron, parafraseando el lema de las Brigadas Internacionales, por nuestra libertad (la de los hombres) y la suya propia. La cárcel, el exilio, la muerte, la pérdida de derechos, el secuestro de sus hijos, la ejecución de sus esposos y compañeros… Y aún así tener fuerzas para seguir, en muchos casos, ejerciendo de enlaces para los “maquis” o vinculadas a los movimientos de resistencia europeos durante la SGM, con un coraje asombroso. Y al final del camino, el silencio en virtud de una “transición” que olvidó su papel en nombre del consenso y de no “reabrir viejas heridas” que ochenta años después siguen supurando, con el agravante de que las nuevas generaciones, en muchos casos denominadas a sí mismas -y sin credencial alguna- como democráticas, se atribuyeran los méritos y las luchas de aquellos hombres -y mujeres- del pasado.

Así, este recuerdo particular a las mujeres republicanas y antifascistas, en un país en el que el ejercicio de la memoria, al menos desde las instancias oficiales, resulta muy selectivo -un ejemplo muy claro es la pompa y el boato con que se recuerda la Constitución de Cádiz, haciendo malabares para mostrar paralelismos con la de 1978, y lo mucho que se margina en ese recuerdo a Espoz y Mina, Díaz Porlier, Rafael de Riego, Mariana Pineda y todos aquellos que, en nombre de esa misma constitución, se opusieron a la dictadura absolutista y absolutamente cruel de Fernando VII- no puede interpretarse como un ejercicio de trasnochada nostalgia. Creo que es una obligación moral que como sociedad nos corresponde. Como demócratas, como feministas, como antifascistas. Como ciudadanos.

FUENTES

José Antonio Marina y Mª Teresa Rodríguez de Castro, “La conspiración de las lectoras”. Barcelona, Anagrama, 2009.

VV.AA. (Josep Fontana, Ricardo Robledo, Mary Nash et al), “80 aniversario de la II República, Dossier especial. Público, 14/04/2011.

Julio Aróstegui et al, “La República de los trabajadores. La Segunda República y el mundo del trabajo”, Madrid, Fundación Francisco Largo Caballero, 2007.

Manuel Requena Gallego, Rosa Mª Sepúlveda Losa et al, “La sanidad en las Brigadas Internacionales”, Cuenca, CEDOBI-Universidad de Castilla-La Mancha, 2006.

María Zambrano, “La mujer en la lucha española”. En “María Zambrano. Ahora, ya”, Madrid, República de las Letras nº 89, abril 2005.

“Milicianas”, 30/04/2014. Publicado por zara278 en https://elsilencioguerracivilespanola.wordpress.com/ 2014/04/30/milicianas/

José Antonio Doncel Domínguez, “La mujer miliciana. Civiles armados en la guerra civil (Parte III)”, 16/10/2011. En http://jadonceld.blogspot.com.es/2011/10/la-guerra-civil-en-imagenes-la_16.html

“Muere Marina Ginestà, la sonrisa que plantó cara al fascismo”. Público, 06/01/2014. En http://www.publico.es/politica/muere-marina-ginesta-sonrisa-planto.html

“Muere la miliciana que inspiró a Miguel Hernández”. Público, 18/04/2008. En http://www.publico.es/espana/muere-miliciana-inspiro-miguel-hernandez.html

“La sanidad y la asistencia social durante la guerra civil”. Ponencia de Federica Montseny. Recogida en “La Salud, víctima del franquismo. Salud y República. La política sanitaria en la II República española”, Cuadernos del CAUM, nº4, abril 2005.

María José Turrión, “Isabel Oyarzabal, de actriz a embajadora de la República”, 04/09/2014. En http://blogs.elpais.com/historias/2014/09/isabel-oyarzabal-.html

Eduardo Montagut, “Matilde de la Torre Gutiérrez, una intensa mujer socialista”, 22/05/2015. En http://www.elsocialistadigital.es/biografias/item/524-matilde-de-la-torre-gutierrez-una-intensa-mujer-socialista.html

María Rosa de Madariaga, “El Doble Esplendor de Constancia de la Mora”, 18/05/2015. En http://www.cronicapopular.es/2015/05/el-doble-esplendor-de-constancia-de-la-mora/

Inmaculada de la Fuente, “La “temible” Constancia de la Mora y el asesinato de Andreu Nin”, 29/01/2015. En https://heraldodemadrid.net/2015/01/29/constancia-de-la-mora-y-el-crimen-de-andreu-nin/